Gracias a:

La resurrección de Cristo

  • 20 Min

Hoy 21 de abril es el Domingo de Resurrección. El Evangelio nos muestra a María Magdalena que va al sepulcro, ve la roca movida y el sepulcro está vacío. Y totalmente sorprendida va “corriendo” a avisar a los apóstoles que “se han llevado del sepulcro al Señor”, entonces Pedro y el discípulo amado “corren” para comprobar, y efectivamente el sepulcro esta vació.

Pero ¿por qué el sepulcro está vacío? porque Cristo ha resucitado. Jesús quien de verdad murió en la Cruz y derramó su sangre preciosa por todos los hombres, ha salido del sepulcro para nunca más morir. Hoy es el Domingo de Resurrección. Hoy todos llenos de gozo y alegría proclamamos que Cristo ha resucitado, que Cristo ha vencido a la muerte. Si Cristo ha resucitado todo tiene sentido, la muerte no tiene la última Palabra.

Compartir en:
Otros episodios

¿Qué significa la resurrección de Lázaro?

  • 20 Min

Hoy 29 de marzo, es el quinto domingo de Cuaresma, y el Evangelio nos presenta la resurrección de Lázaro quien, llevaba ya, cuatro días enterrado. De esta manera, el Señor se presenta como aquel que es la Vida y que trae vida. Jesús se muestra como Aquel que tiene poder sobre la muerte. Hoy nos dice lo mismo que le dijo a Marta, hermana de Lázaro: “Yo soy la Resurrección y la vida el que cree en mí aunque haya muerto vivirá” El Evangelio relata que Jesús llora al ver el sufrimiento de las hermanas de Lázaro. De esta manera, se nos enseña que Jesús es solidario con nuestro dolor, porque Él es el Dios que llora con los que llora, el Dios que sufre con los que sufren, es el Dios solidario con los hombres. No creamos que este momento de dolor para todos nosotros, el Señor nos ha abandonado y es indiferente a lo que pasa.

El mundo de la luz: Jesús le devuelve la vista al ciego

  • 23 Min

Hoy 22 de marzo, es el cuarto domingo de Cuaresma, y el Evangelio nos presenta cómo Jesús cura a un ciego de nacimiento. Este hombre nunca había visto la luz pues desde que nació había vivido en las tinieblas. También nosotros, desde que nacemos, estamos en la oscuridad. Por eso, necesitamos recibir el Bautismo, que nos lava el pecado original, y así comenzamos a vivir en la luz de Dios. Jesús lleva a este hombre al mundo de la luz. Nos dice el Evangelio que el Señor hizo con su saliva, barro del suelo, tocó los ojos de este ciego y de esta manera lo hizo ver. Hoy también el Señor nos toca, lo hace con su gracia que nos viene a través de los sacramentos, que son signos sensibles, y así podemos vivir en gracia de Dios, es decir en la luz.

Tercer domingo de cuaresma

  • 20 Min

Hoy 15 de marzo, en este tercer domingo de Cuaresma aparece la Samaritana. Es el encuentro entre la sed de Jesús y la sed de una mujer que llevaba una vida desordenada. Jesús tiene sed, está cansado, y le pide a la samaritana de beber. Como era lógico, la samaritana se sorprende pues, entre judíos y samaritanos había una gran oposición, una gran enemistad, pero Jesús la hace ver a esta mujer que Él le va a dar algo más importante que el agua que le pide, le dará a la samaritana “el agua viva”, es decir Jesús da “el Espíritu Santo” que le cambiará la vida a esta mujer y le llenará su corazón.

La transfiguración de Jesús

  • 18 Min

Hoy 8 de marzo, el Evangelio nos presenta el pasaje de la Transfiguración. ¿Qué es la transfiguración? Es el acontecimiento en la vida de Jesús donde muestra visiblemente la gloria de ser el Hijo de Dios, es decir se muestra tan Dios como el Padre. Es la única vez en la vida terrena de Jesús donde Él mostró de forma visible su gloria divina. Dice el Evangelio que la ropa de Jesús se volvió blanca.

Las tentaciones de Jesús... ¿Por qué era tentado por el diablo?

