Los fugados que fueron recapturados | Fuente: Univision

La mantequilla de maní fue el arma secreto que utilizaron 12 presos para fugar de la cárcel de Alabama (Estados Unidos). Con esta inocua herramienta engañaron al vigilante de seguridad para que les abriera la puerta. Todos los fugitivos ya fueron recapturados, informó The New York Times.

La gran fuga se orquestó el pasado domingo en la cárcel del condado de Walker, construida en 1998 y con capacidad para 240 internos. Las edades de los presos oscilan entre los 18 y los 30 años y los delitos por los que están encarcelados van desde intento de asesinato hasta alteración del orden público pasando por violencia de género.

Así ocurrió. Según explicó el sherif del condado, James Underwood, los reos utilizaron mantequilla de maní de sus sándwiches y la modelaron como arcilla. Con esta masa, cambiaron los números de algunas de las puertas de la cárcel. Los prisioneros se aprovecharon de que el guardia de prisiones a cargo en ese momento era un principiante. 

Cuando el recluso le pidió que abriera su celda, el inexperto agente de seguridad miró el número identificatorio y presionó sobre el botón correspondiente. Pensó que estaba abriendo una celda, pero en realidad se trataba de la puerta que daba acceso al exterior. "Es un muchacho joven que no lleva aquí mucho tiempo", se justificó Underwood, que reconoció que había sido un "error humano".

Recaptura. El sherif del condado dijo que se enfrentan de forma cotidiana con intentos de engaño de este tipo. Los presos utilizaron sábanas para trepar el alambre de púas, aunque dos resultaron heridos y fueron hospitalizados tras su recaptura.

A 11 de los 12 fugitivos, la libertad les duró apenas ocho horas. La mayoría huyó a pie y fueron apresados en los alrededores de la prisión. Bradley Andrew Kilpatrick, el último de los fugados, fue detenido este martes a 1.126 kilómetros de distancia, en el sur de Florida.

La cárcel de Alabama | Fuente: Daily Express
Sepa más:
¿Qué opinas?