Obama llama a la unidad, tras polémica por detención de profesor negro

El presidente estadounidense puso paños fríos al caso del catedrático Henry Louis Gates, detenido en su propio domicilio acusado de robo.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lamentó hoy las palabras que utilizó sobre la detención de un profesor afroamericano de la Universidad de Harvard e hizo un llamamiento a la unidad frente a las cuestiones raciales.

El mandatario se presentó por sorpresa en la sala de prensa de la Casa Blanca para aclarar sus comentarios del pasado miércoles en una rueda de prensa televisada en la que calificó de "estúpida" la detención del profesor y afirmó que la raza sigue siendo un factor en la sociedad.

Obama se refería al caso del catedrático de Estudios Africanos Henry Louis Gates, detenido en su propio domicilio tras una falsa sospecha de robo la semana pasada, lo que ha desatado una lluvia de reacciones en un país en el que la raza es un tema muy sensible.

El presidente lamentó haber contribuido a esta polémica en la que a su juicio se vieron envueltas "dos buenas personas", pero que ninguno de los dos fueron capaces de resolver "de la manera que debería haberse resuelto".

Obama señaló, que según lo que ha escuchado, hubo una respuesta exagerada al intentar llevar al profesor a la comisaría y probablemente también fue exagerada la respuesta de Gates, que fue detenido por alteración del orden.

El presidente explicó que habló por teléfono con el sargento Jim Crowley, el oficial envuelto en la polémica, para aclarar que "con la elección de mis palabras, creo que, desafortunadamente, di la impresión de que estaba difamando al Departamento de Policía de Cambridge o al sargento Crowley".

Obama lamentó que con sus palabras "haya contribuido más al frenesí en los medios de comunicación", pero subrayó que el hecho de que haya acaparado tanta atención, cree que "demuestra que estas son cuestiones que siguen siendo muy sensibles" en Estados Unidos.

"Debido a nuestra historia, debido a las dificultades del pasado, los afroamericanos son sensibles a estas cuestiones", señaló el presidente.

Además dijo que "las interacciones entre los agentes de policía y la comunidad afroamericana a veces puede estar llena de malentendidos".

Obama hizo un llamamiento a la unidad y expresó su deseo de que este caso sirva para "mejorar las relaciones en general, entre los agentes de policía y las comunidades minoritarias, y que en lugar de lanzar acusaciones, todos seamos un poco más reflexivos".

-EFE-