Publican ordenanza que regula servicio de taxis en Lima

Iniciativa legal fue trabajada en una mesa técnica con representantes de los gremios de taxistas
archivo

La municipalidad de Lima publicó en el diario El Peruano la ordenanza que regulará la prestación de servicio de taxis. Esta norma forma parte de la reforma del transporte que viene gestionando la comuna edil.

La ordenanza contempla requisitos para autorizaciones, condiciones específicas de vehículos y derechos y obligaciones de los usuarios, entre otros.

Asimismo, establece una detallada tabla de sanciones y medidas preventivas que se aplicarán de acuerdo a los sujetos infractores, los que han sido clasificados del siguiente modo: propietarios de vehículos, titulares de autorización del servicio y conductores.

De ese modo, las sanciones más graves están destinadas a propietarios cuyos vehículos presten servicio de taxi sin la autorización de la Gerencia de Transporte Urbano (GTU) a quienes se les aplicará una multa correspondiente al 50% de un UIT, es decir 1850 nuevos soles. 

Con ese mismo monto serán multados los propietarios cuyas unidades presten servicios en modalidades no aprobadas por la norma.

También, se tiene por muy grave, aunque con una multa menor (20% UIT) el prestar servicio sin contar con Tarjeta Única de Circulación (TUC) o con dicho título suspendido. En este caso la sanción será aplicada al titular de la autorización del servicio.

En el caso de que el conductor del Taxi no se encuentre habilitado para prestar el servicio, haya sido suspendido, o se encuentre en estado de ebriedad, también se sancionará al titular de la autorización con 740 nuevos soles, es decir 20% de un UIT.

Entre las infracciones consideradas leves, están la de prestar servicios con signos distintivos  que no cumplan con las dimensiones señaladas por la ordenanza, no tener al momento de la intervención la tarjeta de circulación o tener el casquete roto o deteriorado. En estos casos el infractor deberá pagar 74 soles de multa.

En el caso de los conductores, se tiene como muy grave, maltratar verbal o físicamente a los pasajeros, así como a los inspectores municipales de transporte. En ambos casos la multa es de 1850 nuevos soles.

El dejar o recoger pasajeros en condiciones o situaciones de peligro y obstruir las labores de fiscalización del personal de la GTU, también será sancionado, con 185 nuevos soles.

En el caso de reincidencia la multa será duplicada en todos los casos.

Cabe resaltar que esta iniciativa legal fue trabajada en una mesa técnica con representantes de los gremios de taxistas. Además, fue presentada a entidades como la Policía Nacional, el Ministerio Público, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y la Municipalidad Provincial del Callao.