Frente Amplio busca que caso de Kenji Fujimori regrese a Subcomisión para mayor análisis

El vocero de la bancada, Marco Arana, también explicó que se debe incluir a tres congresistas de Fuerza Popular en el proceso de desafuero.
Marco Arana dijo que Frente Amplio "no se prestará al juego del fujimorismo" para sacar a tres parlamentarios que consideran incómodos. | Fuente: Andina

El vocero de Frente Amplio, Marco Arana, anunció este domingo que su bancada pedirá que el caso contra los parlamentarios Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel regrese a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso.

Según explicó, el caso no comprende una infracción constitucional, pero sí una falta ética grave y delitos que no fueron analizados. Además, solicitará que se incluya a los congresistas Moisés Mamani, Modesto Figueroa y Rafael Ticlla por haber participado de la grabación de una presunta compra de votos contra la vacancia del expresidente Pedro Pablo Kuczynski.

“El Frente Amplio planteará que este caso regrese a comisión para revisar y subsanar los graves problemas en lo concerniente a la infracción constitucional, que consideramos no ha ocurrido, y a la arbitrariedad de sancionar a tres legisladores, cuando se trata de seis (…) Ellos están comprometidos en la misma situación”, comentó.

Proceso transparente

Arana consideró que para que el proceso de fiscalización sea completamente transparente es necesaria la inclusión de los tres congresistas de la bancada naranja. Además, dijo que no sería responsable continuar con un proceso de desafuero contra Fujimori, Ramírez y Bocángel porque no se ha respetado el debido proceso.

“Si el Congreso quiere ejercer su mecanismo de fiscalización de manera transparente, de control y sanción a congresistas que han incurrido en actos antiéticos y dolosos, se debe actuar con justicia y eso significa que los seis congresistas comprometidos en la venta de votos sean sancionados y no unos cuantos como pretender Fuerza Popular”.

Agregó que su bancada “no se prestará al juego del fujimorismo”, que busca saldar cuentas con Kenji Fujimori y recomponer su fuerza parlamentaria “para deshacerse de tres votos que le resultan incómodos”.

¿Qué opinas?