Kingdom Hearts III se estrenó este 25 de enero para las consolas PlayStation 4 y Xbox One. | Fuente: Square Enix

Mi camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas con sus impresiones, esta vez, de Kingdom Hearts III, la nueva entrega de la popular saga de Square Enix. He de reconocer que no he jugado ningún título de la saga, por lo que decidí cederle el análisis a Beto, quien -como comprobarán en su texto- es un seguidor de la franquicia desde hace años y, por ende, sabrá valorar más lo hecho por el equipo de Tetsuya Nomura. Sin más, los dejo con el análisis:

Análisis 0.9

Kingdom Hearts es una franquicia que comenzó con una premisa muy simple, el conflicto entre luz y oscuridad, donde la luz estaba representada por un niño de corazón puro contra villanos de corazón malvado. Este arquetipo de historia encajaba perfectamente con los mundos de Disney donde los protagonistas de sus películas viven historias de superación contra las adversidades para vencer un gran mal o alcanzar un final feliz. Escenario perfecto para que nuestro protagonista, Sora, pudiera crecer con cada mundo visitado, con cada aliado encontrado y con cada enemigo convertido en amigo.

Con el éxito del primer juego, el camino de Sora se hace más largo, ya que en algún punto del tiempo, nuestro héroe debe sacrificar sus recuerdos y su identidad para vencer al villano de turno, lo cual fue un añadido perfecto al trasfondo de la historia donde se nos brinda un escenario trágico que nos deja con la esperanza de que en algún momento Sora recuperará sus recuerdos y podrá reunirse con sus amigos.

Ya en Kingdom Hearts II, se nos presenta un héroe trágico con todas sus letras (Roxas) que en los pocos minutos de ganarse nuestro aprecio, nos hacen entender que es un ser que no debería existir ya que es parte de Sora. Pero muchos conectamos con Roxas, por lo que nos causó tristeza que tenga que desaparecer para que Sora pueda vivir.

En Kingdom Hearts 358/2, en un intento por expandir la historia, se consigue bastante bien mostrar los eventos que preceden a Kingdom Hearts II, y que asientan más la idea de lo importante que resulta Roxas en el trasfondo de la historia principal, no tanto por su rol, sino por el hecho de que es alguien que no merece ser olvidado.

Finalmente, en Birth by sleep, nos cuentan las aventuras de tres héroes con historias paralelas, que contrariamente a responder algunas dudas, tratan de explicar cómo Sora, nuestro personaje principal, no se debe a sí mismo, sino al sacrificio y coraje de los que lucharon antes que él.

Como vemos aquí, la historia de Sora no es la única que se cuenta, sino la de hasta cinco personajes protagónicos. Por lo tanto, Tetsuya Nomura -director de la saga- debe haber tenido un reto muy grande en cerrar estas historias en un solo juego. Los invito a leer mi análisis para descubrir qué cosas nos trae Kingdom Hearts III.

Análisis 1.0

-Jugabilidad: 4.5/5

La jugabilidad recoge los elementos de entregas anteriores, donde Sora puede acceder a múltiples ataques, cada cual más vistoso que el anterior. El uso de la llave espada ahora cobra una mayor importancia, ya que cada arma tiene una forma alternativa que nos permite realizar ataques poderosos y combos devastadores. También de entregas anteriores se recogen los ataques combinados tanto con Donald y Goofy, así como el ataque especial que puedes hacer con los personajes de los mundos que visitas.

El juego también nos presenta diversos mini-games con recompensas valiosas como materiales de crafteo o accesorios. Podemos hacer snowboarding en el mundo de Frozen, embarcarnos en batallas navales en el mundo de Piratas del Caribe e, incluso, participar de unas secuencias divertidas de baile rítmico en el mundo de Rapunzel.

En el apartado de crafting, si bien puede traer algunos beneficios importantes, no lo vi como algo demasiado representativo, al jugar el modo standard, no necesité crear realmente ningún accesorio para poder avanzar a través de las batallas de historia principal.

Esto último me lleva a concluir que el juego por momentos se hace un poco monótono, ya que la excesiva cantidad de poderes activables hace que todo se torne demasiado fácil. Incluso, en un momento tuve listas de hasta cuatro acciones especiales en cola para ser activadas.

Mención especial y positiva a las mecánicas de las Gummi Ship. Ahora la nave tiene más libertad de vuelo y, si te tomas tu tiempo, puedes encontrarte con bosses muy interesantes en toda la inmensidad del mapa.

-Gráficos y banda sonora: 4.5/5

Podríamos decir que Square Enix tiene una obsesión con el apartado gráfico, ya que es algo que destaca en este juego. Todo tiene un aspecto espectacular, con texturas definidas y detalladas, desde las magias hasta los diseños de las llaves espada. Los escenarios están bien detallados y son fieles al estilo gráfico de cada película: dicha diferencia se puede apreciar en el mundo de Piratas del Caribe, donde el renderizado tiene un realismo impresionante, incluso en personajes como Donald y Goofy.

Dado que he jugado la versión de PlayStation 4, he visto algunos movimientos robóticos en algunos personajes cuando se trata de secuencias donde no participan en la escena principal, sino como parte del fondo, pero nada realmente recurrente o que perjudique la experiencia total.

La banda sonora también es cumplidora, la música de fondo en las batallas es acorde a lo esperado y ya ofrecido por la saga. En cuanto a la música de las películas de Disney, también ha sido representada magistralmente, especialmente una canción en particular, que tuvo mucho éxito hace poco tiempo. Pero se extraña que no haya música de fondo en algunas situaciones que lo ameritaban, más aún cuando algunas de estas escenas fueron usadas en los tráileres, y la música de fondo aportaba a transmitir el trasfondo de la trama.

-Historia: 3.5/5

La historia de Kingdom Hearts es por demás complicada, no puedo dejar de sentir cierta simpatía por los escritores por el tremendo reto que asumieron, y es que, después de dos precuelas y más de tres spin-offs, no debe ser sencillo cerrar un arco argumental tan grande, pero es algo que tenía que hacerse.

La historia de los mundos de Disney individuales es contada de una manera correcta, pero en algunos casos Sora adquiere menos protagonismo, hasta el punto en el que en un mundo de Disney realmente no aporta mucho a la trama.

El desenlace de los eventos también se notó un poco apresurado, pero, nuevamente, se trataba de cerrar la historia de cinco protagonistas en un solo juego. En este apartado, creo que pudo haberse dejado alguna que otra historia para más adelante para prestarle más atención a los protagonistas.

-Rejugabilidad y diversión: 4/5

La parte positiva de tener un modo Estándar accesible es que te deja con la curiosidad de saber si puedes tomar una ruta un tanto más riesgosa y retadora.  El hecho de tener un árbol de crafteo con contenido desbloqueable fomenta la rejugabilidad, aparte de que el juego incluye un jefe secreto que puedes vencer. Obtener el arma Artema (la llave espada más poderosa) también es algo que tiene recompensa.

El juego es divertido, los mini-games y la historia ofrecen muchas horas de diversión, aparte de que resulta placentero ver las diferentes combinaciones de las Keyblades.

-Conclusión y nota final: 4/5

Square Enix nos ha entregado una sólida entrada de una de sus franquicias más exitosas. Para los jugadores primerizos, es un excelente punto de partida para incentivarlos a explorar más el mundo de Kingdom Hearts. Sin embargo, los fieles más acérrimos de la saga podrían encontrarse con un desenlace apresurado y agridulce que nos haría esperar que Square Enix pueda contar mejor la historia en el siguiente arco argumental.

¿Qué opinas?