Entre bloqueos, palos y protestas en Cajamarca

Durante el mes de convulsión social en Cajamarca se registró 34 heridos y 32 detenidos producto de enfrentamientos con la policía.

La semana que pasó, Cajamarca cumplió un mes desde que el Comando Unitario de Lucha (CUL) convocó a un paro indefinido contra el proyecto Conga, y desde entonces se registraron enfrentamientos entre manifestantes con la policía, agresiones a la prensa, así como a una coordinadora de Defensoría del Pueblo por la misma policía.

El paro indefinido se inició el 31 de mayo, pero previo a esta fecha Isaac Humala, padre del presidente Ollanta Humala, anunció su visita a Cajamarca; sin embargo, repentinamente su viaje se canceló por la presencia de bombas molotov en las afueras del aeropuerto de Cajamarca.

El mismo 31 de mayo, el propio presidente regional de Cajamarca encabezaba una movilización por las principales calles de este departamento en rechazo al proyecto minero Conga, horas más tarde diferentes piquetes bloquearon las vías de acceso a la ciudad.

Los enfrentamientos se iniciaron cerca de las seis de la tarde en la plazuela Bolognesi, donde la policía reprimió a un grupo de protestantes y hasta un camarógrafo recibió una brutal golpiza por no querer dejar su herramienta de trabajo.

A medida que pasaban los días, los enfrentamientos continuaron y las labores escolares se suspendieron en un 100%, pues los docentes afiliados al Sutep se plegaron al paro indefinido.

El 4 de mayo, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santo, pidió diálogo al presidente Ollanta Humala para explicar los motivos por los que se opone a la ejecución del proyecto minero Conga, situación que provocó la reacción de Wilfredo Saavedra, presidente del Frente de Defensa, quien aseguró que “Conga no va, ahora ni nunca”.

Algo que llamó la atención el 5 de junio fue el discurso del presidente regional Gregorio Santos, quien en un mitin dijo: cuando un presidente no cumple, y la concurrencia le respondió: lo sacan, hecho que provocó la reacción de todos los sectores políticos y también propició que el Ministerio Público inicie un proceso de investigación por el presunto delito de incitación a la rebelión.

El 8 de junio se vivía la fiesta de Corpus Christi, pero este año se tuvieron que suspender algunas actividades, ante el paro indefinido, pues los manifestantes ocupaban una buena parte de la Plaza de Armas de Cajamarca y solo se realizó la misa central a la que no asistió ninguna autoridad.

El 14 de junio, los enfrentamientos fueron prácticamente toda la tarde, en un principio la policía se enfrentó a un grupo de manifestantes apostados en la carretera Cajamarca-Bambamarca, luego la gresca se trasladó hasta la plazuela Bolognesi.

En esta fecha, tres periodistas, entre ellos el reportero de RPP Noticias, fueron agredidos por la propia policía cuando cubrían la represión de un reducido grupo de manifestantes, ante lo cual se pidió la investigación del hecho y también la devolución de los equipos fílmicos y fotográficos que resultaron dañados y también se perdieron.

Los enfrentamientos se reanudaron el 21 de junio nuevamente a la altura de la plazuela Bolognesi, y ese mismo día en el interior de la Primera Comisaría de Cajamarca, la policía agredió a la coordinadora de la Defensoría del Pueblo, Genoveva Gómez Vargas, ante lo cual se interpuso una denuncia en la Fiscalía de la Nación para investigar y sancionar a los efectivos que resulten responsables.

Luego de estos sucesos una relativa calma retornó a Cajamarca, las manifestaciones se realizan de manera pacífica, y los comercios abren sus puertas al público, pero cuando una turba marcha por las calles tienen que cerrar sus puertas y luego que pasa la protesta, nuevamente atienden.

Por: Luis Asencio

Lea más noticias de la región Cajamarca