Projection: First Light se estrenó el pasado 29 de septiembre para PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, Apple Arcade y PC. | Fuente: Blowfish Studios
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Las plataformas son un género bastante explotado en la industria de los videojuegos, por lo que es complicado distinguirse del resto. Los australianos de Shadowplay Studios buscan hacerlo con su proyecto Projection: First Light, un título en el que debemos utilizar sombras para resolver los acertijos y superar los retos planteados.

El uso de sombras no es algo nuevo en el género: a inicios de la generación, Contrast, de los canadienses de Compulsion Games, también apostaba por una jugabilidad basada en sombras y siluetas. Sin embargo, Projection: First Light tiene otro enfoque jugable y una estética bastante particular.

¿Estamos ante una propuesta rompedora en la industria?, ¿lo debes tener en tu catálogo? Los invito a leer este análisis.

Lo bueno

Projection: First Light nos cuenta la historia de Greta, una niña que ha sido castigada por sus padres debido a travesuras que cometió en su vecindario. En su dormitorio, mientras cumplía su condena, es visitada por una misteriosa mariposa, que le marca el camino a un mundo de fantasías.

La aventura llevará a Greta por diversos países y momentos históricos de la humanidad: Indonesia, China, Turquía y la Inglaterra del siglo XIX; cada uno con su propia estética y características representativas.

En este punto, debo destacar el apartado artístico de Projection: First Light, en el que los personajes son sombras de marionetas articuladas, que contrastan sobre un lienzo sepia. El diseño de niveles y las estructuras que dan forma a las locaciones son, igualmente, sombras; dibujadas con mucho mimo y dedicación.

Es una propuesta minimalista que inicialmente recuerda a Limbo. Sin embargo, en este videojuego las sombras juegan un papel preponderante, ya que son parte de la estructura jugable.

A poco de iniciada la campaña, tendremos el control de una esfera de luz, con la que generaremos sombras, que permitirán a Greta alcanzar áreas a las que no llegaría con un simple salto, pero también servirá para resolver puzles y hasta para enfrentar a los enemigos de la aventura.

El control es bastante sencillo: con el stick izquierdo manejamos a Greta, mientras que con el derecho moveremos la esfera de luz. Además, tenemos un botón para salto y otro para coger objetos. Estas simples mecánicas deberemos combinarlas adecuadamente para superar la campaña que, dependiendo de nuestra habilidad, puede demandarnos unas 5 o 6 horas.

Las melodías que acompañan a toda la aventura son acertadas; sencillas piezas de piano, viento y cuerda que, sin ser memorables, cumplen su cometido de ser comparsa.

Pese a que Projection: First Light no tiene diálogos hablados; los menús y los títulos de cada capítulo están doblados a diversos idiomas, entre los que está el español.

Lo malo

El uso de las sombras, el elemento distintivo de Projection: First Light, lamentablemente terminó siendo un punto negativo, ya que la gente de Shadowplay Studios lo explota en demasía. A la mitad de la campaña, pese a estar en nuevas locaciones, ya tenía una sensación de déjà vu constante, con retos y situaciones repetidas.

Acá creo que había dos caminos: hacer más corta la aventura (un par de horas, y la cosa quedaba perfecta) o implementar nuevas mecánicas. Siento que Shadowplay Studios quiso apegarse demasiado a su libreto, olvidándose de que los videojuegos son experiencias lúdicas.

En la misma tónica, no sentí el gameplay lo pulido que hubiera deseado, lo que terminó complotando contra la experiencia. Las sombras no siempre eran sólidos puntos sobre los que caminar o dejar objetos, sin mencionar que algunas de ellas reaccionaban de manera extraña, moviéndonos de ubicación.

Esto se complementa, lamentablemente, con glitches y bugs que lo único que hacían era empañar aún más la propuesta. Muchas veces Greta quedaba atorada entre estructuras o, peor, ciertos elementos no reaccionaban al contacto con las sombras. Esto era muy frustrante, ya que la dificultad del videojuego no radica en encontrar la solución de un puzle, sino en ejecutar los comandos para conseguirlo.

Y ya que hablamos de dificultad, podría decirse que el reto es bastante amigable. No hay un solo puzle cuya solución sea complicada. Tal vez al inicio, mientras me familiarizaba con la propuesta jugable, me detuve unos minutos a analizar la situación; pero luego me di cuenta de que la solución siempre está a la mano.

No hay mayor incentivo para rejugar la campaña, salvo el encontrar todas las mariposas escondidas (el único coleccionable de toda la aventura), algo que tampoco es un reto demasiado complicado de lograr.

Lo feo

No encontré algo como para colocar en esta sección. Sin embargo, sí lamento que Blowfish Studios, publisher del videojuego, no haya apostado por sacar una edición física. El apartado artístico de Projection: First Light merece una edición de colección, que incluya un libro de arte.

Conclusión:

Projection: First Light entra por los ojos, con un apartado artístico soberbio, que juega con las sombras y siluetas de manera excepcional. Pocos juegos transmiten tanto dentro de su minimalismo. Esto se complementa, a priori, con una propuesta jugable inteligente y muy bien planteada; pero, lamentablemente, no tan bien ejecutada. Shadowplay Studios se equivoca en reciclar puzles y situaciones; mientras que el gameplay, creo yo, debió haber estado un tiempo más en el horno. Es un juego que recomiendo con reparos, ya que hay cosillas que no terminaron de convencerme.