Code Vein se lanzó este 27 de septiembre para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Bandai Namco
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

El camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas, esta vez con un análisis de Code Vein, la nueva IP de Bandai Namco con una clara inspiración jugable en la saga Dark Souls. ¿Qué ofrece esta nueva franquicia? Los invito a leer el review de nuestro colaborador eficaz:

Probablemente ya lo sepan, pero me apasionan los juegos de rol. El hecho de poder ‘jugar’ con las características de tus personajes, meterse de lleno en la mejora de tu héroe hasta tener la mejor arma y armadura acorde a tu estilo de juego, que saque mayor partido al atributo que rige la fortaleza de tu avatar, para poder destruir a tus enemigos en un solo ataque, ya sea de arma o a través de una magia devastadora.

Podría mencionar varios juegos de rol que cumplen estas características, pero es importante decir que este tipo de mecánicas sienta la base de la experiencia, pero son los complementos de la misma los que hacen y marcan la diferencia.

Hace poco se estrenó Code Vein, un juego con alma darksouliana que hace gala de tener mecánicas similares a la aclamada serie de Hidetaka Miyazaki. Considerando tal comparación, me generó mucha curiosidad cual esa la oferta de valor de este juego. Felizmente, llegó a mis manos, por lo cual les daré mis impresiones.

Nota: Las comparaciones son odiosas, pero habrá algunas durante el análisis en aras de facilitar el fundamento de las opiniones.

Historia del juego: 3.5 / 5.0
Historia de la saga: 4.5 / 5.0

Ok, esto es nuevo, pero me parece necesario. La premisa se basa en una historia que tiene muchos hechos relevantes, que sucedieron décadas antes del inicio del juego, donde hubo experimentos en personas que degeneraron en la creación de un ser evolucionado que desató caos en toda la humanidad y que esparció una plaga que destruía lo que tocaba.

El ejército desarrolló armas biológicas llamadas ‘Apariciones’, una suerte vampiros que pueden resucitar cada vez que son asesinados. Tales seres debían consumir sangre solidificada en intervalos regulares para conservar su humanidad. Un vampiro que no consume sangre, poco a poco, caerá en decadencia hasta perder toda su humanidad y se convertirá en un monstruo salvaje. Estos son conocidos como los ‘Perdidos’.

La humanidad desató una guerra contra estos monstruos, y pudo destruirlos a un gran costo. Esto se nos explica a través de recuerdos y flashbacks que podríamos considerar suficientes. Para no pasar a terrenos de spoilers, diré que la macrohistoria es muy rica, y los eventos de la misma (que son en gran parte un misterio) me generan mucho interés.

Sin embargo, la historia donde tú (jugador) participas tiene premisas muy genéricas y derivativas, tampoco tiene giros argumentales muy fuertes, salvo los que son parte de la macrohistoria. En algunos puntos, encuentras cristales que contienen ‘recuerdos’ de tus compañeros y sirven como medio para que puedas empatizar con ellos más, pero a mi juicio no es suficiente.

Los personajes tienen carisma, pero siguen la fórmula usual de los arquetipos de personajes japoneses: el héroe trágico, la chica cheerful, el big bro y el lobo solitario. Todos ellos con ciertas dosis de fan service.

Finalmente, la historia, como comenté, es una pieza de un conjunto que veremos en otras entregas o en otros medios. Espero que las piezas lleguen al mundo occidental completas, y no a través de medios que solo se puedan disfrutar en Japón.

Jugabilidad 3.5 / 5.0

La saga Dark Souls ha dejado huella en el mundo del gaming, con una jugabilidad con identidad propia, cuyas características pueden tomarse como una receta en diversos juegos. No obstante, cada entrega que siga esta receta se ve obligada a innovar en otras direcciones para que lo resultante no sea un mero calco.

Code Vein, efectivamente, sigue la receta de los Souls con una jugabilidad basada en niveles, colección de experiencia a través de batallas contra enemigos, barras de vida y aguante, y los puntos de descanso similar a las hogueras. Un aspecto no tan evidente, pero que también se recoge de Dark Souls, es el diseño de los niveles: por ejemplo, un boss está en el cuarto de al lado, pero tienes que pasar toda la mazmorra para activar un atajo.

A partir de este punto, Code Vein adquiere identidad propia y … se evidencian algunas de sus carencias. Lo nuevo de Bandai Namco desecha la customización de estadísticas en función a niveles, para basarla en el equipo que llevas y la clase que tienes equipada.

