La nueva generación empieza en noviembre, con el lanzamiento de la PlayStation 5 y la Xbox Series X. | Fuente: Difusión
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Un dicho bastante difundido entre los aficionados a los videojuegos es que las consolas de nueva generación “siempre” vienen con errores, por lo que lo recomendable es esperar a que salgan nuevos lotes en los que estos inconvenientes han sido “corregidos”. ¿Es una afirmación basada en hechos concretos o es meramente una excusa para justificar la postergación de la compra del dispositivo?

Un hecho ineludible es que no hay un solo aparato electrónico que pueda jactarse de no tener unidades defectuosas en cualquier momento de su ciclo de vida. No solo pasa en consolas de videojuegos, sino en smartphones, televisores, laptops, electrodomésticos y un largo etcétera. Las fallas de fábrica son un problema real que todas las compañías asumen, ya sea con servicio técnico o con el intercambio del producto fallado, de ser el caso.

“Esto (las fallas de fábrica) normalmente pasa con todo producto de lanzamiento; no solo en consolas. Recuerden, por ejemplo, el detalle de los smartphones que se sobrecalientan o hasta explotan. Pero sí, estos casos alimentan la idea de que las primeras consolas de una generación tienden a fallar”, comentó Erick Paz, editor de MásGamers.

“Es normal que los aparatos electrónicos en general tengan algún detalle o problema técnico. La diferencia es que ahora esos problemas parecen que son más, porque tenemos las redes sociales que amplían todo ese ruido. Ahora se vuelven hasta noticias en sitios especializados y eso exacerba el problema cuando posiblemente son detalles aislados”, apuntó, por su lado, Gabriel Huerta, ex editor general de IGN Latinoamérica.

Similar opinión aportó Enrique ‘Junior’ Martínez, de Parallax, quien calificó el dicho antes mencionado como una “leyenda urbana” que, como tal, “tiene parte de verdad, pero más de chisme y fabricación”.

Hablando específicamente de las consolas de videojuegos, Vladimir Arteaga, director de MeriStation México, consideró que las distintas compañías de la industria tienen “procesos de calidad muy altos”, por lo que descartó que vaya a presentarse casos “masivos” de fallas en las venideras PlayStation 5 y Xbox Series X/S.

“Han aprendido bastante, sobre todo la gente de Microsoft, en cuanto al diseño e, indudablemente, van a cuidar mucho la cuestión del enfriamiento. No creo que vayan a tener un problema”, sostuvo.

‘El Aro Rojo de la Muerte’ fue un grave problema reportado en las primeras Xbox 360. | Fuente: Wikipedia

El inicio del mito

¿Cómo se generalizó este dicho de que los primeros lotes de consolas next-gen vienen con fallas? Los especialistas consultados para este informe coinciden en asegurar que la iniciadora del mito fue la Xbox 360 (2005), cuyas primeras unidades en el mercado presentaron un error que se popularizó con el apelativo de ‘El Aro Rojo de la Muerte’.

“Sí, yo creo que el Xbox 360 fue lo que generó esta sensación (de que las primeras consolas vienen con fallas)”, comentó Arteaga. “La verdadera culpable de la leyenda es el primer modelo defectuoso fue la Xbox 360. Y bien merecido. El primer modelo de la Xbox 360 estuvo pésimamente diseñado, fabricado a la carrera para ganarle al mercado a la PlayStation 3”, añadió Martínez.

Este problema, que se evidenciaba con el encendido de luces rojas en la parte frontal de la consola (de ahí su curioso nombre), estaba relacionado al sobrecalentamiento del equipo por una falla en su hardware. Este inconveniente se manifestaba con el congelamiento de la imagen en la pantalla del televisor, con la consecuente inhabilitación del equipo.

En 2015, el exdirectivo de Xbox Peter Moore reconoció que este problema le costó a Microsoft más de mil millones de dólares en reparaciones y sustituciones de equipos defectuosos.

“Fue un problema que a Microsoft le costó mucho dinero, ya que en un inicio fue un problema de diseño que llevó a la compañía a tener que ampliar la garantía del producto para poder hacer un cambio total de la consola, siempre y cuando estuviera en cierto límite de la compra. Al final, eso nos llevó a cambios de modelo de la consola en la misma generación”, recordó Gabriel Huerta.

Sin embargo, este no fue el primer caso de reportes de fallas con nuevas consolas. Enrique ‘Junior’ Martínez recordó el caso de la primera PlayStation: “Debido a un error en el diseño de su primer modelo, la SCPH-1000/1001, la lectora de CD se desgastaba rápidamente y debía ser reparada. No fue un problema mayúsculo y para la primera revisión de la consola (la 3001) se corrigió este error. Pero, de todos modos, ya el público, convenientemente malinformado por técnicos inescrupulosos, había convertido a la PlayStation original en la primera consola a la que había que ‘darle su mantenimiento’”.

Uno de los últimos problemas reportados en consolas de videojuegos fue los Joy-Con defectuosos. | Fuente: Nintendo

Un caso curioso fue el de la Wii, cuyos primeros modelos reportaron problemas, pero no por fallas propias de la consola, sino por un uso inadecuado por parte de los usuarios. “La gente empezó a romper sus televisores lanzando el Wiimote (mando inalámbrico del Wii) que, como recordarán, tenía un sensor de movimientos. Jugando tenis, por ejemplo, este terminaba impactando a nuestros televisores. Obviamente, en un siguiente lote de estas consolas, llegaron con protección para evitar cualquier accidente”, comentó Erick Paz.

Así podríamos enumerar otros casos reportados a lo largo de los años, como los Joy-Con defectuosos de la Nintendo Switch, las luces amarillas en la PlayStation 3, bisagras rotas en el primer lote de la Nintendo DS, los discos expulsados aleatoriamente por la PlayStation 4 o el sobrecalentamiento de PlayStation 2 Slim. Todos son casos reales, sí; pero reportados por un reducido grupo de usuarios. ¿Esto es suficiente como para generalizar sobre el tema y decir que todas las consolas next-gen vienen con errores? Enrique ‘Junior’ Martínez lo resume así:

“Que las consolas de lanzamiento sean todas defectuosas es una leyenda urbana basada en las malas experiencias de unos pocos que, luego, se amplificaron en Internet. O sea, una mentira a medias con muy poco de verdad. Y, penosamente, también es el perfecto chivo expiatorio para quienes no cuentan con presupuesto y, así, excusarse de comprar una consola de lanzamiento. Y, claro, malinformar”.