El monseñor Luis Bambarén, obispo emérito de Chimbote, planteó la castración física a los violadores, a raíz del caso registrado en esa ciudad, donde un padre de familia fue grabado con una cámara escondida, intentando ultrajar sexualmente a su propia hija de 12 años.

Para el monseñor, la castración química es recuperable por lo que sostuvo que los responsables de esta clase de delitos merecen la castración física para que no vuelvan a cometer esas atrocidades.

"A nivel internacional, la pena de muerte prácticamente ha sido eliminada y veo muy difícil que se implante en nuestro país", afirmó Bambarén en Radio Capital.

Fidel Honorio León Mejía es un sujeto que intentó violar a su hija de 12 años, la madre de la niña grabó esos momentos con cámara escondida, gracias a que la propia víctima le confesó días atrás lo que pretendía hacer su padre.