Keiko Fujimori cuenta pasajes difíciles de su vida a Magaly Medina

Nuevamente la conductora de televisión en su ya conocida visita a la casa de los candidatos presidenciales, tuvo un encuentro con la aspirante de Fuerza 2011.
Captura de ATV

La candidata presidencial de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, recibió a la conductora de televisión Magaly Medina en su casa y narró algunos momentos que le tocó vivir cuando su padre dejó la presidencia.

Fujimori, acompañada de sus esposo Mark Vitto y sus dos hijas, Kiara y Kaori,  dijo que la relación con sus padres es buena y que ellos se encargan de sus hijas cuando tiene que hacer una gira proselitista.  “Cuando la geografía lo permite yo las llevo. Tengo a dos nanas extraordinarias que me apoyan mucho y en las tardes las envío donde mi padre o donde mi madre.  Él tiene días de visita en las tardes y hago que ellas vayan a verlo”.

Contó que el ex mandatario toma clases de pintura y está aprovechado lo aprendido para trasmitirlo a su hijas, y mostró un cuadro que le regaló su padre por su cumpleaños hace dos años.

Asimismo, dijo que siempre tuvo una buena relación con su mamá Susana Higuchi en los momentos más difíciles de su divorcio. “Ella siempre me estuvo apoyando y me apoya ahora”.

“Cuando mi padre me sugirió el cargo de primera dama lo primero que hice fue consultarle a mi madre y fue ella la que me motivó y me impulsó a aceptar el cargo. Mi padre pudo haberle ofrecido el cargo a sus hermanas, a otra persona y me dijo que era una gran oportunidad para mí. Hemos tenido una relación cercana. A pesar de los momentos difíciles me apoya y se siente orgullosa de mi carrera política”, señaló.

Comentó que los momentos más duros de su vida fue cuando sufrió la persecución y recordó el año 2002 cuando celebraba su despedida de soltera.  "Hubo un testigo que dijo que había túneles en su casa y llegaron 16 personas de la Procuraduría a hacer huecos porque se sospechaba que había videos ocultos, pero nunca se halló nada", refirió.

También, confesó que lloró bastante al saber que su padre no la iba a llevar al altar.