La revolución tecnológica en las aulas: Una nueva mirada educativa

Las aulas inteligentes y la brecha en la educación peruana

Según un informe del 2017 del instituto Integración, el 74% de los peruanos afirma que la educación mejora con tecnología. ¿Cómo son los nuevos espacios y formas de aprendizaje? ¿Cómo cerrar la brecha tecnológica en la educación?

Las aulas tecnológicas, también llamadas “aulas inteligentes” o “aulas tech”,  representan uno de los principales cambios de la influencia tecnológica en el ámbito educativo. Las pizarras de tiza y las acrílicas, así como los cuadernos y lapiceros han quedado atrás para dar paso a las laptops, tabletas y pizarras interactivas que están revolucionando los modelos de enseñanza tradicionales.

Estas nuevas herramientas son conocidas como Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y, según el Currículo Nacional del Perú, su uso es una tendencia que debe tomarse en cuenta en la educación. Según Roberto Bustamante, antropólogo especialista en tecnologías educativas, las TIC están “vinculadas básicamente a las computadoras, que están en todos lados: carros, celulares, laptops, videojuegos”.


¿Cómo es un aula inteligente?

Ya son una realidad en muchas escuelas del mundo y buscan renovar la manera tradicional de educación. Se trata de salones equipados con la tecnología necesaria para mejorar la calidad de aprendizaje, facilitar el acceso a la información y reforzar el vínculo de comunicación entre profesores y alumnos.

Es importante resaltar que el equipamiento es un recurso, por lo que no se trata de sustituir a los profesores sino de insertarlos como guías en el proceso de aprendizaje. Para Alberto Patiño, coordinador académico de Educación a Distancia PUCP, el rol de los docentes es muy importante porque “los estudiantes tienen que ser informados y orientados acerca de cómo manejar el contenido”. No basta con descargar una tarea de Internet y poner una foto, sino que se debe hacer un trabajo más crítico.

En su propia experiencia enseñando inglés en aulas equipadas, Christian Gómez, profesional de la organización Enseña Perú (PEP), menciona plataformas como Class Dojo, que gracias a su tecnología, le permitían fortalecer habilidades blandas y “motivar cada cosa buena que hacían los alumnos en el aula premiándolos con puntos”. Además, cada estudiante tenía su propio avatar o caricatura virtual que podía ser personalizado con el puntaje recibido.

Otro ejemplo de recursos tecnológicos utilizados en el aula son los programas que brinda la ONG mundial Code.org. Gracias a dicha plataforma, Christian pudo enseñar a sus estudiantes a través del juego y con dibujos como Star Wars, a programar y entender los códigos que permiten manejar robots, drones, computadoras e incluso crear aplicaciones. Sin duda las opciones que brinda la tecnología son múltiples, tanto en herramientas como en áreas de aprendizaje.

¿Por qué es importante incorporar la tecnología a la educación? ¿Cuál es el papel de los padres en el uso de la tecnología para la educación? | Fuente: RPP. Alberto Patiño (PUCP)

Importancia del uso de la tecnología en la educación

Este tipo de herramientas más que una opción son ya una necesidad, pues los estudiantes de hoy nacen inmersos en tecnología y rodeados de aparatos electrónicos que aprenden a usar mientras crecen. “Es importante que los estudiantes entiendan bien qué está pasando con todo esto que está alrededor de ellos, que entiendan cuál es su funcionamiento, sus objetivos, los fines”, indica Bustamante.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señala que el uso de la tecnología debe ser parte integral del trabajo en clase con el fin de que los alumnos mejoren su nivel de aprendizaje en áreas tradicionales. Para lograrlo, es fundamental la labor de los docentes, quienes deben tener el rol de acompañantes y guías. “Nosotros como docentes tenemos que darles la orientación para que ellos (los alumnos) aprovechen el valor real que tiene la tecnología, esta no es buena ni mala por sí misma, sino va a depender del uso que le den”, comenta Gómez.

Más allá de que los estudiantes conozcan las tecnologías, es necesario que aprendan a usarlas y a entender cómo funcionan para que puedan desempeñarse en el mundo actual, pero sobre todo, en el futuro. Es por esto que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el siglo XXI es indispensable saber utilizar tecnologías para que los estudiantes puedan participar activamente en la sociedad e insertarse luego al mercado laboral.

Los recursos tecnológicos permiten el desarrollo de nuevas habilidades y una mejor interacción en el aula de clases. | Fuente: RPP


La brecha tecnológica en la educación peruana

De acuerdo a un estudio realizado el año pasado por el instituto Integración, el 74% de los peruanos afirma que la educación mejora con tecnología; este dato se contrasta con una realidad dura pero real: en el Perú existen 8 alumnos por computadora en primaria y 6 en secundaria (Censo Educativo 2017). Esto refleja que la brecha tecnológica en el país aún es grande ya que los recursos no alcanzan para todos.

La inversión en educación resulta un factor clave si hablamos de equipamiento para las aulas. Mientras que en colegios con aulas tecnológicas el promedio de inversión por alumno va en un rango de 1500 a 2500 soles al mes, en el Perú el presupuesto promedio de una escuela regular es 459 soles, en otras palabras, el acceso digital de los estudiantes peruanos en los colegios aún es restringido.

