The Resistance amplía las opciones de los fanáticos del multiplayer. | Fuente: Activision

Esta semana jugué a fondo The Resistance, el primer DLC de Call of Duty: WWII (aquí pueden leer el análisis del juego). Antes de empezar a analizarlo, vale aclarar que hay un evento gratuito -con el mismo nombre- vigente en el multijugador, así que no nos confundamos.

Como ya es una costumbre en Activision, el contenido de pago está enfocado en mapas para ampliar el abanico de opciones del multijugador. The Resistance está conformado por tres mapas para el online, una misión nueva para el Modo Guerra y un capítulo extra para el modo zombis.

Los mapas en cuestión son Anthropoid, Valkyrie y Occupation, dos inéditos y uno reciclado. Anthropoid bastante grande. Este mapa está dividido por un pequeño río en el que podemos nadar y que sirve como escondite o como último reducto ante un bombardeo. Me costó acostumbrarme a este mapa, especialmente por sus largos corredores.

Valkyrie es un mapa de regulares dimensiones, con corredores a los costados y con un gran edificio al medio con varias entradas. Es mi favorito del DLC y acaso uno de los mejores de todo el juego. Es un mapa que se presta casi a la perfección para todo tipo de soldado, ideal para modalidades como Baja Confirmada o Dominio.

El tercer mapa es Occupation, que es una nueva reedición de Resistance, de Modern Warfare 3. Documentándome para este post, descubrí que esta es la segunda vez que reeditan este mapa para un Call of Duty, ya que también llegó vía DLC a Infinite Warfare bajo el nombre de Ember.

Esto habla a las claras de que este mapa es uno de los favoritos de la comunidad de Call of Duty. De hecho, fue fácil adaptarme a Occupation, debido a mis largas jornadas de Modern Warfare 3. Es un mapa muy bien balanceado, con zonas para todos los gustos.

Guerra y zombis

Operation Intercept es la nueva misión del Modo Guerra, una de las novedades de WWII. Acá sí quedé algo decepcionado, ya que recicla objetivos de otras misiones, como irrumpir en las líneas enemigas y escoltar un tanque. Hubiera querido ver más variedad, ya que considero que es una modalidad que se puede explotar, ampliando el número de participantes, por ejemplo, o con la inclusión en una versión en experto, sin tantas asistencias.

Finalmente, está The Darkest Shore, el nuevo capítulo del Modo Zombi. Particularmente, no suelo jugar este modo, ya que no tengo muchos amigos con WWII. Y en el Modo Zombi es indispensable coordinar en equipo para salir bien librado. Lo poco que jugué The Darkest Shore me dejó satisfecho, y creo que los más enfocados en el Modo Zombi quedarán satisfechos.

Conclusión: The Resistance es un DLC que sigue la tradición de Activision de ofrecer una ligera ampliación del contenido multijugador. Ni más ni menos. Trae consigo uno de los mejores mapas del juego, y recicla uno de los más pedidos por la comunidad. Sin embargo, no creo que sea contenido indispensable. No lo recomiendo para jugadores casuales de WWII, pero si eres constante, evalúalo.

0 Comentarios
Valora la nota:Mis impresiones de The Resistance, el primer DLC de Call of Duty: WWII
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?