Jiménez ratifica voluntad de diálogo y pide unión contra el terrorismo

Aseveró que el Gobierno no escatimará en otorgar los recursos económicos para dotar a las FFAA los instrumentos que permitan derrotar al narcotráfico y pacificar el país.

 

El jefe del Gabinete, Juan Jiménez Mayor, pidió hoy a todos los sectores políticos y sociales cerrar filas contra el terrorismo y formar un frente común, en unidad, para defender el sistema democrático, la gobernabilidad y el desarrollo.

“Cerremos filas frente a quienes quieren destruir el país. No les concedamos ni un centímetro…por ello les reitero la convocatoria para hacer un frente común como sociedad en esta lucha…ojalá todos estemos unidos en este propósito”, expresó.

Aseveró que el Gobierno no escatimará en otorgar los recursos económicos necesarios para dotar a las Fuerzas Armadas los instrumentos que permitan derrotar al narcotráfico y pacificar el país.

En ese sentido, dijo, una herramienta potente será la creación de la Central de Compras para la Defensa en el marco de la delegación de facultades.

Sin embargo, señaló que mientras se concreta la puesta en marcha de este instrumento, ya se tomaron algunas medidas de urgencia para mejorar algunos aspectos logísticos a favor de la tropa que combate al narcoterrorismo.

Por ejemplo, la compra de vehículos, muros perimétricos para las bases antisubversivas, instalación de torreones, refacciones de dormitorios, cocinas, compra de pertrechos, municiones, equipos de comunicación, entre otros.

Asimismo, indicó que el Gobierno aprobó el plan de Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) a fin de llevar los servicios del Estado y los programas sociales a esta zona del país, además, de proteger a sus autoridades intimidadas por el terrorismo.

De otro lado sostuvo que la propuesta de Ley de Reforma Magisterial es la más importante reforma del Estado, por su impacto en la mejora de la educación, y pidió al Congreso colaborar con su implementación y no politizar el tema.

Señaló que la propuesta de mejora de la educación ya está en manos del Congreso, por lo que abogó por un acuerdo en esta materia.

También ratificó la vocación de diálogo del Gobierno, y señaló que la democracia y el Estado de derecho exigen como requisito una eficaz conservación del orden, la paz y la legitimidad del poder.

“Entendemos que el diálogo no se reduce a la declaración simbólica sino a un proceso, a la búsqueda de instrumentos de gestión eficaz de las controversias y el concurso de las instituciones llamadas a desempeñar su papel en cada circunstancia”, indicó.

Precisó que el diálogo que postula no excluye la acción para preservar el orden público ni la apelación a la justicia cuando se vulneren los derechos constitucionales.

“El diálogo que propugnamos presupone una ética política diferente”, añadió

 

Andina