Keiko Fujimori hizo balance crítico de su candidatura a la Presidencia

En un artículo escrito por ella misma, la lideresa de Fuerza 2011 relata ´la hazaña´ de una dura competencia, y entre otras cosas recuerda ´la polarización y la guerra sucia´. Asegura que se quedará en el país.
Referencial

“Mirar hacia adelante” es para Keiko Fujimori un balance crítico de lo que fue su candidatura a la Presidencia del Perú, en el que perdió frente a Ollanta Humala, pero recibió el voto del 48.7% del electorado.

La lideresa de Fuerza 2011 escribió un artículo de opinión para el diario El Comercio, en el que relata “la hazaña” de una dura competencia, y entre otras cosas recuerda “la polarización y la guerra sucia”.

Llegar a la segunda vuelta fue una hazaña. La competencia fue dura: enfrenté a un ex presidente, a un ex alcalde de Lima, a un ex primer ministro y a un ex candidato a la Presidencia, todos adversarios de reconocida trayectoria. ¿Hubo errores? Claro que sí. En toda empresa humana los hay, y sólo la inacción nos preserva de cometerlos. Sería, sin embargo, injusto no reconocer el compromiso desplegado por las bases fujimoristas, por los simpatizantes, por quienes estuvieron cerca durante los avatares de la campaña, en las buenas y en las malas, y por todas aquellas personas -48,7% de los electores- que me entregaron su voto y con ello su confianza”, recuerda.

La ex primera dama no fue mezquina en referirse al apoyo del fujimorismo y, en ese sentido, recordó que Fuerza 2011 representa “un proyecto político serio, responsable y viable”, que tras perder en las elecciones asumirá un rol de oposición y de defensa a los intereses del Perú.

El país nos ha encargado ahora, como segunda fuerza política, asumir el rol de oposición. Lo haremos con seriedad, honestidad y a favor de los intereses de nuestra patria. No permitiremos que el Perú se convierta en un país polarizado, paralizado y sin futuro, como otros del continente. Seremos fieles guardianes del cumplimiento de los compromisos asumidos por el Presidente electo durante su campaña, especialmente en la lucha contra la corrupción, la transparencia del accionar de los funcionarios públicos y de los familiares y allegados, porque finalmente sus actos afectan también la credibilidad y confianza que un jefe de Estado necesita para gobernar”, señala.

Como parte de su compromiso con los peruanos, la ex aspirante presidencial asegura que su bancada parlamentaria será dialogante y fiscalizadora.  “(…) No permitiremos que estos fundamentos sean violentados por los sectores más radicales que acompañan al Presidente electo, con la complacencia de quienes se unieron a él -en el último tramo- tal vez por otras motivaciones (…)”, apunta.

Finalmente, la lideresa de Fuerza 2011 se autodenomina “garante de la democracia”, así como lo son las otras fuerzas políticas que tendrán presencia en el Congreso de la República, pero recuerda que “para serlo hay que residir en el país, vivir sus problemas y no pretender monitorearlo desde el extranjero”.

Soy Keiko Fujimori, vivo en el Perú y aquí me quedo”, concluye.