Gracias a:

Domingo es fiesta

  • 25 Min

Hoy 16 de diciembre, tercer domingo de Adviento, el Evangelio nos habla de San Juan Bautista, el precursor del Señor quien muestra las exigencias de seguir a Cristo. Nunca estará de más remarcar que seguir a Cristo implica una vida exigente. 

Juan el Bautista a la gente le pide que repartan lo que tienen es decir que sean generosos, que importante es que pensemos en las necesidades de los demás y no estar encerrados en nuestros intereses. A los publicanos les pide honestidad, pues le indica que no cobren de más. A los soldados romanos les piden que no extorsionen es decir que sean justos. Aquí tenemos tres exigencias para seguir a Cristo, generosidad, honestidad, justicia. 

Compartir en:
Otros episodios

¿Qué significa ser "mansos y humildes de corazón"?

  • 21 Min

Hoy en el Evangelio Jesús se presenta como “manso y humilde de Corazón”. El Señor nos dice con claridad “aprendan de mí que soy manso y humilde Corazón y encontrarán descanso para sus almas”. Qué importante es la mansedumbre y la humildad, son dos virtudes que van de la mano. Y estas dos virtudes traen mucha paz interior. Ser manso exige forjar un ambiente de paz ahí donde estamos. Quien sigue a Cristo comunica paz, no anda sembrando conflictos, no busca peleas, no hace un mal ambiente. Y ser humilde exige reconocer nuestra verdad, es decir reconocer que nuestras virtudes y nuestros defectos. Reconocer nuestras virtudes para ponerlas al servicio de los demás, y reconocer nuestros defectos para luchar contra ellos. La humildad nos lleva a reconocer quiénes somos de verdad.

¿Por qué Cristo nos enseña a fortalecernos en espíritu y no tener miedo?

  • 27 Min

Hoy Jesús en el Evangelio nos habla de no tener miedo. Quien está unido a Jesús no tiene miedo a nada ni a nadie. Si dejamos que Cristo nos transforme de verdad, nada nos va a paralizar. Con claridad el Señor indica que no debemos tener miedo a los hombres, pues no hay nada encubierto que no se descubra. En otras palabras, no debemos tener miedo a la verdad. Al contrario, la verdad nos hace libres. Amemos la Verdad, proclamemos la Verdad, defendamos la Verdad.

La solemnidad del Corpus Christi

  • 24 Min

Hoy es la Solemnidad del Corpus Christi y celebramos de una manera especial la presencia real de Cristo en el Sacramento de la Eucaristía. En la última Cena, Jesús tomó pan y dijo tomad y comed esto es mi Cuerpo, tomó el cáliz con el vino y dijo tomad y bebed esta es mi Sangre. Y desde ese momento, se quedó realmente presente en la Eucaristía. Hoy el Evangelio nos presenta a Jesús como “el pan vivo que ha bajado del cielo”.

¿Cuál es el significado de la Santísima trinidad?

  • 22 Min

Hoy celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad y conviene recordar que la primera verdad de nuestra fe es el misterio de la Trinidad. Nosotros creemos en un solo Dios que es Trinidad. Creemos en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo. Nuestra fe es trinitaria.

Domingo de Pentecostes

  • 20 Min

Hoy 31 de mayo celebramos la Solemnidad de Pentecostés. Hoy el Evangelio nos presenta a Cristo resucitado que comunica el Espíritu Santo a sus Apóstoles para que perdonen los pecados. ¡Qué importante es darnos cuenta que la Iglesia es la comunidad ungida por el Espíritu Santo! En efecto, la Iglesia católica es una comunidad de discípulos ungidos y donde Cristo está vivo, nos está bendiciendo y perdonando los pecados a través de sus ministros sagrados.

La ascensión de Cristo

  • 21 Min

Hoy 24 de mayo celebramos la Solemnidad de la Ascensión del Evangelio. Jesús resucitado sube el cielo y se sienta a la derecha del Padre. En el cielo, Jesús está intercediendo por nosotros ante el Padre y comunicándonos todas las gracias del Espíritu Santo para que alcancemos la salvación. En el Evangelio de hoy contemplamos al Señor cómo les dice a sus Apóstoles que vayan, hagan discípulos y que bauticen. La Iglesia ha recibido esta tarea del Señor. La Iglesia está en el mundo para llevar a las personas hacia Cristo a través de la predicación de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y las obras de misericordia. En otras palabras, la Iglesia está en el mundo para hacer posible que en todas partes Cristo, el único Salvador, sea conocido y amado.

Jesús: El camino, la verdad y la vida

  • 22 Min

Hoy 10 de mayo, Jesús se presenta como el Camino, la Verdad y la Vida. Son tres palabras que nos permiten conocer con profundidad quién es Jesús y cuál es su misión. Aquel que desde toda la eternidad es la Verdad y la Vida, pues es Dios, al hacerse hombre se hace camino para los hombres. Jesús como verdadero hombre es camino, el único camino hacia el Padre. Y Jesús como verdadero Dios, es plenitud de Verdad y plenitud de Vida.

El buen pastor ¿quién es en nuestras vidas?

  • 20 Min

En el evangelio de hoy las palabras de Jesús resuenan plenamente; Él, es el Pastor, es quien nos llama por nuestros nombres y nos abre la puerta para entrar a las nuevas praderas de su Reino para que así “tengamos verdadera vida y la tengamos en plenitud”. ¿Pero qué sucede hoy? En muchas ocasiones estamos afectos a escuchar diversas voces en nuestro interior –muchas de ellas parte de un mundo individualista, materialista y consumista voraz- que nos llevan por camino diferente al que el Señor nos ofrece, así nos vemos tentados por un mundo de aparente felicidad. El llamado entonces, es a no cerrar la puerta, y a escuchar la voz del Pastor que quiere lo mejor para nosotros, porque nos ama y nos insta a cruzar su puerta.

La importancia de la fe ¿Cómo impacta en la vida de los fieles?

  • 23 Min

El evangelio de hoy nos muestra a dos seguidores de Cristo que han perdido el rumbo en su vida. Habían seguido a Cristo con gran ilusión, pero después de ver al Maestro crucificado viene el desánimo, todas sus esperanzas se habían esfumado, dejando vacío su corazón. Todos pasamos por momentos así en nuestra vida, crisis de fe, momentos en los que no vemos con claridad lo que nos pasa.

La incredulidad de Tomás ¿Existe el ver para creer en la Iglesia?

  • 14 Min

Hoy en el Evangelio se nos habla de la incredulidad de Tomás. Es el Apóstol que pide ver para creer. Dice el Evangelio que Jesús se apareció a sus discípulos, pero no estaba ahí Tomás. Cuando sus compañeros le dicen que han visto al Señor resucitado, pero Tomás no cree. “Si no veo en sus manos, la marca de los clavos, si no meto el dedo en el lugar de los clavos, y la mano por su costado no creeré” A los ocho días, Jesús resucitado se aparece a todos los apóstoles, incluido Tomás, y entonces sana la incredulidad de su discípulo. Le dice, mira mis manos, toca mis heridas, extiende tu mano y palpa mi costado. Y Tomás lanza de lo más profundo de su corazón esa oración tan hermosa: “Señor mí y Dios mío”. Qué bonita oración. Pidámosle al Señor que sane nuestras incredulidades, que con su divina misericordia, nos haga fuertes en la fe. Que de verdad creamos en su presencia amorosa aunque no lo vemos.