Los productores y empresarios deben cumplir con los estándares de calidad para poder competir en un mercado como el actual: competitivo y cambiante. | Fuente: www.shutterstock.com

La Calidad y sus beneficios para los consumidores y productores

En un mundo globalizado como el actual, donde las empresas son cada vez más competitivas y los consumidores más exigentes, los retos y desafíos con respecto a la calidad son cada vez mayores.

La calidad dentro de una empresa es un factor importante. Los productores y empresarios no solo deben tener en cuenta, al momento de ofrecer un producto o servicio, las expectativas y altas exigencias de los consumidores, sino que sus procesos productivos deben cumplir con los estándares de calidad para poder competir en un mercado como el actual: competitivo y cambiante.

Los empresarios deben estar atentos a estas exigencias. Para mejorar la gestión de sus empresas y la calidad de sus productos deben recurrir a las Normas Técnicas Peruanas (NTP) que ofrece INACAL, que les permitan la estandarización y que los llevarán de la mano para implantar un sistema de gestión de la calidad. Por ejemplo, la NTP ISO 9001, que le va a permitir trabajar bajo estándares de calidad, así como reducir costos de producción, perfeccionar su imagen, aumentar presencia en el mercado y mejorar la satisfacción de los clientes.

Es decir, las empresas que emplean NTP específicas para su producción o servicio tienen mayores posibilidades de ampliar su mercado y ser más competitivos en el mercado internacional.

Las empresas que emplean NTP específicas para su producción o servicio tienen mayores posibilidades de ampliar su mercado. | Fuente: www.shutterstock.com

¿Y el consumidor?

Hoy en día el consumidor es cada vez más conocedor y consciente de la importancia de la calidad. Por ello, al momento de tomar alguna decisión de compra se fijan en las especificaciones del producto y se toman el tiempo de leer las etiquetas y consultar la información que no comprenden. Es decir, se preocupan por el producto o servicio que adquieren y por la seguridad que éste les ofrece.

Además, buscan comprar todos los productos en establecimientos de confianza, pues el tema de la garantía es un factor clave para ellos.

Los clientes son, finalmente, los que definen la vigencia de un negocio. Si bien las ventas no dejan de ser un tema importante para toda empresa, la verdadera rentabilidad se consigue cuando se construyen relaciones de largo plazo con los clientes.    

Cuando el productor sigue los estándares de calidad en su proceso de producción, les da mayor seguridad y confianza a los consumidores. El gran reto es poder llegar a los mercados internacionales y estar en la capacidad de poder competir con ellos. ¿Cómo? Con productos de calidad, bajo procesos estandarizados y siguiendo siempre las normas técnicas requeridas y los sistemas de gestión de calidad.

Si bien las ventas no dejan de ser un tema importante para toda empresa, la verdadera rentabilidad se consigue cuando se construyen relaciones de largo plazo con los clientes. | Fuente: www.shutterstock.com