Hot Wheels Unleashed se estrenó este 30 de septiembre en consolas de pasada y nueva generación, así como en PC. | Fuente: Milestone
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Con más de cincuenta años de antigüedad, Hot Wheels es una de las franquicias de juguetes más grandes del mundo, cautivando no solo a niños sino especialmente a adultos, que se convierten en fervientes coleccionistas de estos cochecitos.

El éxito de Hot Wheels ha trascendido al mundo de los videojuegos, con más 15 entregas en distintas plataformas a lo largo de la historia. Sin duda, todo un hito para una franquicia que no deja de crecer y ganar adeptos.

Hot Wheels Unleashed, nuevo videojuego de la popular franquicia, busca ser una suerte de celebración y reconocimiento a estos particulares cochecitos y a su comunidad. ¿Lo habrá logrado? Sin más, acá les dejo mi análisis.

Lo bueno

Detrás de Hot Wheels Unleashed están los italianos de Milestone, auténticos veteranos en títulos de conducción, con sagas tan conocidas como MotoGP o WRC. Esto garantiza, a priori, que estemos ante un producto competente... al menos a nivel jugable.

Es curioso notar que Hot Wheels Unleashed tiene un sistema de conducción extremadamente arcade y de una sencillez asombrosa. Todo se resume a tres botones: uno para acelerar, otro para frenar y un tercero para el boost.

El secreto para imponerse en las carreras es utilizar el turbo, el que se recarga realizando derrapes en las curvas: es como si el juego nos premiara por conducir osadamente. Un gran punto a favor.

Las pistas incluyen, en su mayoría, obstáculo que sortear o pequeñas trampas, que nos pueden complicar la existencia y malograr una vuelta perfecta. Además, están algunos elementos a tomar en cuenta, como rampas en 360 grados que debemos superar a toda velocidad para no ser víctimas de la gravedad y perder valiosos segundos.

Hot Wheels Unleashed busca ser un reflejo a escala de las carreras y pistas que puedes armar en casa, con trazados llenos de rampas, curvas y saltos al vacío, que a los nostálgicos harán despertar los recuerdos de las largas sesiones jugando con estos cochecitos.

El diseño de los vehículos es increíblemente realista, reflejando casi a la perfección los modelos que puedes comprar (o que tal vez ya tienes) físicamente. Al momento de lanzamiento, hay más de 60 modelos de coches disponibles, cada uno con sus propias características, que podemos ir desbloqueando a medida que vamos jugando.

Hot Wheels Unleashed tiene un modo campaña, llamado Hot Wheels City Rumble, en el que tendremos decenas de competencias por superar, divididas en tres modalidades: carreras convencionales, carreras contrarreloj y enfrentamientos contra jefes (cinco en total).

Estas competencias tienen parámetros básicos para superarse, como terminar en el podio (en el caso de las carreras) o conseguir un tiempo récord mínimo. Sin embargo, los más curtidos podrían intentar alcanzar los parámetros más exigentes, como ganar las carreras y obtener los mejores tiempos en las pruebas contrarreloj. Ya acá depende de cada uno cómo desee abordar el desafío.

Aparte, tenemos opciones como carreras rápidas y contrarreloj independientes, así como un apartado multijugador del que hablaré en la siguiente sección del análisis.

También tenemos la opción de editar nuestros coches, aunque solamente cambiándoles el color y agregándole alguno que otro texto. Nada que modifique el modelo tal como fue concebido. Eso sí, nuestra edición puede ser grabada y compartida con la comunidad.

Un apartado que también me llamó la atención es el Track Builder, en el que -como su nombre lo dice- podremos diseñar nuestras propias pistas para competir. Nuestros diseños pueden ser incluso compartidos con la comunidad del juego.

Finalmente, el apartado técnico de Hot Wheels Unleashed es cumplidor, al menos en PlayStation 4, que es donde he probado este título para realizar este análisis: la tasa de frames es estable en todo momento y los tiempos de carga son cortos. Eso sí, las mejores prestaciones las encontrarán en las versiones de nueva generación de consolas.

Lo malo

Se siente una falta de opciones jugables en Hot Wheels Unleashed. En el modo campaña, donde las competiciones pueden superar el medio centenar, apenas tenemos tres modalidades del juego, lo que a la larga se hace algo monótono.

