Referencial

Peterson Toscano, un neoyorkino nacido en el seno de una familia conservadora, gastó 30 mil dólares para tratar de “curar” su homosexualidad.

“Até cabos e hice lo que pensé que era una ecuación lógica cuando dije ‘eso es equivocado, eso está mal, necesito arreglarlo”, dijo a la BBC.

El hombre de 47 años pasó por tres sesiones de exorcismo y un matrimonio fallido, pero finalmente tuvo que admitir que era gay.

Toscano se había sometido a una controvertida práctica conocida como terapia reparativa, la cual trata de ayudar a las personas a cambiar su orientación sexual.

El estadounidense ha logrado reconciliar el cristianismo y su homosexualidad. Ahora da charlas en las que llama la atención sobre el daño que pueden causar las terapias que tratan de cambiar o reprimir la homosexualidad.