Mujer le compró a su madre la casa en donde trabajó durante 43 años

La mujer explicó que era una niña cuando veía a su mamá trabajar como ama de llaves en dicha vivienda, por eso decidió cumplirle el sueño.

X-DEMO-CONTENT
Su caso dio la vuelta al mundo.
Internet

La historia de Nichol Naranjo se ha hecho viral en redes sociales, debido a que logró comprar la casa en donde su madre había trabajado durante 43 años de su vida. Su caso está siendo tomado como ejemplo y motivación por otras personas.

Conoce la motivadora historia de Nichol Naranjo

La protagonista de esta historia no tuvo una infancia con todas las comodidades, pero aseguró que nunca le faltó nada por el trabajo que tenía su progenitora. Gracias a esto, ella pudo salir adelante y convertirse en una gran diseñadora de interiores.

Lee también: Jefa utiliza su herencia para llevar a sus trabajadores a Disney

Y es el trabajo de su madre le permitió crecer económicamente al punto de cumplir una de sus principales metas. Su objetivo era comprar la casa en la que había trabajado su mamá durante casi toda su vida.

Mediante una publicación en su cuenta de Instagram, les mostró a todos sus seguidores que había cumplido con su sueño. “Di algunos de mis primeros gateos y pasos en esta casa, mientras mi mamá la aspiraba y quitaba el polvo, porque Pam tuvo la amabilidad de dejar que mi mamá llevara a sus hijos a cuestas todos los viernes por la mañana” expresó Nichol.

Nichol se emocionó por haber comprado esa propiedad

La diseñadora se mostró muy feliz de haber adquirido la propiedad, y no dejar que el legado de la anterior propietaria se fuera, ya que era muy amiga de su madre: “No podría amar más esta casa y me encanta que la hagamos nuestra, sin dejar de honrar a Pam y su legado”.

Lee también: De famoso meme a jugador de fútbol americano: la historia de Dieunerst Collin

Finalmente, Nichol agradeció a su progenitora por haberle llevado siempre un plato de comida a la mesa: “Estoy agradecida por una madre que fregó los pisos y baños de otras mujeres/hombres para que pudiéramos tener comida en la mesa y ropa sobre nuestras espaldas. También estoy agradecido por las mujeres/hombres que emplearon a mi madre, para que ella pudiera hacerlo”.