Acceso a medicamentos a bajos precios se dificultaría con firma de TTP

Especialistas peruanos señalan que las propuestas de EE.UU en las negociaciones son muy agresivas, sobre todo porque plantea que se conceda patentes a segundos usos de medicamentos, a nuevas formas, entre otros, lo que generará una extensión indefinida de monopolios farmacéuticos en nuestro país.

La firma del Acuerdo de Asociación Comercial Transpacífico (TPP), por sus siglas en inglés), agravaría aún más los problemas ya generados por el TLC entre Perú y EE.UU, pues traería serios riesgos para el país en materia de acceso a medicamentos con precios bajos, opinó el coordinador de Acción Internacional para la Salud (AIS), Roberto López.

“Este es uno de los desafíos que tiene que enfrentar el gobierno del presidente Ollanta Humala, teniendo en cuenta que entre sus promesas figura el reducir los impactos de los tratados comerciales internacionales en el mercado nacional”, indicó.

Conviene indicar que el Acuerdo de Asociación Comercial Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), en el que participan junto a Perú, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Vietnam, Malasia, Chile, Brunei y Singapur

De acuerdo al especialista la propuesta de EE.UU para el TPP es agresiva en materia de propiedad intelectual.  Y es que, entre otras propuestas, el país del norte plantea que se conceda patentes a segundos usos de medicamentos, a nuevas formas y a métodos de uso de medicinas ya conocidas.

Asimismo también plantea compensar por demoras en el otorgamiento de patentes para medicamentos y la ampliación del uso exclusivo de los datos de prueba de seguridad y eficacia.

Estas proposiciones darían paso a la extensión indefinida de monopolios farmacéuticos en nuestro país, afectando la competencia y precios asequibles en los medicamentos”, indicó quien consideró que es urgente que el nuevo gobierno tome una posición sólida frente a este acuerdo debido a que las propuestas finales se discutirán entre el 19 y 29 de octubre en Lima durante una nueva ronda de negociaciones del mencionado acuerdo.


Por su parte, Santiago Roca, ex presidente del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI), consideró que el Gobierno debe limitar la extensión de las patentes, pues consideró que los acuerdos internacionales benefician más a los países desarrollados.

“No benefician en lo absoluto a las economías nacionales, reducen el ingreso de medicamentos genéricos y ponen en peligro la vida de muchas personas que no pueden pagar (las medicinas que gozan de protección por los monopolios)”, agregó Roca.

Según los especialistas, los agresivos intereses de EE.UU. en esta negociación no se han hecho esperar y se teme que su propuesta en el capítulo de propiedad intelectual sea similar a la que propuso la Unión Europea, la que buscaba una ampliación de patente de 20 a 25 años, la misma que fue rechazada por el Perú y cuyos impactos fueron medidos por AIS y RedGE.

Conviene indicar que esta extensión propuesta por la UE y que podría solicitarse en esta nueva negociación, significaría un gasto adicional anual en medicamentos de 321 millones de dólares para el Perú.

“La ampliación del plazo de exclusividad de los datos de prueba que presentó la UE, y que se teme también se presentará en la negociación del TPP, implicaba un incremento del gasto anual en medicamentos de cerca de 250 millones de dólares. Si el Perú aceptaba estas nuevas condiciones, hubiese representado un gasto adicional de más de 570 millones de dólares al año, agregó López.

Por su parte, Julio César Cruz, director del Programa de Soporte a la Autoayuda de Personas Seropositivas (Prosa), expresó su preocupación al señalar que si se protegen nuevas medicinas de última generación como los que se requiere para los pacientes con VIH que presentan gran resistencia al tratamiento, se elevará los costos y serán inaccesibles.

Explicó que al Estado le cuesta 270 dólares al año el tratamiento con medicinas genéricas para cada persona seropositiva, mientras que un tratamiento no subvencionado y con medicamentos de marca de última generación está valorizado en unos 18 mil dólares al año.

¿Qué opinas?