El 2018 no ha estado exento de notables decepciones en la industria de los videojuegos. | Fuente: Más Consolas

El 2019 está a la vuelta de la esquina, así es un buen momento para hacer un balance de lo bueno, lo malo y lo feo que nos dejó el año que se va. Empecemos con lo negativo.

Antes de arrancar, vale aclarar que el listado no es exclusivamente de malos juegos, sino especialmente de títulos que no colmaron mis expectativas o que no cumplieron con lo ofrecido.

-Ni no Kuni II: Revenant Kingdom

No es un mal juego, lo reconozco, pero no está a la altura de su predecesor, acaso uno de los mejores RPG que probé en mi vida. Tal vez sea el nuevo enfoque y personajes, tal vez las ganas de abarcar muchos géneros o tal vez el hecho de no tener una premisa tan impactante: son varios los motivos que me alejaron de Ni no Kuni II, videojuego que ni siquiera llegué a terminar. Tarea pendiente.

-Shadow of the Tomb Raider

Otro juego que no puedo calificar como malo. De hecho, tal como digo en mi análisis, tiene segmentos muy bien logrados, pero el balance general habla de un juego bastante irregular. No es el cierre de la trilogía que esperaba y tal vez por eso exigía mucho de él. Eso sí, jalón de orejas para las distribuidoras locales, que no aprovecharon que la trama de este juego se desarrolla casi íntegramente en la selva peruana para venderlo mejor.

-Nickelodeon Kart Racers

Desarrollado por los peruanos de Bamtang Games, Nickelodeon Kart Racers ha sido unánimemente vapuleado por la prensa especializada. Es remarcable que el estudio nacional haya marcado el camino, siendo el primero en editar juegos para PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch, pero también creo que toca replantearse la idea de lanzar videojuegos de franquicias (no olvido el mal juego de los Power Rangers) y enfocarse en desarrollar algo propio. Tal vez así les irá mejor.

-Battlefield V

Otro juego que no puedo calificar de malo, pero del que esperaba mucho más. Tras el sobresaliente Battlefield 1, tenía muchas esperanzas en Battlefield V, ahora ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente, el juego llegó al mercado con poco contenido, hecho que se ha ido matizando a punta de parches. Para colmo, a menos de un mes en el mercado, el juego bajó considerablemente de precio. Me pongo en los zapatos de quienes apostaron por Battlefield V de estreno, y empatizo con su decepción.

-Fallout 76

Bethesda Softworks prometió muchas cosas con Fallout 76, pero pocas se cumplieron con el juego en el mercado. Fallout 76 llegó plagado de glitches y problemas técnicos que colmaron la paciencia hasta a los más fans. Eventualmente todo se puede corregir con parches, pero creo que el daño está hecho: Fallout 76 será recordado con el gran traspiés de la franquicia.

-PlayStation Classic

La más grande decepción del año. La PlayStation Classic no le hace justicia al legado de la consola original, aquella que marcó no solo a la industria de los videojuegos sino a millones de gamers. No solo tiene una mala selección de juegos, sino que varios no corren bien. Y esto se ve reflejado en las ventas: a menos de un mes en el mercado, la retroconsola ya se vende en Amazon a 60 dólares, un 40 % menos de su precio de lanzamiento.

Y para ustedes, ¿cuáles fueron los peores videojuegos y las decepciones del 2018? Espero sus comentarios.

¿Qué opinas?