En cuanto a infraestructura, el Ministerio de Educación promueve el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (PRONIED), cuya labor comprende también el mobiliario y equipamiento tecnológico de los colegios. El lado negativo es que el presupuesto que se maneja es apenas 9% del dinero total de la educación pública.

Otro de los puntos importantes es la conexión a Internet. Para el docente Christian Gómez, “existe una brecha muy importante porque son muy pocas las escuelas en nuestro país, públicas y privadas, que tienen acceso a una buena conexión”. En el sector rural el problema es mayor, pues apenas el 13,9 % de las instituciones de nivel primaria y 44,8% de secundaria tienen acceso a Internet (Censo Educativo 2017). Sin conexión los beneficios de los equipos se reducen en gran medida.

Considerando que el país destina apenas el 3.5% de su PBI a actividades educativas, ocupando el último lugar de Sudamérica, queda en evidencia que sin una inversión adecuada ni siquiera se pueden cubrir las necesidades básicas de los estudiantes.

¿Qué aspectos se deben tomar en cuenta para el uso de la tecnología en el aula? ¿Qué retos enfrenta el uso de la tecnología en la educación peruana? | Fuente: RPP. César Guadalupe (Consejo Nacional de Educación)

Aulas inteligentes en Perú: una promesa en proceso

No todo está cuesta abajo. Existen escuelas que han empezado a implementar aulas inteligentes en el país; es el caso de instituciones como San Ignacio de Recalde, Aleph o Innova Schools. En el caso de esta última, por ejemplo, aplica plataformas como Khan Academy para matemáticas o My English Lab para inglés, donde los alumnos encuentran actividades y ejercicios para potenciar su aprendizaje. Además cuenta con un área virtual especial para padres llamada “Innova Family”, que permite comunicarse con profesores e incluso ver las notas de sus hijos.

Si hablamos de programas estatales y de gobiernos regionales, la Escuela de Talentos del Callao es un claro ejemplo. Aquí se trabaja en aulas inteligentes para brindar alta enseñanza a alumnos destacados. Cuenta con talleres de robótica, diseño de páginas web y  brindan programas con certificaciones de Microsoft. Otro caso a destacar es el de los Colegios de Alto Rendimiento (COAR) que forman parte del Proyecto Educativo Nacional para el 2021. Buscan reforzar la educación pública con una red de escuelas de alto nivel presentes en las 25 regiones del país.

En el caso de empresas privadas, Fundación Telefónica mantiene el programa “Aula Digital” que busca la formación a docentes, la dotación tecnológica a las escuelas y el uso web de contenidos educativos. Se calcula que beneficiará a más de 133 mil escolares de 480 escuelas de Áncash, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, entre otros. Por su parte, el programa “Smart School” de Samsung se encarga de implementar aulas inteligentes en escuelas de América Latina. En nuestro país ya existen 12 de ellas en 9 regiones, beneficiando a más de 12 mil estudiantes.

¿Cuál es la dinámica en el aula tecnológica? ¿Cuál es el papel del docente en esta dinámica? ¿Qué tipos de alumnos estamos formando con la tecnología? | Fuente: RPP. Carla Raffo y Lucía Murillo (Innova Schools).

El futuro de la tecnología en la educación: promesas y desafíos en la realidad peruana

Si bien hemos avanzado en recursos y en cubrir zonas rurales gracias a programas pasados como Una Laptop Por Niño, la inserción de la tecnología en el sistema educativo peruano ha tenido intentos no sostenidos durante muchos años. Según UNICEF, algunos de los principales problemas que ha enfrentado la aplicación de las TIC en la educación peruana son la poca claridad con respecto a los objetivos educativos y la inadecuada planificación, evaluación e implementación de los programas.

Aparte de la pendiente mejora de infraestructura, Bustamante indica que otro reto está en tener profesores sensibilizados con el tema tecnológico. Asimismo, resalta que no deben sentirse amenazados, pues el hecho de que los niños utilicen nuevas herramientas no significa que las anteriores sean obsoletas. “Habrán cosas que jamás vas a poder aprender más rápido que el niño pero es parte del proceso, lo normal es que esto ocurra”, agrega el experto.

Para el docente Christian Gómez, otro de los desafíos tiene que ver con los padres. En su experiencia educando en una zona agraria de Arequipa, muchas veces los padres compraban celulares a los hijos para que se distraigan y les dejen trabajar, ignorando que ellos también podían aprovechar la tecnología para ver el avance diario de sus hijos o comunicarse directamente con el docente sin tener que ir a la escuela. Es necesario que los padres entiendan, al menos de manera general, cómo funcionan las herramientas para usarlas en favor del aprendizaje de sus hijos.

Mientras aún nos adaptamos como país al uso adecuado, la tecnología sigue evolucionando y dando pasos agigantados. Es muy probable que en un par de años ya se apliquen nuevas formas de educar que involucren, por ejemplo, robots e inteligencia artificial. Según un estudio realizado por New Media Centers el año pasado, la educación será uno de los sectores más impactados por la inteligencia artificial en los próximos 5 años. Sin duda, el futuro de la tecnología en la educación nos depara nuevos retos y oportunidades que se acercan cada vez con más rapidez.

0 Comentarios
¿Qué opinas?