Foto: Captura ABC

El Tribunal Supremo de Iowa, en Estados Unidos, rechazó la demanda interpuesta por la ayudante de un dentista Melissa Nelson que fue despedida por ser ‘demasiado atractiva’.

La mujer denunció el caso por considerarlo una violación de sus derechos civiles, pero el tribunal ha aceptado el despido por ser ‘una atracción irresistible’.

La demanda de Nelson denuncia que el dentista James Knight incurrió en una discriminación de género al despedirla.

“Se nos pide solo una decisión sobre si existen hechos que demuestren que hay una discriminación de género por parte del doctor Knight al despedir a Nelson a petición de su esposa. Creemos que esta conducta no supone una discriminación ilegal”, indica la sentencia.

El propio tribunal reconoce que puede que este despido no sea justo, pero no supone una violación de la Ley de Derechos Civiles de Iowa, por lo que mantiene la sentencia dictada por las instancias inferiores y que dan la razón al dentista.

«Es sorprendente y decepcionante que los siete miembros del Tribunal Supremo de Iowa no lo hayan entendido. Es un síntoma de la necesidad de que haya diversidad de género, raza y experiencias vitales en las tribunas», dijo Nelson al conocer la sentencia en su contra.

Nelson comenzó a trabajar para Knight en 1999 en una clínica dental de Fort Dodge, en Iowa. Tras varios años Knight le trasladó a Nelson que su forma de vestir le distraía, pero ella rechazó que su ropa fuera inapropiada, según recoge la sentencia.

Seis meses antes de su despido Nelson y Knight comenzaron a intercambiar mensajes de texto por teléfono sin ningún contenido comprometedor, excepto por un mensaje del dentista en el que preguntaba a su ayudante por la frecuencia de sus orgasmos. Ella nunca respondió al mismo. La esposa de Knight descubrió estos mensajes a finales de 2009 y le exigió a su marido que despidiera a la mujer, lo que hizo a principios de 2010 y con un pastor como testigo.

Sepa más: