Cusco: Ricardo Castro Pinto y los villancicos en quechua

Samuel Castro Irrarazábal, hijo y presidente del Coro Polifónico, dijo que durante 50 años se recopilaron y sistematizaron 100 temas, de los cuales 65 son inéditos.
Familia Castro

El calendario marca diciembre, llega la Navidad y es difícil olvidar para los cusqueños y cusqueñas  la imagen del maestro Ricardo Castro Pinto, aquél músico añejo y su tradicional pampapiano, que un primero de septiembre del 2011 partió a la eternidad.

Al año y los tres meses, es justo rendir un homenaje al padre de los villancicos en quechua, y la mejor forma es recordando su obra, escribir su historia. Para lograrlo conversamos con el profesor Samuel Castro Irrarazábal, hijo del maestro Ricardo y director del Coro Polifónico del Cusco.

“Mi padre desde niño, hablo de  los 11 y 12 años, participaba en la escenificación del nacimiento de Cristo, en San Blas, este era un acto sacramental, al estilo cusqueño, donde no solo había cantos, sino danzas regionales y la festiva participación del pueblo. Es en este lugar y a esta edad donde a él le nace no solo la vocación por el baile, sino especialmente por la música, de la cual nunca se desprenderá, porque prácticamente fue el motor en su vida”.

Asimismo nos relata que la compilación y la escritura de partituras de los villancicos en quechua representan más de 50 años de la vida de Ricardo Castro y que para lograrlo no solo registró música del acervo popular en el antiguo barrio de T’okocachi, inicialmente, sino que después recorrió comunidades campesinas en las provincias donde trabajaba, como Paucartambo, Sicuani, Quiquijana, en la provincia de Canchis, Cusco.

“En estos lugares, él se daba tiempo para escuchar lo que las familias cantaban en la Navidad y escribía, luego lo sistematizaba, trabajaba las partituras y la música. Así nació el primer disco,” Noche Imperial” con 12 temas, donde se encuentran grabados los famosos villancicos: “Cantemos, cantemos”, “Adoremos”, “Llamaq Micheq” (pastor de llamas), “Siwansituy” (planta andina que crece para estas fechas y adorna los nacimiento, “Jaku Huayquellay”,  “De la Rosa” y otros.

El lanzamiento de la producción en Lima y en Cusco disque tuvo gran acogida, por ser la primera vez que se presentaban villancicos al ritmo de huayno, música andina y en quechua, debido a esta labor los autores saltaron a la fama a nivel nacional e internacional.

El director del Coro Polifónico del Cusco, asimismo indico que más a adelante se logró lanzar un segundo disco denominado "Navidad Cusqueña", con temas inéditos, con 10 temas más, y se tradujo no solo al quechua, sino al francés.

De un promedio de 100 villancicos que se logró compilar y sistematizar durante la vida de Ricardo Castro Pinto, a la fecha, cerca de 30 son conocidos por la población, y se estima que 60 restantes, serán entregados para junio del 2013 durante las fiestas del Cusco.

"El libro con las letras y partituras y los discos musicales se constituirán definitivamente en un valioso registro, un archivo para la historia de la musica regional que no debe faltar a ningún cusqueño", nos comenta. Actualmente este proyecto lo dirige el profesor Samuel Castro Irrarazábal  y su familia para que el esfuerzo realizado durante años se corone con una nueva entrega.

“La idea era lanzarlo para esta navidad, pero temas económicos lo impidieron”, agregó.

RPP: Profesor  para componer la música de los villancicos, ¿ el maestro Ricardo qué instrumentos utilizó?

Samuel Castro: Se utilizó el pampapiano, el violín, el arpa, la quena unidas a instrumentos como las sonajas, los tambores y  los platillos para dar un ambiente festivo y  de alegría, que es una característica peculiar de las composiciones.

RPP: Usted recibió apoyo para llevar adelante el proyecto referido a la historia de los Villancicos Cusqueños?.

SC: No, a veces, cuando un artista acude a las instituciones destinadas a solicitar la actividad cultural a uno lo tratan como si fuera  un “mendigo”,  por eso, en la familia y con el apoyo de algunos amigos hemos decidido hacerlo realidad el proyecto con nuestra voluntad, nuestro trabajo, y nuestro peculio, como un aporte de los hijos cusqueños a su tierra.

Nosotros antes de despedirnos creemos que en los próximos dias,  allá, en el cielo, se alista un festival de villancicos en quechua, donde cantarán los ángeles y tocará como siempre su pampapiano muy alegre y risueño el maestro Ricardo Castro Pinto. De seguro que algún día tambien estaremos por ahí, para hacerle una crónica menos terrenal.

Por: Adelayda Letona

Lea más noticias de la región Cusco