Gracias a:

La resurrección de Cristo

  • 20 Min

Hoy 21 de abril es el Domingo de Resurrección. El Evangelio nos muestra a María Magdalena que va al sepulcro, ve la roca movida y el sepulcro está vacío. Y totalmente sorprendida va “corriendo” a avisar a los apóstoles que “se han llevado del sepulcro al Señor”, entonces Pedro y el discípulo amado “corren” para comprobar, y efectivamente el sepulcro esta vació.

Pero ¿por qué el sepulcro está vacío? porque Cristo ha resucitado. Jesús quien de verdad murió en la Cruz y derramó su sangre preciosa por todos los hombres, ha salido del sepulcro para nunca más morir. Hoy es el Domingo de Resurrección. Hoy todos llenos de gozo y alegría proclamamos que Cristo ha resucitado, que Cristo ha vencido a la muerte. Si Cristo ha resucitado todo tiene sentido, la muerte no tiene la última Palabra.

Compartir en:
Otros episodios

El mandamiento nuevo

  • 18 Min

Hoy 19 de mayo, el Evangelio nos habla del mandamiento nuevo. Jesús nos ha dicho: “Les doy un mandamiento nuevo” ¿Cuál es ese mandamiento? Que nos amemos los unos a los otros como Él no amó. Sabemos que son diez los mandamientos, y Jesús lo resume todo en el amor. Pero, hoy Jesús nos dice además que debemos amarnos los unos a los otros como Él nos amó. 

Qué importante es estar convencidos que la señal de nuestro seguimiento a Jesús es la práctica del amor. Pero es el amor al estilo de Jesús. Solo si amamos como Jesús seremos de verdad discípulos auténticos del Señor.

Jesús, el buen pastor

  • 21 Min

Hoy 12 de mayo es el domingo del Buen Pastor. Hoy la Iglesia nos invita a contemplar a Jesús como el Buen Pastor que la da la vida por sus ovejas. En verdad, Jesús es el verdadero Pastor que cuida a sus ovejas que somos todos nosotros.

El Señor es el Pastor que se hizo Cordero para ser llevado al matadero derramando su sangre preciosa por nosotros, de modo que todas las ovejas tengan vida eterna. 

Los limpios de corazón verán a Dios

  • 20 Min

Hoy 5 de mayo, el Evangelio nos presenta a Jesús Resucitado que se aparece a sus Apóstoles a orillas del lago de Tiberíades. Al principio los Apóstoles que estaban pescando no reconocen al Señor, pero uno de ellos, el discípulo amado, llega a decir: “Es el Señor”. Esto nos lleva a indicar que el discípulo amado por ser el de la “mirada limpia” y el “corazón puro”, reconoce al Señor. Si nosotros tenemos un interior limpio podremos reconocer siempre a Jesús en nuestra vida. Jesús dijo bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.

Pedro, dice el Evangelio, se lanza al agua para encontrarse con el Señor. Y viene una triple pregunta de Jesús a Pedro: “Simón, hijo de Juan, me amas más que estos…”. Jesús sana la triple herida que tenía el corazón de Pedro. No olvidemos que Pedro había negado al Señor tres veces. Y Pedro tenía como tres clavos en el corazón. Jesús Resucitado con su misericordia sana las heridas del corazón de Pedro.

La incredulidad de los discípulos ante Cristo

  • 22 Min

Hoy 28 de abril, en el Evangelio, se nos habla de la incredulidad de Tomás. Es el apóstol que pide ver para creer. Dice el Evangelio que Jesús se apareció a sus discípulos, pero no estaba ahí Tomás. Cuando sus compañeros le dicen que han visto al Señor resucitado, pero Tomás no cree. “Si no veo en sus manos, la marca de los clavos, si no meto el dedo en el lugar de los clavos, y la mano por su costado no creeré”

A los ocho días, Jesús resucitado se aparece a todos los apóstoles, incluido Tomás, y entonces sana la incredulidad de su discípulo. Le dice, mira mis manos, toca mis heridas, extiende tu mano y palpa mi costado. Y Tomás lanza de lo más profundo de su corazón esa oración tan hermosa: “Señor mío y Dios mío”. Pidámosle al Señor que sane nuestras incredulidades, que con su divina misericordia, nos haga fuertes en la fe. Que de verdad creamos en su presencia amorosa aunque no lo vemos. 

