www.fotolog.com

Con una copita llena de pisco en una mano y un vaso de tequila en la otra, la población de Trujillo prepara las actividades de su ya tradicional acercamiento a la cultura mexicana.

Así y a pesar de la distancia geográfica existente entre Perú y México, un evento une los corazones de trujillanos y mexicanos que vibrarán al compás de nuestra salerosa marinera para proseguir la fiesta con los acordes del guitarrón de un mariachi que afirma “seguir siendo el rey”.

Se trata de la XVIII edición del Festival de Cultura México y Perú en Trujillo, celebrado merced a los lazos de amistad que nacieron hace casi una veintena de años entre la "Ciudad de la Primavera" y la urbe de Metepec en el país de los charros.

Efectivamente, hace un buen tiempo que las damas Aurea Rodríguez Ulloa y Celina García Garduño, asesoradas por el reconocido e inolvidable periodista peruano Manuel Jesús de Orbegoso, gestaron la idea de unir dos culturas lejanas pero a la vez coincidentes en diversos aspectos.

Y es que nadie podría negar que son innumerables las costumbres que nos acercan a los hermanos mexicanos.  El resto era cuestión de formalizar aquellos lazos a través de un convenio firmado por las municipalidades de Trujillo y Metepec con el firme compromiso de apoyar el intercambio cultural y artístico de ambas ciudades.

De esta manera, y en medio del júbilo de los participantes, Trujillo acogerá hasta el próximo 4 de octubre a representantes y muestras palpables de la música y el arte mexicanos.

Recitales poéticos y ciclos de cine son solo parte de la rica herencia cultural del país de Pedro Infante y Mario Moreno, además de una ocasión imperdible de probar unos sabrosos chilis mexicanos acompañados de nuestra peruanísima chicha morada.

No podía faltar en el programa de actividades un  homenaje a la advocación religiosa de la Virgen de Guadalupe, patrona de un país como México, orgulloso de su tradición religiosa tan igual como la del Perú.

Así, en honor a la madre de Cristo, se ofrecerá una celebración eucarística y muchas plegarias que enlazarán aún más a los pueblos de Trujillo y Metepec.

Serán varios los escenarios del festival que este año recuerda también el 203 aniversario de la independencia de México. Uno de ellos será el local de la Alianza Francesa en Trujillo y otro la sede de la Dirección Regional de Cultura de La Libertad.

México y Perú se unen, motivo de sobra para celebrar que “con dinero y sin dinero” aquí en Trujillo se brinda el corazón entero.

Bienvenidos hermanos mexicanos.

Por: Julia Góngora