Es curioso darme cuenta de que mis videojuegos favoritos son todos de la época en la que la industria se llamaba WWF.
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Estas últimas semanas estuve jugando WWE 2K Battlegrounds, que recientemente llegó ‘gratis’ para quienes tenemos la membresía PlayStation Plus. No puedo negar que he invertido varias horas (demasiadas, debo reconocer) es este título que, pese a sus falencias, logró engancharme.

Jugar WWE 2K Battlegrounds me hizo dar cuenta de que hace mucho abandoné mi fanatismo por la WWE, ya que la mayoría de luchadores en el roster son auténticos desconocidos para mí. Hay personajes que sí conozco, claro, pero son leyendas que ya dejaron la compañía, ya se jubilaron o, lamentablemente, ya han fallecido.

Sin embargo, este título me hizo recordar los viejos buenos tiempos, cuando pasaba horas frente al televisor viendo religiosamente los shows de la entonces WWF. A fines de los noventa, me volví un auténtico fanático de la World Wrestling Federation, que veía, primero, en América Televisión, y, luego, en ATV.

Como muchos, seguro, repetía las frases de Carlos Cabrera y Hugo Savinovich; y las conversaciones con mis amigos terminaban en interminables debates sobre nuestros luchadores favoritos de la industria.

Era imposible que no reflejara mi fanatismo por la lucha libre en otras actividades, entre ellas los videojuegos. Lamentablemente, no siempre encontré un buen videojuego de lucha libre. Por ello, haciendo mucha memoria, les comparto los pocos videojuegos de la WWE que jugué y disfruté.

-WWF Super WrestleMania (1992)

No lo jugué en su momento. Recién accedí a él a inicios del nuevo milenio a través de un emulador. Era entretenido, pero lo sentía demasiado lento. Para cuando lo jugué, ya su roster estaba demasiado desactualizado. Ya había nuevos íconos en la WWF.

-WWF WrestleMania (1995)

En el ‘vicio’ de mi barrio muchos pedían este juego como “el de peleas del Payaso”, en referencia a Doink the Clown. La ignorancia es atrevida, ¿no? Este título sí lo jugué bastante, era mucho más dinámico que WWF Super WrestleMania. Grandes recuerdos.

-WWF SmackDown! (2000)

Después de malas experiencias en la primera PlayStation (WWF War Zone, a ti te hablo), llegó el genial WWF SmackDown!. Es, sin temor a equivocarme, uno de los videojuegos de lucha libre que más disfruté y al que más horas invertí. Me encantaba que las entradas de todos los luchadores tenían las cinemáticas originales de la pantalla titánica.

-WWF No Mercy (2000)

Con un grupo de amigos del colegio, solíamos reunirnos para ir al cine cada cierto tiempo, y siempre aprovechábamos el encuentro para ir a Galerías Brasil para jugar WWF No Mercy. Este videojuego, exclusivo de Nintendo 64, nos permitía jugar los cuatro a la vez, por lo que era nuestra elección preferida en cada reunión. Qué buenas épocas, caray.

-WWF SmackDown! Just Bring It (2001)

Otro de mis favoritos. Eran ya épocas de PlayStation 2. Lo compré por recomendación de un amigo y no me arrepentí. Invertí decenas de horas en su Modo Historia, pero también lo jugaba con mis hermanos y amigos. Creo que fue el último gran videojuego de la WWE que probé.

A mediados de los dos mil, me fui alejando de la WWF, que para esa época ya era la WWE. Tal vez los nuevos peleadores no lograron captar mi atención o tal vez ya se sentía el arribo de la Era PG (los fanáticos ya sabrán a lo que me refiero); pero lo único cierto es que mi fanatismo por la lucha libre pasó a un segundo plano y, con ello, dejé de probar videojuegos de este género, hasta el mencionado WWE 2K Battlegrounds.

Fue bonito recordar las viejas buenas épocas.