El exministro Aurelio Pastor afronta su hora más difícil

Pastor utilizó su cuenta de Twitter para señalar que se siente preocupado por el "atentado contra el libre ejercicio de abogacía".
Congreso

El exministro de Jusiticia aprista, Aurelio Pastor afronta su momento más complicado luego de que la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Lima ratificara la sentencia en su contra de cuatro años de prisión efectiva por tráfico de influencias.

Pastor utilizó su cuenta de Twitter para hacer conocer su posición respecto a la condena emitida y dijo sentirse preocupado por el “atentado contra el libre ejercicio de abogacía”.

Como “política” y “hecha a pedido” calificó Aurelio Pastor dicha raticiación.

Asimismo, mencionó que confía en la “objetividad de las instancias” que resolverá su caso ¿Podrá Pastor superar este difícil momento judicial?

En los próximos días se sabrá si el exfuncionario pisa o no un penal para cumplir su sentencia, o quizá tenga otro recurso jurídico.


PRESENTARÁN RECURSO DE CASACIÓN

Tras la lectura de sentencia de prisión efectiva, César Nakasaki, abogado del exministro anunció que presentará un recurso casación ante la Corte Suprema para dejar sin efecto la condena de cuatro años de prisión efectiva contra su patrocinado.

HABLA EXALCALDESA DE TOCACHE

Por su parte, la exalcaldesa de Tocache sostuvo que con la decisión judicial se ha hecho justicia.

"Se ha hecho justicia, siempre confié por cuanto existen suficientes elementos de prueba que lo responsabilizan", indicó.

LOS HECHOS

Como se recuerda, el también excongresista fue denunciado en el 2012 por la entonces burgomaestre de Tocache, Corina de la Cruz Yupanqui, quien acusó a Pastor de haberle solicitado dinero a cambio de influir a su favor en un proceso que tenía la autoridad edilicia ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

El exministro se defendió alegando que De la Cruz nunca lo quiso contratar como abogado, sino grabar deliberadamente sus conversaciones y diseñar una trampa para involucrarlo como autor de un delito no cometido.