Es decir, si eres una clase tanque basada en ataques cuerpo a cuerpo, todas tus estadísticas cambian para adecuarte a esa clase: te vuelves más fuerte, pero también más lento, puedes llevar equipo más pesado, pero casi no tienes acceso a magia. Por otro lado, si eliges ser una clase de ataques de rango, te vuelves más rápido, pero no tienes acceso a ciertas armaduras y armas, también tu defensa y vida decaen.

Esto no es malo, pero te obliga a tener que aprender a fondo cómo funcionan las estadísticas y adecuar tu equipo disponible a la batalla. A mí, no me agrada tener que depender del equipo para tener una ventaja, pero es cuestión de gustos.

Puedes optar por explorar solo el juego o tener un compañero controlado por IA para acompañarte en las mazmorras. Cabe notar que para las batallas contra los enemigos son útiles, pero para los bosses solo son carne de cañón, debido a que distraen la atención del boss, lo cual cuenta para asestar unos cuantos golpes adicionales.

Cada clase cuenta con algunos poderes, como incremento de ataque con un tipo de arma, ataques especiales; o mejoras en atributos, como habilidades pasivas, que si son usadas con suficiente frecuencia se habilitan para cualquier clase.

Ya “en la cancha”, el combate se siente poco épico. Si bien en un tema que pensaba tocar en la parte gráfica, impacta en la jugabilidad, ya que Code Vein falla en reflejar la física de las armas en el escenario: las espadas no chocan con las paredes, las hachas inmensas se cargan con una sola mano. Además, el sonido de las armas es soso y no pareciera que estuvieras dando sablazos sino cortando mantequilla. Por eso, no te la llegas a “creer”.

Gráficos y banda sonora 3.5 / 5.0

¡Bajones de frames por todos lados! OK, ya lo dije, y creo que puedo continuar a lo importante.

Code Vein utiliza el motor Unreal Engine 4, y logra hacer un renderizado bastante simpático de los personajes con look anime. Los efectos de luces y los enemigos se ven bastante bien. Pero falla en la parte final, debido a cómo está diseñado el juego.

No se puede dejar de sentir cierto nivel de plasticidad en los personajes y los enemigos. Lo que puedo intuir es que los efectos de sonido no son lo suficientemente adecuados para reflejar lo que sucede en el escenario.

También es importante mencionar que casi todos los bosses tienen las arenas demasiado definidas y abiertas. Nada más basta ver un gran campo abierto para deducir que se viene una pelea con un boss, y tampoco hay elementos que se destruyan en las arenas. Son pequeños detalles que complementan las batallas.

El motor de colisiones tampoco es el mejor, ya que recién a la tercera misión pude comprobar que había ataques con sigilo por la espalda y es que tienes que colocarte exactamente sin margen de error en un instante definido detrás del enemigo para poder matarlo por la espalda. Aun así, si presionas otra vez el botón, se resetea tu ataque, haciendo que haya posibilidades de errores de ejecución.

La banda sonora en los momentos dramáticos merece una mención positiva: transmiten bastante melancolía y aportan positivamente a la experiencia, al igual que las voces que tienen una calidad bastante alta de caracterización.

Rejugabilidad y diversión: 4.0 / 5.0

Aporta a la rejugabilidad que existan tres tipos de finales (el malo, el neutral y el bueno), basados en ciertas condiciones que tienes que cumplir para sacar el mejor final. Aparte que tiene un NewGame+ por si quieres tener un mayor reto en los bosses o probar con otro tipo de equipo y poderes, ya que en una primera pasada es poco probable que desbloquees todos.

Hay sidequests que aparecen una vez que has vencido al jefe de una determinada zona, pero en su mayoría son encontrar un objeto o destruir a un monstruo. Esto, al menos, fomenta que retornes a escenarios ya recorridos por la recompensa.

No encontré estas misiones muy entretenidas debido a su simplicidad. Creo que, en este punto, podría haberse intentado emular a Dark Souls un poco más, haciendo que las sidequests tengan un paralelo con la historia principal y que tengan mayor duración.

Conclusión: 3.5 / 5.0

Code Vein es el inicio de camino que puede ser muy largo, si llega a aprovechar sus fortalezas y corrige las falencias que presenta. Estoy más que seguro que en una secuela podrán abarcar más de la historia y hacer la versión definitiva de Code Vein, la cual estaré esperando con ansias.