Revelan nombre de marino que delató a espías de BTR

Se trata del ex agente de inteligencia naval Ismael Matta Uribe, quien en la actualidad se encuentra junto a su familia en EE.UU., tras dar información a las autoridades sobre las actividades de interceptación de BTR.
Foto: La REPUBLICA
El ex agente de inteligencia naval Ismael Matta Uribe fue la persona que delató a Business Track (BTR), empresa que interceptó ilegalmente las comunicaciones de personajes dedicadas a diversos rubros en el país, según informa un medio local.

A fines de diciembre del 2008, la policía detuvo al ex marino tras descubrir que estaba ofreciendo en venta transcripciones de conversaciones telefónicas interceptadas ilícitamente.

Fue así como Matta reveló que trabajaba para BTR y que fue captado por el ex agente Jesús Tirado, amigo y ex compañero en la Marina, según da cuenta el diario La República.

BTR había conseguido un contrato con Cementos Lima para asegurar su sistema de seguridad contra el supuesto espionaje de su competidora mexicana Cemex y necesitaba gente con experiencia, señala.

Una vez dentro de BTR, Matta se enteraría de que Elías Ponce Feijóo y Carlos Tomasio habían instalado un sistema de intrusión a las líneas de teléfonos y a los correos electrónicos de funcionarios de la compañía mexicana.

Cuando Tirado habló a sus jefes de que contrataría a Matta, estos aprobaron el reclutamiento porque lo conocían, ya que laboró en la Dirección de Inteligencia de la Marina (Dintemar) desde 1972 hasta 1980, y en 1986, 1987 y 1991, señala el diario.

Según Matta, le asignaron dos funciones: ejecutar el proyecto  de seguridad para Cementos Lima y participar en la transcripción de las conversaciones telefónicas, entre las que se encontraban las de los representantes de Cemex en Lima.

El 22 de julio de 2008, Matta le escribió a un proveedor de seguridad: "Necesito mayor información sobre implantación de controles para reducir el riesgo", lo que demostraba que estaba cumpliendo con la parte formal del trabajo para la cementera peruana. Al mismo tiempo, sin embargo, como lo ha declarado ante las autoridades judiciales, Jesús Tirado le entregaba los audios del "chuponeo" para que los transcribiera, organizara y analizara. Pero estaba descontento con la paga.

Ex agente de inteligencia al fin de cuentas, al tener acceso a las grabaciones de los espías de BTR, Matta reparó en que la información tenía un alto valor comercial en el mercado negro.

Entonces, comenzó a sacar copia de cada conversación o e-mail que Tirado le suministraba como parte del trabajo clandestino y que guardaba en una laptop. A continuación, debido al éxito e impacto de la difusión de los "petroaudios", empezó a ofrecer el material al mejor postor, hasta que fue detectado. Asustado por las consecuencias legales de su intervención en la trama de BTR, entregó a las autoridades a sus cómplices. BTR fue víctima de su propio juego sucio.

A cambio de esta información, salió del país con dirección a Estados Unidos con su esposa e hijos, el 4 de abril, tres meses después de la captura de los integrantes de BTR.