  • 23 Min

Hoy 1 de marzo es el primer domingo de Cuaresma. Y el Evangelio nos presenta a Jesús que movido por el Espíritu Santo va al desierto durante cuarenta días a orar y ayunar. El Señor nos enseña de esa forma la importancia de la oración y del sacrificio. Y estando en el desierto, Jesús vence las tentaciones del diablo, quien es el padre de la mentira. El diablo tienta tres veces a Jesús. Lo tienta, podemos decir, con tres atractivos. En primer lugar el diablo tienta a Jesús con el materialismo, quiere que Jesús convierta las piedras en pan. En segundo lugar el diablo tienta al Señor con la idolatría, quiere que Jesús lo adore. Finalmente, el diablo tienta a Jesús con la vanidad, le dice a Jesús lánzate de lo alto del templo, y los ángeles te van a sostener, Nuestro Señor no se deja engañar por el diablo y lo vence.

¿Esta bien dar la otra mejilla cuando nos hacen daño?

  • 31 Min

Hoy 23 de febrero, Jesús nos muestra las exigencias de ser sus discípulos. En efecto, aquel que se ha decidido a ser un verdadero seguidor de Cristo, debe comportarse con el prójimo mediante una relación marcada por la caridad en grado heroico. ¿Qué significa practicar la caridad en grado heroico? Lleva a amar como Jesús. Esto implica erradicar de nuestra vida todo tipo de mal hacia el otro. Jesús con claridad señala: “han escuchado ojo por ojo, diente por diente, pero yo les digo más bien a quien te pega en una mejilla preséntale la otra….”. Además, Jesús nos pide amar a nuestros enemigos, en realidad cuando amamos al estilo de Jesús no consideramos a nadie como enemigo.

¿Los 10 mandamientos han pasado de moda?

  • 21 Min

Hoy 16 de febrero, el Señor nos habla de que no ha venido a cambiar la ley y los profetas sino a darles plenitud. En efecto, la ley que consiste sobre todo en el Decálogo no cambia con Jesús, al contrario, el Señor asume el Decálogo y lo lleva a su plenitud mostrándonos con claridad que todo se resume en el amor a Dios y al prójimo. Los diez mandamientos no han pasado de moda, los diez mandamientos no son simples preceptos que hay que cumplir por cumplir, los diez mandamientos son profundamente liberadores, nos marcan un estilo de vida donde hay verdadera paz y felicidad, porque es imposible ser felices fuera de la santa ley de Dios.

La sal de la tierra, la luz del mundo

  • 20 Min

Hoy 9 de febrero, el Señor nos presenta dos imágenes para señalarnos nuestra misión de discípulos suyos. Esas imágenes son la sal y la luz. Jesús nos dice: “ustedes son la sal de la tierra”, “ustedes son la luz del mundo”. La sal sirve para sazonar la comida. Los alimentos sin sal están insípidos. Nosotros los discípulos de Cristo estamos llamados a sazonar el mundo, a llevar el verdadero sabor en el ambiente donde estamos, ese sabor lo trae Jesús. Además, la sal evita que los alimentos crudos se corrompan, ahí donde hay un cristiano ahí no debe haber corrupción. La luz trae claridad. Frente a la oscuridad, está la luz. Y lo que trae luz es la verdad. Por eso, ahí donde hay un cristiano, es un discípulo de Cristo, ahí siempre debe comunicarse la verdad. En este mundo, donde hay tanto relativismo, donde reina la ambigüedad, donde no es políticamente correcto decir la verdad, estamos llamados a ser luz, proclamando, defendiendo, comunicando la verdad.

La presentación de Jesús

  • 21 Min

Hoy 2 de febrero celebramos la fiesta de la presentación del Señor. El Evangelio nos relata dos ritos, la purificación de María y la presentación del niño Jesús en el templo. La Santísima Virgen pasa por el rito de la purificación, aunque Ella no necesitaba pasar por ese rito, porque María es toda limpia, pura y santa. Además, contemplamos cómo José y María, llevan a Jesús al templo para cumplir con el rito de la presentación. ¿En qué consistía este rito? En llevar al primogénito al templo, como señal de que estaba consagrado a Dios, y para poder recuperarlo los padres del niño daban una ofrenda.

La importancia de Juan Bautista en la iglesia católica

  • 18 Min

La Iglesia está llamada a ser como Juan Bautista, en el mundo. En este sentido, fijémonos en dos puntos del Evangelio de hoy. Un primer punto es que la Iglesia debe enfatizar, al igual que lo hizo Juan, que el centro de su predicación es Jesús. En efecto, la Iglesia no se anuncia a ella misma, en palabras del Papa Francisco, la Iglesia “no es autorreferencial” sino que anuncia a Cristo como único Salvador del mundo. Y si deja de anunciar a Cristo, deja de cumplir su misión.