Need for Speed: Hot Pursuit Remastered se estrenó el pasado 6 de noviembre. | Fuente: EA
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

El camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas, esta vez con el análisis de Need for Speed: Hot Pursuit Remastered, remasterización de una de las entregas más populares de la saga de conducción de Electronic Arts. ¿Vale la pena invertir en este título? Sin más, los dejo con su review:

Los videojuegos siempre han intentado emular la realidad, y los deportes no han sido la excepción, incluso desde los tiempos de las primeras PC compatibles con MS-DOS, con juegos como Stunts o Test Drive, que abordaron el mundo de la conducción. Lo cierto es que no todos los desarrolladores les han dado el mismo tratamiento y la fórmula de diversión es amplia y diversa.

Estos días tuve la oportunidad de probar la remasterización de Need for Speed: Hot Pursuit (2010), un título de conducción que no se enfoca necesariamente en el realismo, sino en la sensación de velocidad, la competitividad y -parcialmente- en la destrucción desenfrenada. Está de más decir que Need for Speed es una saga de prestigio y con muchos éxitos conseguidos a lo largo de los años. ¿Mereció la pena haber hecho un remaster de este juego? A continuación, trataré de responder esa pregunta:

Historia: 3.5 / 5.0

Hot Pursuit no tiene una historia desarrollada per se, pero sí tiene un marco argumental que sirve para contextualizar las carreras en las que participas: puedes asumir el papel de la policía, que se encarga de cazar y perseguir a los corredores ilegales en la ciudad ficticia de Seacrest; así como el rol de un corredor ilegal audaz, que viola las leyes de tránsito y genera disturbios en la ciudad.

Si bien la historia no tiene personajes con nombre y apellido, en cada carrera existen ciertos segmentos de cinemática que sirven como contexto al inicio, pero la verdad es que no terminan de cuajar entre sí.

Es mi preferencia personal, pero extraño que no haya una historia marco, con rivales como he visto en otras iteraciones de la franquicia.

Jugabilidad: 4.5 / 5.0

Al no tener historia, todas las apuestas deben hacerse hacia la jugabilidad, y felizmente apostamos a ganador; porque la jugabilidad de este título es soberbia. Está de más indicar que el juego hereda todas las mejoras del título original, tanto en jugabilidad como en estabilidad. Además, incluye todos los DLC que acumulan hasta seis horas de juego adicional.

Como les había comentado, tú puedes tomar el papel de un corredor ilegal, que se enfrenta a rivales de la IA con dificultades incrementales. En algunos casos, también tendrás que escapar de la policía, burlando a los autos de patrulla o haciéndolos chocar contra el entorno o los autos rivales. También puedes tomar atajos en las carreras, para obtener ventaja sobre tus rivales.

Tu performance en las carreras sirve para subir de nivel e incrementar tu prestigio como corredor, así como también obtener nuevos autos. Lo mismo aplica para el caso de cuando eres un policía.

Las carreras se van desbloqueando conforme vas superando a tus rivales en las carreras. Aquí, nuevamente echo de menos que no haya rivales con nombres y personalidades definidas. Asimismo, las carreras tienen dificultad incremental, por lo que tendrás oportunidad de ir puliendo tus habilidades de una manera orgánica.

Vale la pena mencionar que, cuando eres policía, debes tratar de forzar a los corredores a detenerse para suspender la carrera ilegal. Indirectamente, debes llegar a ser el primero para poder alcanzar al conductor a la cabeza.

Si eres un corredor ilegal o un policía, tienes una serie de herramientas para lograr detener o retrasar a tus rivales, puedes desplegar un dispositivo con clavos o lanzar un choque electromagnético para dañar temporalmente la electrónica del auto y, así, conseguir detenerlo.

Gráficos y banda sonora: 4.0 / 5.0

Respecto a los gráficos, podría decir que los encontré más que cumplidores. Hay que tomar en cuenta que, después de todo, es un remaster, por lo cual existen limitaciones en cuanto la parte gráfica.

El esfuerzo en el renderizado se ha dado en la parte externa de los vehículos, ya que hay ciertos detalles respecto a la cabina, que -me parece- le hubieran podido dar más acabado. Sin embargo, esto tiene una explicación: el juego no tiene vista desde la cabina del piloto, lo cual le quita un poco de realismo a la fórmula.

Lo bueno es que no hay casi glitches o errores por el estilo, esto debido principalmente a que el juego tiene todas las actualizaciones provenientes del juego original.

Respecto a las físicas, creo que, para ser un juego orientado a la acción, está bien. Pero lo cierto es que las falencias de renderización se notan en los choques, precisamente donde los vehículos pareciera que fueran de plástico. Nuevamente: es un juego que fue lanzado hace diez años.

¿Y la banda sonora? Pues EA no escatima en gastos y tenemos varias canciones licenciadas que dan una mejor experiencia al correr. Sobre los efectos de sonido; diré que no soy un experto en automóviles, pero sí encontré algunas diferencias sonoras entre los motores de los vehículos, así que se nota que hay cierta intención de realismo.

Rejugabilidad y diversión: 3.5 / 5.0

En este apartado es donde los juegos de este tipo se enfrentan al reto de basar su rejugabilidad en la comunidad. En este caso, el juego incita a la competitividad por medio de Autolog, donde se registran los mejores tiempos en carreras de los jugadores a nivel mundial. La implementación del multiplayer es bastante buena. En este punto, podría inferir que los beneficios de tener un modelo de colisión no tan avanzado permiten tener eficiencias en el netcode. Así, el multiplayer es más ligero y sin chance a muchos errores.

En el apartado de la diversión, debo darle puntos adicionales por la dinámica del juego, que va más allá de un mero juego de conducción por un juego de competencia con choques intencionales y dispositivos avanzados de combate entre vehículos. Es una fórmula diferente, que podría no gustar a los más puristas amantes de la simulación realista. Lo bueno es que existen públicos bastante amplios para ambos enfoques de la fórmula.

Conclusión y puntaje final: 4.0 / 5.0

Need for Speed: Hot Pursuit Remastered es un juego definitivamente de calidad, que brinda una propuesta bien trabajada con cuidado a los detalles, pero -a mi parecer- creo que llega un poco tarde a un mercado de videojuegos que ya ha tenido el tiempo de mejorar sus propuestas hasta el punto de que, a pesar de la calidad del producto, no genera el impacto que debería. Por lo demás, estoy seguro de que quienes le tengan nostalgia a este juego y aquellos que se animen a probar un producto no tan enfocado en el realismo, van a quedar complacidos con esta entrega.