China condena a cadena perpetua por corrupción a un alto dirigente del partido de gobierno

Sun Zhengcai, quien llegó a ser considerado como posible sucesor de Xi Jingping en la presidencia de China, fue sentenciado por recibir sobornos valorados en 27 millones de dólares.
Sun Zhengcai, entonces jefe del Partido Comunista en la provincia de Jilin, durante una reunión en el Gran Palacio de Pekín. | Fuente: EFE | Fotógrafo: HOW HWEE YOUNG

La lucha contra la corrupción en China cobró este martes su pieza de mayor renombre con la condena a cadena perpetua de Sun Zhengcai, considerado hasta hace un año como un posible sucesor del presidente Xi Jinping. El exfuncionario de 54 años recibió la sentencia del Tribunal Popular Intermedio de Tianjin (noreste), por aceptar sobornos valorados en unos 170 millones de yuanes (27 millones de dólares).

Hasta su caída en desgracia, en julio del año pasado, Sun era primer secretario del Partido Comunista (PCCh) en la región de Chongqing y antes había sido ministro de Agricultura. Debido a su condición de líder regional del Partido en una zona clave y a que era uno de los miembros más jóvenes del Politburó de la formación comunista, Sun era considerado de forma unánime por los observadores como uno de los grandes favoritos a acceder a puestos de relevancia a nivel estatal en el XIX Congreso del (PCCh) de octubre pasado.

La sentencia dictada este martes supone también que Sun será privado de sus derechos políticos de por vida, todas sus propiedades personales han sido confiscadas y sus ganancias ilegales -y la rentabilidad obtenida con ellas- serán recuperadas por el Estado. Sin embargo, varios observadores extranjeros consideran que la caída en desgracia de Sun ha tenido también una raíz política, al ser miembro de un clan rival del de Xi Jinping.

¿Sentencia política?

"La corrupción en este caso es una excusa, la auténtica razón es política. Sun era un protegido de (el exprimer ministro) Wen Jiabao", por lo que "no es un hombre de Xi y era peligroso" para el presidente por ser miembro de una generación más joven de líderes, explicó a la agencia Efe Jean-Pierre Cabestan, director del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Baptista de Hong Kong.

Agregó que la caída de Sun "confirma que la campaña anticorrupción de Xi apunta también a cualquier potencial rival político y a debilitar a otras facciones del PCCh", por lo que supone "un aviso claro a otros líderes que no siguen la línea de Xi". Cabestan consideró que las especulaciones que colocaban a Sun como un futurible aspirante a presidente eran un poco exageradas, y le situaba más bien como candidato a primer ministro.

La condena podría haber sido más grave (existe la pena de muerte para estos delitos) pero el reo "admitió su culpa, mostró arrepentimiento y señaló que aceptaría sinceramente la sentencia de los tribunales", según informaron las autoridades al comienzo del juicio el pasado 12 de abril. Añadieron que "la ambición política (de Sun) y sus deseos egoístas se exacerbaron", lo que llevó a esta antigua estrella emergente de la política china a "romper la disciplina del Partido y corromperse". EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?