La caída del muro de Berlín marcó el inicio de la unificación alemana. | Fuente: Discovery

El 9 de noviembre de 1989 sucedió lo impensable en Alemania. El muro de Berlín, que partió en dos a la actual capital germana y que se convirtió en el símbolo de la división del pueblo alemán durante la guerra fría, cayó tras 28 años de haber sido construido.

Solo días antes de este acontecimiento, los berlineses, tanto occidentales como orientales, mantenían la sensación de que esta muralla de 155 kilómetros de extensión era infranqueable e indestructible.

Sin embargo, ocurrió. El muro cayó tras una serie de hechos políticos y sociales desencadenantes y provocó la euforia de los alemanes y de ciudadanos de otras partes del mundo que se enteraban del suceso a través de los cables de noticias o imágenes trasmitidas por satélite.

A la mañana siguiente de la primera noche que marcó el inicio de la caída del muro y con ello el de otros acontecimientos que devinieron en el fin de la guerra fría, el entonces alcalde del Berlín occidental, Walter Momper, dijo en un discurso: "Anoche el pueblo alemán fue el pueblo más feliz del mundo".  

Fragmentos del muro de Berlín exhibidos en la ciudad alemana. | Fuente: EFE

La construcción 

Al término de la Segunda Guerra Mundial, Berlín quedó dividida en cuatro sectores de ocupación: soviético, francés, inglés y estadounidense. Posteriormente, en 1949 el área oriental que estaba en poder de los soviéticos quedó bajo la jurisdicción de la llamada República Democrática Alemana (RDA) y las otras tres formaron una sola área gobernada por la República Federal Alemana (RFA).

En los años siguientes, la zona occidental empezó a prosperar mientras que el lado soviético sufría problemas económicos. Esto, ocasionó que millones de berlineses que vivían bajo el régimen comunista migraran al Berlìn occidental. 

Es por esta razón que la noche del 12 de agosto de 1961 las autoridades de la RDA decidieron levantar un muro provisional y cerrar 69 de los 81 puntos de control que existían a lo largo de línea que dividía a la ciudad en dos.

Un día después, ya se había colocado una alambrada provisional de 155 kilómetros, interrumpiendo de la noche a la mañana el tránsito de vehículos y personas, muchas de las cuales trabajaban en la otra parte de la ciudad. De hecho, la primera persona que murió tratando de cruzar el muro, Günter Litfin, fue abatido cuando procuraba regresar a Berlín occidental, donde vivía y trabajaba.

Con el paso de los años, el muro, que inicialmente fue construido con ladrillos, acabó por convertirse en una pared de hormigón de entre 3,5 y 4 metros de altura, con un interior formado por cables de acero para aumentar su resistencia.

Dos soldados de la RDA vigilan tras el alambrado que antecedió a la construcción del muro. En el fondo la puerta de Brandenburgo, emblemática edificación alemana que quedó en tierra de nadie mientras el muro estuvo en pie, sin acceso del este ni del oeste. | Fuente: Internet
Gunter Litfin la primer persona que murió al intentar cruzar el muro. Una placa con su nombre en el lugar que murió le rinde homenaje. | Fuente: panoramio

La caída

La caída del muro tuvo su origen en la apertura de las fronteras entre Austria y Hungria en mayo de 1989. El primero de esos países pertenecía al bloque occidental mientras que Hungría era parte del bloque conocido como la cortina de hierro, países cuyos regímenes estaban bajo la influencia soviética.

Ante esta apertura, cada vez más alemanes orientales viajaban a Hungría para, a través de esa ruta, pedir asilo en las distintas embajadas de la República Federal Alemana. Esto molestó al gobierno de la alemania oriental y empezó a poner restricciones. Entonces, miles de alemanes del este empezaron a manifestarse en varias ciudades de la RDA exigiendo la libre circulación en la frontera. Las protestas obligaron al gobierno a anunciar que el paso hacia el oeste estaba permitido. Era el 9 de noviembre de 1989.

Sin embargo, el hecho desencadenante fue la confusión de un portavoz del gobierno en una conferencia de prensa en la que, con el afán de calmar los ánimos de la población, daba a conocer la nueva norma que permitía salir del país sin requisitos previos. 

El miembro del Politburo de la RDA, Günter Schabowski, explicaba los pormenores de la disposición gubernamental, cuando el periodista Riccardo Ehrman, de la agencia de noticias ANSA, le preguntó cuándo entraba en vigor la medida. Schabowski, quizá un poco nervioso, buscó entre sus papeles y al no encontrar nada escrito respondió: "de inmediato".

Reunificación alemana

Esa misma noche, miles de personas se agolparon en los puntos de control para cruzar a Berlín occidental. Una confundida guardia fronteriza que no tenía órdenes precisas de cómo actuar, dejó pasar a los primeros berlineses del este, quienes fueron recibidos al otro lado -entre abrazos y gestos efusivos de bienvenida- por una multitud de alemanes occidentales que habían llegado al lugar enterados de la noticia.

La euforia se prolongó durante los siguientes días. La madrugada del 10 noviembre varios miles de alemanes de ambas partes arremetieron contra el muro con picos, cinceles y martillos. Encaramados sobre la valla de concreto o apostados en sus bases empezaron a abrir las grietas de su caída física definitiva. Las imágenes dieron la vuelta al mundo y alentaron revoluciones en países del eje socialista en Europa que luego se desvincularon de la influencia soviética. Casi un año después, el 3 de octubre de 1990, Alemania concretó su reunificación con la fusión de la RDA y RFA en un solo Estado.

El momento en el que Günter Schabowski se confunde y provoca un vuelco masivo de alemanes del este hacia el Muro de Berlín. | Fuente: Youtube
La noche del 9 de noviembre de 1989 fue una de las noches más felices del pueblo alemán. Berlineses del oeste y del este se reencontraron al poder cruzar el muro. | Fuente: Youtube
Con el tiempo varios sectores del Muro de Berlín se tornaron infranqueables. Entre dos muros separados por varios metros se instalaban una serie de obstáculos. | Fuente: Pinterest
0 Comentarios
¿Qué opinas?