ONU: Peores formas de esclavitud en Perú están en la minería ilegal

Las Naciones Unidas advirtió que otras formas de esclavitud en Perú se dan en la tala ilegal, así como en el reclutamiento forzoso de menores en el Ejército y en la servidumbre doméstica.
Referencial

Las peores formas de esclavitud en Perú se dan en la minería y la tala ilegales, así como en el reclutamiento forzoso de menores en el Ejército y en la servidumbre doméstica, señaló hoy la relatora especial de las Naciones Unidas para estos casos, Gulnara Shahinian.

Al cabo de una visita de 12 días en los que viajó a las regiones selváticas de Puerto Maldonado y Ucayali, Shahinian dijo en una rueda de prensa que la explotación sexual de menores, detectada precisamente en regiones dedicadas a la minería ilegal, es una de las formas más graves de esclavitud detectadas en Perú.

La relatora viajó a la ciudad de Madre de Dios, capital de Puerto Maldonado, y a los refugios en la profundidad de la selva donde están asentados los lavaderos informales de oro, que precisamente este Gobierno comenzó a erradicar hace dos meses con el desplazamiento del Ejército.

En estos lugares, que han carcomido la selva y provocado grandes inundaciones de los ríos, los niños "están expuestos a muchos peligros, como cargar demasiado peso para su tamaño o el uso de mercurio que tiene un impacto nocivo en su salud", indicó Shahinian.

La relatora comentó que algunas de estas formas se replican en la región suramericana y citó como ejemplo a Ecuador, donde la minería ilegal también utiliza a niños para introducirse en túneles y colocar cartuchos de dinamita, pero muchas veces la estrechez de los conductos no les permite escapar antes de la explosión y "esto produce muchas muertes" en ese país.

En tal sentido, la representante de las Naciones Unidas hizo un llamado al Estado peruano para combatir estos actos ilícitos, pero también a las empresas mineras que "de cierta forma también apoyan esta actividad", comprando el mineral que extraen en forma ilegal.

Shahinian añadió que la Defensoría del Pueblo en Perú le informó también del reclutamiento forzoso de menores de edad en el Ejército para ser llevados a las áreas más difíciles, donde las fuerzas armadas combaten el terrorismo y el narcotráfico.

Igualmente, durante su viaje al interior del país, la relatora escuchó denuncias sobre el reclutamiento de niños para cosechar la hoja de coca (la materia prima de la cocaína) y "nueces del Brasil", un preciado fruto que crece especialmente en Madre de Dios en la copa de unos árboles altísimos.

En opinión de Shahinian también hay muchas formas contemporáneas de esclavitud que son "invisibles", pero extendidas masivamente, como la servidumbre doméstica donde muchas veces los menores de edad son entregados a familias de las ciudades con la promesa de una vida mejor, pero donde se violan sus derechos fundamentales.

La relatora admitió que "es imposible proteger legalmente a todas las víctimas de la trata de personas", pero saludó las iniciativas del Congreso peruano para reformar, por ejemplo, la legislación forestal para que se prohíba el trabajo forzoso y se respeten los derechos de los pueblos indígenas, asentados generalmente en zonas de tala ilegal de bosques.

Shahinian apuntó que las medidas legales deben asegurar también la generación de empleo para la población vulnerable, una indemnización para las víctimas y el empoderamiento de sus derechos. EFE