Ghost Recon Wildlands llegó al mercado el pasado 7 de marzo para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Ubisoft

Gracias a la gente de Ubisoft Latinoamérica, Más Consolas tuvo acceso a Ghost Recon Wildlands, la nueva entrega de la popular saga táctica. Le cedí el código a mi amigo Samuel Moreno, fanático de esta saga, quien en este post comparte sus impresiones. Como siempre, espero sus comentarios, aportes, críticas, etcétera.

Ha pasado tiempo desde la última vez que jugué un Ghost Recon. Recuerdo cuando la franquicia inició en el 2001 y me sorprendió la forma de llevar el género shooter a un estilo mucho más táctico. Tú tomabas la decisión de cómo los miembros de tu equipo ejecutaban la misión. ¿Divertido? Por supuesto. Pero estoy seguro que a día de hoy no muchos estarán conformes con su estilo de juego bastante pausado.

Conforme pasaron los años, nuevamente volví a encontrarme con otro título de la saga: Advance Warfighter, donde el shooter táctico era mucho más dinámico. La acción se daba sin muchas pausas y el control de los personajes se sentía mucho más realista. Todo esto ambientado en un supuesto escenario donde México vivía un estado de dictadura.

Y en 2012 la franquicia tomó un rumbo diferente con Future Soldier, que tal vez no muchos recordarán, pero tuvo un accidentado desarrollo. Se cambió por completo la propuesta inicial que había sido anunciada. Lamentablemente, si bien se intentó respetar la esencia de la saga, el título tiró mucho para la acción desenfrenada.

Ghost Recon Wildlands está ambientado en Bolivia, donde deberemos hacer frente a un cártel del narcotráfico. | Fuente: Ubisoft

Sin embargo esto no ha sucedido con Wildlands, del cual hablaremos a profundidad. Ubisoft Paris ha cogido el espíritu del shooter táctico y lo he hecho totalmente compatible, para que los jugadores que recién se inician en la franquicia y los veteranos se sientan conformes.

En esta nueva entrega nos situamos en una Bolivia dominada por el narcotráfico. El cártel denominado ‘Santa Blanca’ ha conseguido consagrar su imperio de las drogas en la gran mayoría de países que conforman Latinoamérica.

Tras una increíble cinemática inicial, pasaremos a crear nuestro personaje, que asumirá el papel de líder de equipo. Las opciones que se nos presenta varían desde el aspecto de su rostro, el género del personaje, hasta el cambio en su equipo táctico. Del primero, no hay muchas variaciones, salvo el color de piel y algunos rasgos, como cicatrices o tatuajes; mientras que en el uniforme hay una infinidad de ropa para que escojas a tu gusto. También tendrás la oportunidad de desbloquear ciertos objetos con la moneda del juego (la que también puedes conseguir con dinero real, si es que eres demasiado flojo).

Tras haber hecho eso, ya nos encontraremos directamente en Bolivia. Una Bolivia muy bien elaborada, llena de vida. Los majestuosos paisajes en algunas ocasiones me hacían recordar a ciertas provincias de nuestro país.

Uno de los atractivos es la posibilidad de utilizar autos, avionetas y hasta helicópteros. | Fuente: Ubisoft

A nivel gráfico, el juego ha conseguido un nivel bastante alto. A cada lugar donde nos movilicemos, ya sea a pie o en un vehículo, nos percataremos que siempre veremos personas o incluso al cártel en movimiento.

Wildlands parece que ha querido adaptar el sandbox visto en Far Cry 3 y 4 (otra licencia de Ubisoft), para que el juego no se vuelva un título lineal. Y es así que tendremos a nuestra disposición diversas misiones secundarias en las que poco a poco empezaremos a desbaratar al cártel hasta llegar a la cabeza principal.

Para estos objetivos, no estaremos solos, puesto que contaremos con la ayuda de tres personajes más, cada uno de ellos especializados en el uso de diferentes armas. Estos operativos bien pueden ser controlados por la IA o por tres personas en el modo online.

Y es que, precisamente, el juego invita a que podamos encontrarnos con diferentes personas, las cuales nos ayudarán a completar nuestras misiones, teniendo como opciones ir a lo táctico o empezar una balacera sin cuartel.

El videojuego de Ubisoft luce muy bien tanto en consolas como en PC. | Fuente: Ubisoft

En el caso de la IA -tanto aliada como enemiga- nos encontramos con ciertos problemas que chocan con el realismo que se intenta plasmar. Así pues, ya ha sucedido que los compañeros controlados por la computadora han entorpecido mi intento de ir en sigilo; mientras que los enemigos muchas veces han dado vuelta en círculos antes de querer cubrirse detrás de un objeto.

La jugabilidad, como ya mencioné líneas arriba, ha quedado de lujo, al invitarnos a poder planificar nuestros actos en vez de lanzarnos de golpe. Acá se prioriza bastante la cooperación entre miembros. Si intentas pasar el juego en solitario, no vas a poder disfrutar por completo la experiencia. También podremos usar autos, avionetas o helicópteros, donde podremos alternar entre ser pasajeros o ser el artillero.

En cuanto a los efectos sonoros, se han dedicado a que los vehículos y armas tengan un sonido realista para conseguir una sensación perfecta cuando nos encontramos en combate. Finalmente, el juego cuenta con doblaje latinoamericano sólido, con voces reconocidas, algo que ya nos tiene acostumbrado Ubisoft.

Ghost Recon Wildlands ha sido toda una sorpresa para mí. Ha sido un digno regreso de la franquicia a esta nueva generación.

0 Comentarios
Valora la nota:Análisis | Ghost Recon Wildlands: de vuelta a lo táctico
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?