Y ya que mencioné la campaña, debo cuestionar la extraña manera en la que se logran desbloquear algunas competiciones. En teoría, se deben correr algunas competencias con un determinado modelo de coche, pero esto no te lo dicen expresamente, sino que te lo insinúan en la descripción de la pista. Lo raro acá es que pueden ser competencias que están en el otro lado del mapa, con aparentemente ninguna relación con la pista que buscamos desbloquear.

Para desbloquear los coches, tenemos que sumar dinero en las competiciones. Con este, podemos o bien comprar cajas botín, donde los coches aparecerán aleatoriamente, o ir directamente a la tienda, donde aparecerán los modelos para comprar por tiempo limitado.

El gran problema es que ganamos poco dinero por competencia ganada, y las cajas y los coches cuestan caro. Esto nos obliga a invertir varias horas antes de poder tener una colección medianamente respetable. Como muestra, pongo mi ejemplo: tras más de diez horas de juego, apenas había desbloqueado 15 cochecitos.

Y es que, con las cajas botín, se presenta un problema: te pueden tocar coches repetidos que puedes o vender o desmantelar. Pero lo obtenido es poco frente a la inversión antes hecha.

Lo bueno, dentro de todo, es que no se han anunciado planes para incluir microtransacciones en el juego, lo cual es harto bienvenido.

El multijugador funciona bien (al menos no he tenido demoras en conseguir partida ni desconexiones), pero al momento de lanzamiento apenas tenemos la opción de jugar partidas rápidas. No hay competencias ni clasificaciones online.

Y también se presenta un problema que se debe solucionar con prontitud: los competidores votan por la pista a correrse. Lo malo es que entre las opciones están las creadas por la comunidad, y muchas de ellas son auténticos despropósitos. Se debería incluir un filtro para quienes solo quieren disputar las pistas oficiales.

Y ya que hablamos de pistas: si bien tenemos casi medio centenar a nuestra disposición (después de haberlas desbloqueado, claro), lo cierto es que todas ellas están distribuidas en apenas seis locaciones: sótano, garage, rascacielos, campus universitario, skatepark y cuarto de juegos.

Como se imaginarán, ya se anunció que nuevos escenarios llegarán post lanzamiento, aunque desconozco si será un agregado gratuito o de pago.

Un detalle que me llamó poderosamente la atención es la elevada dificultad de Hot Wheels Unleashed. En el nivel Intermedio, la exigencia es mayúscula, con una IA agresiva y siempre buscando aprovechar el mínimo error. El juego te exige no cometer el mínimo error, lo cual está bien para un jugador curtido, pero esto definitivamente puede alejar a los más casuales, que simplemente buscan pasar un buen rato.

Lo feo

Uno de los apartados más decepcionantes de Hot Wheels Unleashed es su música. Temas planos, sosos, poco emocionantes, acompañan nuestras carreras; algo que contrasta terriblemente con su tráiler de lanzamiento, en el que utilizaron música de Metallica. Sé que hubiera costado mucho licenciar canciones para este videojuego, pero, al menos desde mi punto de vista, las piezas seleccionadas son terribles.

Se extraña la inclusión de un presentador en las carreras. Hubiera sido genial escuchar a alguien al menos haciendo el conteo regresivo antes de iniciar una competencia. Pero nada: lo único que escucharemos es el rugir de los motores y esa pésima música elegida para la ocasión.

Conclusión:

Hot Wheels Unleashed tiene un apartado jugable sencillo, pero satisfactorio. Todo el juego es una celebración a la franquicia, con multitud de detalles y una selección de cochecitos que removerán los recuerdos de los más veteranos. Sin embargo, sí creo que hay mucho margen de mejora, sobre todo en lo referente a la oferta jugable, ya que tenemos pocas opciones tanto offline como online. Esto sin contar con la ausencia de música licenciada y de un presentador que les ponga más emoción a nuestras carreras. No es un imprescindible ahora, pero sí quisiera que Milestone continúe con esta nueva IP. Con más opciones jugables y más presupuesto, bien podríamos estar ante un nuevo estelar del género de conducción.