Domingo de ramos: Jesús ingresa a Jerusalén

  • 20 Min

Hoy 14 de abril es el Domingo de Ramos. Hoy se inicia la Semana Santa. El Evangelio nos presenta la entrada triunfal de Jesús a la Ciudad Santa, Jerusalén. Y se trata de una entrada triunfal por dos motivos. En primer lugar, porque Jesús entra como Rey, en efecto, el Señor es aclamado como Rey por la gente quienes agitando las palmas dicen: “Hosanna el Hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor, Hosanna en las alturas”. Nosotros también aclamamos al Señor como Rey de reyes y Señor de señores. Hosanna, es sálvanos, ahora.

El que esté libre de pecado que lance la primera piedra

  • 23 Min

Hoy 7 de abril, el Evangelio nos presenta el encuentro entre la Santidad y el Pecado, es el encuentro entre la Misericordia y la Miseria, es el encuentro entre Jesús y una mujer sorprendida en adulterio. 

Jesús muestra su corazón misericordioso y perdona a esta mujer. Así es el corazón de Jesús es una fuente de misericordia infinita, es un corazón que comprende las debilidades del hombre y lo perdona. Pero, al mismo tiempo, Jesús con claridad le dice a la mujer “vete y en adelante no peques más”. Jesús perdona pero exige un cambio radical de vida.

La parábola del hijo pródigo

  • 23 Min

Hoy 31 de marzo, Jesús nos cuenta la joya de las parábolas, es la parábola del hijo pródigo. En este relato aprendemos cómo es la misericordia de nuestro Padre Dios. En realidad, el protagonista de la parábola no es el hijo que desperdició su herencia, sino el Padre que espera, acoge y perdona a su hijo quien vuelve a su casa arrepentido.

Nunca estará de más enfatizar que nosotros creemos en un Dios que es Padre misericordioso. Jesús nos cuenta esta parábola para que tomemos conciencia que pase lo que pase, nuestro Padre Dios siempre nos está esperando para abrazarnos y experimentar así su infinito amor.

La parábola de la higuera

  • 24 Min

Hoy 24 de marzo, Jesús nos cuenta la parábola de la higuera plantada en la viña que no da fruto, el dueño de la viña al ver que no da fruto, quiere cortarla, pero el viñador pide paciencia y le dice déjala todavía un año esperemos que dé fruto.

Qué nos enseña esta parábola. En primer lugar, que el Señor espera de nosotros frutos abundantes, ¿Qué frutos quiere Dios de nosotros? Obras concretas donde se exprese que somos de Cristo. Cada día estamos llamados a dar frutos de alegría, de paciencia, de servicio, de misericordia, de perdón. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos debemos dar frutos de misericordia.

La transfiguración: la gloria de ser el hijo de Dios

  • 20 Min

Hoy 17 de marzo, el Evangelio nos presenta el pasaje de la Transfiguración. ¿Qué es la transfiguración? Es el acontecimiento en la vida de Jesús donde muestra visiblemente la gloria de ser el Hijo de Dios, es decir se muestra tan Dios como el Padre. Es la única vez en la vida terrena de Jesús donde Él mostró de forma visible su gloria divina. Dice el Evangelio que la ropa de Jesús se volvió blanca.

En el pasaje de la transfiguración aparecen Moisés y Elías. Moisés representa a la ley de la Antigua Alianza y Elías representa a los profetas. De esta forma, en esta escena de la transfiguración, Jesús aparece como Aquel que lleva a la plenitud la ley y los profetas. Jesús mismo es la plenitud de la Ley, y Jesús es el profeta definitivo, es más que un profeta, Él es la misma Verdad.