Basta tener FIFA 18 para descargar la actualización gratuita. Pero ojo, es necesario tener el disco en la consola para poder jugarla. | Fuente: EA Sports

Este año no hubo un juego del Mundial propiamente dicho. EA Sports -dueño de la licencia- decidió lanzar 2018 FIFA World Cup Russia como una actualización gratuita del FIFA 18, una movida lucrativa, que le permite relanzar su juego base y, de paso, darle un duro golpe a la competencia.

Sin embargo, esta suerte de expansión queda muy por debajo de mis expectativas, no solo por la falta de equipos sino por lo limitado de sus opciones. Sé que es un agregado ‘gratuito’ (tienes que comprar el juego base de todos modos), pero sinceramente hubiera preferido que sea de pago para gozar de más contenido.

Vamos por partes: en este DLC podremos disputar el Mundial con cualquiera de los 32 equipos clasificados. De hecho, esta es la opción por defecto, y ya están armados los grupos del torneo. Solo tenemos que elegir uno de los equipos para empezar. Pero también podemos crear un torneo personalizado, modificando los grupos a nuestro libre albedrío o incluyendo a selecciones que no clasificaron al Mundial, como Chile, Italia, Holanda o Estados Unidos.

Acá se presenta el primer gran problema de esta actualización: aparte de las 32 selecciones clasificadas, solo hay otros 17 equipos, una cantidad bastante ajustada para ser el ‘juego del Mundial’.

Y es que solo podemos jugar el torneo propiamente dicho, excluyendo algo que sí había en las entregas anteriores: disputar toda la etapa de clasificación. Uno de mis desafíos personales era elegir equipos débiles, como San Marino o Guam, y llevarlos a conseguir el título.

También podemos disputar un torneo online bastante competitivo, aunque inexplicablemente arranca desde octavos de final. Lo malo es que he sufrido bastantes problemas con lag en los partidos, algo que espero se corrija con futuros parches.

Equipos desactualizados

Otra falencia que encontré fue actualización de las plantillas. Hasta ayer no estaba Paolo Guerrero en la Selección Peruana, que sí contaba con los excluidos Claudio Pizarro, Carlos Zambrano y Cristian Benavente, y también auténticos despropósitos como Juan Manuel Vargas, Renzo Revoredo o Diego Penny.

La ausencia del ‘Depredador’ tal vez guarde relación con un tema de licencias (fue imagen de Pro Evolution Soccer y su equipo, el Flamengo, es parte del Brasileirao, licenciado por Konami), pero esta teoría se cae al tener en Perú a Miguel Trauco (también del ‘Fla’) y a Christian Cueva (del Sao Paulo).

Ojo, el problema de las plantillas no es exclusivo de Perú, ya que he encontrado varios casos en los equipos. Me llamó la atención, por ejemplo, que no esté Franco Armani, en Argentina, o el incombustible Rafael Márquez, en México, que jugarán el Mundial, pero no están en el juego. Ojalá todo se solucione con parches.

En teoría, este DLC incluye revisiones de rostros en decenas de jugadores. Lamentablemente, esto no alcanzó a nuestro seleccionado. Pocos jugadores de la ‘Bicolor’ son fieles réplicas de sus pares de carne y hueso. Y en algunos casos, como André Carrillo, presenta el look de los amistosos de marzo. Una actualización es justa y necesaria.

No todo es malo en el DLC. Me gustó la representación de los estadios, con las tribunas más ‘vivas’ que he visto en un videojuego. Hay montones de animaciones para las celebraciones, aunque se extrañan esos cortes en los que se muestran las celebraciones de los hinchas fuera del estadio.

En resumen, creo que 2018 FIFA World Cup Russia es un simpático agregado a FIFA 18, pero hubiera preferido más contenido. El Mundial merecía un juego a la altura, y este DLC no colma las expectativas.

¿Qué opinas?