Black Ops 4 llega al mercado el 12 de octubre para PC, PlayStation 4 y Xbox One | Fuente: Activision

La presentación del nuevo Call of Duty confirmó una serie de rumores que desde hace días difundió la prensa especializada: no habrá campaña, una lavada de cara al multijugador, un Modo Zombi más profundo y el estreno de una modalidad Battle Royale. Unas de cal, ¿otras de arena?

Lamento la ausencia de una campaña dentro del juego. Sé que muchos pasaban por alto esta modalidad para saltar directamente al multijugador, pero un buen grupo de fanáticos -me incluyo- seguía con interés la historia de cada juego.

¿Modern Warfare hubiera tenido el mismo impacto sin la misión en Chernóbil?, ¿Black Ops hubiera generado la polémica sin el objetivo de matar a Fidel Castro?, ¿Modern Warfare 2 sería lo mismo sin No Russian?

Las campañas de los Call of Duty sirven también de telón de fondo para ambientar el juego. Así, muchos de los mapas del multiplayer son extraídos directamente de la campaña o tienen relación con los acontecimientos que se narraron. Todo esto se perderá en Black Ops 4.

La gran novedad es el modo Battle Royale, que promete revolucionar lo que ya hemos visto en otros juegos. Sé que este tipo de juegos está de moda, y hay millones que saltaron en un pie al enterarse que Call of Duty lo adoptaría. Sin embargo, tengo mis reparos y solo espero probarlo para sacar conclusiones.

El Modo Zombi me ha dejado intrigado. Se presentaron tres escenarios completamente diferentes, con varias opciones de personalización. Debo reconocer que es interesante ver que se apueste por innovar, y esta modalidad tiene mucho potencial. Sería genial que se incluyan más jugadores por partida, para hacerlo más frenético y divertido.

¿Más de lo mismo?

Sobre el multijugador presentado, tengo sensaciones encontradas. A simple vista, es más de lo mismo, y apuesto que seguiremos con los equipos de 6 jugadores. Sin embargo, hay cambios que dan esperanzas de una real vuelta a la tuerca en la saga.

Primero, la eliminación de la recuperación de salud automática. Esto es un elemento harto estratégico, ya que un jugador osado puede verse muy beneficiado de los segundos que nos da la animación de inyectarnos el medicamento. Solo espero que los kits de recuperación sean limitados por jugador y que se consigan matando rivales.

Saludo también que se opte por mantener los pies en tierra, sin doble salto ni carreras en las paredes. Jugar WWII me hizo ver que Call of Duty no necesita estas características para ser retador y divertido.

Hay mucha tela por cortar hasta el 12 de octubre, y lo que vimos hoy es apenas vistazo general de lo que traerá este juego. Mis primeras impresiones son de cautela. No creo que sea una revolución en la franquicia, y hasta tengo ese temor de estar ante un globo de ensayo de cara al voceado Modern Warfare 4. Ojalá me equivoque.

0 Comentarios
Valora la nota:Black Ops 4: unas de cal, ¿otras de arena?
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?