Después de diez semanas de estricto confinamiento, un grupo de madrileños pudo disfrutar de una noche de relativa normalidad volviendo al cine, aunque al aire libre y manteniendo la distancia de seguridad por el coronavirus.

| Fuente: AFP

Ocurrió en la noche inaugural en un amplio estacionamiento convertido en un autocine al estilo de los años cincuenta, donde los vehículos llegados para la función eran dirigidos por los particulares acomodadores para ubicarse a varios metros unos de otros.

| Fuente: AFP

Con los cines clausurados en muchos países del mundo por la pandemia del nuevo coronavirus, los autocines han experimentado un nuevo auge, ofreciendo una experiencia segura fuera de casa para aquellos que han estado encerrados durante meses.

| Fuente: AFP

Dos días después de que la capital española comenzara el lunes a desmontar gradualmente uno de los confinamientos más estrictos del mundo, el autocine Madrid RACE reabrió sus puertas con la proyección de una muy apropiada película: "Grease" de 1978, un musical ambientado en los cincuenta.

| Fuente: AFP

"Somos el espacio de ocio más seguro de Madrid. Parece que el autocine está hecho para convivir con este tipo de virus", aseguró a la AFP la confundadora de Madrid RACE, Cristina Porta, quien indicó que las entradas para el primer mes se vendieron en un solo día.

| Fuente: AFP

Al caer la noche, se encienden las luces del 'diner' de tradicional estructura metálica, donde las personas se agolpan para pedir palomitas y cervezas servidas por personal protegido con guantes y viseras plásticas, antes de empezar la función.

| Fuente: AFP

En una noche normal, el espacio alcanza para 375 automóviles, pero dado que Madrid ha sido la región más golpeada por una epidemia que en España ha dejado más de 27.000 muertos, por seguridad solo se permite la entrada a 100.

| Fuente: AFP

Por el momento, no se puede comer dentro del 'diner' sino en las mesas bien separadas en la terraza. Además, los espectadores pueden usar una aplicación para pedir comida desde sus vehículos.

| Fuente: AFP

"Cada uno tiene su espacio privado. No hay tantas superficies para contaminar, porque al final, durante la película nadie sale del coche, y para pedir comida, tienes que pedirla a través de la web", dice Belén Pérez.  "Es una muy buena opción para hacer ocio con cuidado", señala.

| Fuente: AFP