Policías bolivianos amotinados saludan desde el techo de una unidad policial en Cochabamba. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Jorge Abrego

Unidades de policías de cuatro ciudades de Bolivia se amotinaron este viernes contra el presidente Evo Morales, mientras la oposición exige en las calles su renuncia tras su cuestionada reelección. La primera en rebelarse fue la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de la ciudad central de Cochabamba y poco después se amotinaron los comandos de la policía de Sucre (sur, la capital de Bolivia) y de Santa Cruz, rica región del oriente del país y bastión opositor. Mas tarde, se sumó a la medida, una unidad en Tarija. al sur del país, según informó el diario boliviano La Razón.

"Estamos amotinados", dijo escuetamente a una televisora local -y con el rostro cubierto- un policía de la UTOP de Cochabamba, unidad encargada de reprimir manifestaciones.

"La policía de Chuquisaca (Sucre) se está uniendo en apoyo a los camaradas que se han amotinando en Cochabamba", declaró a su vez otro agente de la capital boliviana que también tenía el rostro cubierto. El gobierno no ha comentado los motines hasta ahora.

El comandante general de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, afirmó que no existe motín sino un "malestar" de los uniformados. En ese sentido calificó los incidentes en las unidades policiales como acuartelamientos. 

Además, el gobierno de Bolivia descartó este noche ordenar una operación militar para someter a los policías. "No se va a hacer ninguna operación militar en estos momentos, eso está totalmente descartado", dijo el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

Además de las rebeliones en esas tres ciudades, en la céntrica avenida Prado, la principal de La Paz, decenas de policías marcharon esta noche dentro de una columna de manifestantes opositores gritando consignas contra Morales, observó un periodista de la agencia de noticias AFP.  Televisoras locales mostraron además imágenes de manifestantes dándose la mano con policías en el centro de La Paz, un contraste con las tres noches anteriores, cuando ambos bandos se enfrentaban.

Opositores a Evo Morales saludan a los policías amotinados en Cochabamba. | Fuente: EFE

"¡Policía amigo, el pueblo está contigo!"

El líder regional Luis Fernando Camacho, erigido como el rostro más visible y radical de la oposición boliviana, había pedido el sábado pasado a militares y policías que se unieran a la oposición en esta crisis desatada tras la polémica reelección de Morales en los comicios del 20 de octubre.

Camacho estaba en un mitin en la zona sur de La Paz este viernes en la tarde cuando se difundió la noticia del motín en Cochabamba. La multitud lanzó una ovación y comenzó a corear: "¡Policía amigo, el pueblo está contigo!".

Varias organizaciones y colectivos sociales se han unido a Camacho conformando un frente amplio contra Morales, algo que los partidos opositores no lograron hacer de cara a las elecciones, a las que llegaron con ocho candidatos a la presidencia.

En la tercera semana de protestas contra la polémica reelección en primera vuelta de Morales, que han dejado tres muertos y unos 200 heridos, La Paz permanece con el transporte público restringido por bloqueos viales, oficinas estatales asediadas por opositores y el comercio a media máquina.

Camacho, líder del poderoso Comité Cívico Pro Santa Cruz (derecha), dijo que le llevará personalmente una carta de dimisión el lunes a Morales, quien seguramente no la firmará. Pretende ir acompañado de otros dirigentes políticos y sociales. El mandatario izquierdista indígena, de 60 años y en el poder desde 2006, ha descartado renunciar, como exige la oposición.

Bloqueos en La Paz

Las protestas, que comenzaron hace 17 días en Santa Cruz se irradiaron paulatinamente hacia todo el país y, por primera vez, se masificaron este viernes en La Paz, sede de los poderes ejecutivo y legislativo.

Las actividades en el centro de la ciudad de 800.000 habitantes estaban virtualmente paralizadas, igual que en la zona acomodada del sur. En las barriadas populares el pulso era casi normal, excepto por restricción en el transporte público. Numerosas avenidas del sur estaban bloqueadas. Los autobuses, minibuses y taxis se movían por tramos cortos, y únicamente el teleférico (estatal) circulaba con normalidad en sus diez líneas.

En torno a la Casa Grande del Pueblo, la torre donde Morales tiene su despacho en el centro de La Paz, un gran dispositivo de seguridad impide el paso de manifestantes que, en las últimas tres noches, la han asediado. El edificio de 29 pisos contiguo al Palacio Quemado, la histórica casa de gobierno, es además custodiado por piquetes de mineros y campesinos afines al mandatario. (Con información de AFP)

La ciudad de La Paz registra protestas contra la reelección de Evo Morales por cuarto día consecutivo. | Fuente: EFE
¿Qué opinas?