La demanda actual de iPhone sube como la espuma en todas las regiones del mundo. Tanto que el año pasado este "smartphone" de Apple superó en ventas al BlackBerry en Canadá, país en el que se creó dicho aparato tecnológico.

Pero no todo es sinónimo de perfección y color de rosa en este objeto de deseo de las masas juveniles, ya que algunas personas con poca suerte han sufrido algún tipo de ataque de su propio teléfono móvil. Aquí algunas historias poco afortunadas.

En Gran Bretaña, un niño, de 12 años, denunció que el asistente personal que está incluido en su iPhone 4, Siri, le contestó que se callara el hocico después que le preguntara cuántos habitantes hay en el mundo.

En otro caso, un adolescente fue víctima de quemaduras en la pierna, luego de que su iPhone, que estaba dentro de su bolsillo, sufrió un corto circuito tras caerle un poco de agua sobre su pantalón. 

Hace tres años un adolescente francés sufrió lesiones en el ojo después que el iPhone de su novia explotara y un vidrio saltara a su rostro.

Un brasileño dormía cuando súbitamente se despertó por un intenso olor a humo, a continuación vio que su iPhone emitió chispas a escasos centímetros de su rostro y lanzando una humareda que terminó por envolver su cuarto.

Finalmente, el año pasado este objeto puso en alerta a las autoridades australianas tras la emisión de una intensa luz roja y despedir una enorme cantidad de humo de este aparato, causando temor entre los pasajeros.
 
 

Sepa más: