Caníbal buscaba víctimas voluntarias en Eslovaquia

El militar retirado con licencia, de 43 años, fue abatido a tiros por la policía cuando intentaba "pactar" el asesinato de un hombre.
Foto: Referencial

El caso de un presunto caníbal eslovaco que buscaba víctimas voluntarias por internet y fue abatido a tiros cuando intentaba "pactar" el asesinato de un hombre, ha sorprendido y conmocionado a la opinión pública de Eslovaquia.

Se trata de un hombre de 43 años que murió ayer tras resultar gravemente herido el martes durante un tiroteo desencadenado cuando las autoridades le tendieron una trampa y en el que también fue herido seriamente un policía.

El presunto caníbal, que era militar retirado con licencia de armas, era considerado una persona "normal" por sus vecinos, que desconocían su supuesto interés por la antropofagia.

"Lo conocía de vista, no tenía trato con él, pero era una hombre normal", declaró hoy a Efe Matej Rastislav, un vecino de la localidad de Sokol, al este de Eslovaquia, donde también residía el implicado.

"El caníbal de Eslovaquia oriental ha muerto, pero su espíritu de matón vivirá todavía hasta que no se fijen unas reglas de tenencia de armas más severas que hasta ahora", dice hoy en su blog Tomás Makatura, comentarista del influyente diario "SME".

Makatura recordó el caso del psicópata que en agosto pasado mató en Bratislava a siete personas y que también tenía licencia para usar armas de fuego.

Según el ministro de Justicia de Eslovaquia, Daniel Lipsic, el imputado, Matej C., había puesto un anuncio en internet buscando víctimas voluntarias para ser asesinadas y luego comidas.

Al anuncio respondió un ciudadano suizo, quien, sin embargo, en lugar de acceder al pacto, informó a la policía de su país, que a su vez contactó a través de la Organización Internacional de Policía Criminal (OIPC) a las autoridades eslovacas.

Éstas enviaron a un agente del cuerpo especial de lucha contra el crimen organizado, que se hizo pasar por representante del suizo.

"Su cuerpo debía ser troceado y comido por partes, de forma que la Policía no pudiera establecer su identidad", dijo Lipsic.

Tras verificar la identidad del presunto asesino, que acudió al lugar pactado, una arboleda junto al pueblo de Kysak, varios agentes trataron de detenerlo.

El sospechoso, que era miembro de un club de tiro, se defendió con una pistola Cezeta modelo 75, con la que hirió a un policía, cuyo estado de salud seguía hoy siendo grave, mientras él mismo recibió cinco impactos de bala.

Falleció el jueves a las 12.25 hora local en el hospital universitario Louis Pasteur de Kosice, tras una operación de más de cinco horas en la que participaron diez doctores y tres anestesistas, según informó la institución sanitaria en un comunicado.

"La psique le ha jugado una mala pasada, ya que era una persona normal. No estaba loco", opinó Rastislav, cuyo pueblo de 1.060 habitantes ha centrado estos días centro la atención del país.

El supuesto infractor vivía allí con su compañera y dos hijas, una de catorce y otra de siete años.

"La mujer se ha mudado del pueblo tras el incidente, y no sé adónde ha ido", añadió Rastislav.

Mientras tanto, "el estado del policía de 37 años, que fue alcanzado en el hombro y esternón, es todavía crítico, pero se encuentra estabilizado", declaró por su parte Jaroslava Oravcova, portavoz del hospital Pasteur.

Dicho agente, que está actualmente sedado y con ventilación pulmonar artificial, sufrió un solo impacto, precisó Oravcova.

"Se encuentra con pronóstico reservado", apostilló la portavoz. EFE