El remake de Demon's Souls se estrenó en noviembre del 2020 en exclusiva para PlayStation 5. | Fuente: PlayStation
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

El camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas, esta vez con el análisis del remake de Demon's Souls, un auténtico clásico de FromSoftware. Este título, estrenado originalmente en 2009 para PlayStation 3, se ha reeditado a propósito del lanzamiento de la PlayStation 5. Nuestro colaborador eficaz ha invertido muchas horas en este remake y acá nos comparte su particular review:

El último lanzamiento de la nueva generación de consolas ha sido uno peculiar. Se ha visto impactado por hechos fortuitos, como la pandemia, que ha afectado el mundo de diversas maneras. Para nosotros, los gamers, también nos ha afectado, ya que hoy por hoy no hay disponibilidad de consolas de la última generación y, de conseguir alguna, se están pagando precios muy altos, debido a la especulación del mercado.

Aplicando técnicas ninja (y sacando la billetera), pude hacerme acreedor de una PlayStation 5, y si bien actualmente estoy jugando más que todo juegos de la pasada generación, pude hacerme con el remake de Demon's Souls, uno de los juegos bandera de la PS5, del cual les brindaré mis impresiones.

Historia: 3.5 / 5.0

La historia en sí no es muy fácil de entender, considerando que este juego fue un primer experimento de la saga Souls. Existen algunas cosas que no se llegaron a pulir del todo. El marco general es que eres un guerrero de tierras extrañas que se ve atado a un ciclo de muerte y resurrección en el Nexo. Y tu misión es ayudar a una entidad mística a vencer (o arrullar), una maldad oculta y antigua que no ha podido ser destruida hasta ahora. Naturalmente, eres también uno entre muchos en diversas dimensiones que pelea la misma batalla. Algo que noté es que, si bien explican que existen diversos planos de la realidad, no se explica por qué se originan estos planos dimensionales.

Más allá de eso, cada NPC tiene sus propias side quests, que avanzan según tu progresión sobre la historia principal. Como en toda la saga Souls, debes aprender a armar el contexto a partir de los diálogos que se te presentan, ya que solo haciendo determinadas acciones podrás avanzar con la historia de los personajes secundarios.

Jugabilidad: 3.0 / 5.0

He jugado varios títulos de la saga Souls, y lamentablemente tengo que decir que hacer un remake a nivel gráfico no es suficiente: la jugabilidad se nota algo lenta y un poco básica. Sería comprensible si fuera un juego inicial, pero, si se ha tenido tiempo para hacer un remake, creo que se justifica mejoras de tipo incremental, al menos al modo de batalla.

Al batallar, existe un botón para atacar (R1), otro para bloquear (L1), una barra de salud, otra de estamina y una tercera de poder mágico. El incremento de niveles se realiza de la forma usual, venciendo enemigos y recolectando almas. Estas almas son canjeadas por incrementos en los atributos del personaje.

Es interesante ver cómo algunas mecánicas comenzaron siendo muy punitivas en la saga Souls, ya que cuando un personaje muere en Demon's Souls tu barra de vida se reduce a la mitad, lo cual hace todo mucho más difícil.

Es más, si mueres demasiado, la tendencia del mundo se irá hacia la oscuridad, haciendo que aparezcan enemigos más difíciles, obligándote a mejorar, pero también recompensando tu esfuerzo con más almas.

Existen tendencias en cada mundo que determinan un balance entre la fuerza de los enemigos y la recompensa obtenida. Si mueres mucho, la tendencia se irá a la oscuridad. Si derrotas a los bosses de manera frecuente, la tendencia se irá a la luz.

En este punto, realmente no sé si fue un acierto poner este tipo de mecánicas al Demon's Souls. Lo que pasa usualmente con los títulos modernos es que, cuando mueres mucho en un nivel de dificultad, digamos ‘Normal’, el juego te ofrece pasar a una dificultad menor, para que puedas avanzar.

Demon's Souls va hacia el lado contrario: si mueres mucho, el juego entra en ‘hard mode’ y se vuelve más complicado, esperando que el jugador actúe heroicamente y se abra el paso ante las adversidades. Pero lo que probablemente pasará es que el jugador dejará el juego y nunca más volverá a él.

Gráficos y banda sonora: 4.5 / 5.0

Aquí está lo mejor del juego: todo se ha embellecido por completo. No hay piedra del terreno que no haya tenido cambio de texturas, no hay flor del jardín que no haya sido recreada por completo. La verdad es que este juego hace gala del poder de procesamiento de la PS5. Las animaciones de los enemigos son muy fluidas y los efectos de luz se ven muy bien.

Los escenarios también están muy logrados, y la inclusión del Modo Foto hace que puedas sentir que estás en un Museo Souls, donde puedes tomarte fotos en los escenarios más detallados.

Extraño dos detalles: en el diseño de algunos enemigos se nota cierta simpleza, aunque es verdad que algunas cosas solo se pueden notar cuando entras al Modo Foto y ves los detalles finos en las texturas.

El otro detalle es el ‘acartonamiento’ de algunos enemigos. En algunos casos, por más que apliquemos texturas y mejoras gráficas a algunos modelos, si éstos no se han visto optimizados en sus movimientos, se pierde un poco el efecto del upgrade gráfico.

Respecto a la banda sonora, creo que, si bien se ha heredado el espíritu Souls, tiene el mismo dilema de ser una suerte de prototipo del género. Las melodías son buenas, pero se pudo haber hecho más.

Rejugabilidad y diversión: 3.5 / 5.0

Los juegos de la saga Souls tienen esa característica de ofrecer un New Game+ que permite pasar nuevamente toda la historia, con jefes mejorados acorde al nivel que se puede tener al haber pasado la historia original. Esto, naturalmente, abre la posibilidad de volver al título muchas veces.

Si bien existe un componente multiplayer, donde puedes invocar jugadores de otros planos para ayudarte, no vi que el sistema fuera tan logrado como el de posteriores iteraciones. Esto, incluso, se aplica para las mecánicas PVP, ya que tampoco es muy sencillo encontrar a otros jugadores para invadir sus partidas.

Demon's Souls es un juego divertido para quien disfruta de retos difíciles y está dispuesto a poner todos tus sentidos en el mismo. El sentimiento de superación de etapas y de haber escalando cada peldaño en la ruta hacia el boss final es muy gratificante y es algo que los dejará enganchados.

Conclusión: 3.5 / 5.0

Demon's Souls es un juego de mucha calidad, pero creo que no es una compra obligada para quienes prefieran juegos más llevaderos o para aquellos que estén muy acostumbrados a los juegos Souls más modernos. Pero quien tenga curiosidad de conocer desde una nueva perspectiva al padre de los juegos Souls, se llevará una grata impresión y muchas horas de farming.