GRIS llegó al mercado el pasado 13 de diciembre. | Fuente: Devolver Digital

Los españoles de Nomada Studio lanzaron a fines del 2018 GRIS, un videojuego que combina puzles y plataformas con un apartado artístico preciosista. Los avances del juego prometían mucho así que ahora toca analizarlo en detalle y ver si GRIS puede ser considerado uno de los mejores exponentes del circuito independiente.

GRIS llegó al mercado el 13 de diciembre del año pasado, en exclusiva para Nintendo Switch y PC. Lamentablemente, su fecha de lanzamiento le jugó un poco en contra, y no tuvo la repercusión de otros títulos indies, como Dead Cells, The Messenger o Guacamelee! 2.

Lo bueno

Tal como adelanté, GRIS es un juego de puzles y plataformas, aunque su principal atractivo es su apartado artístico. La prensa especializada lo ha llamado “un cuadro en movimiento”, y creo que es una descripción bastante acertada.

El diseño de la protagonista -una joven cuyo nombre desconocemos- es notable, con movimientos elegantes y fluidos. Y los escenarios, salvo el minimalista inicio, tienen un acabado abrumador.

Me gustó mucho la variedad de locaciones, que van desde ruinas de una civilización antigua, bosques monumentales, fases acuáticas y zonas congeladas.

A nivel jugable, GRIS implementa correctamente la progresión de nuestro personaje (que va ganando habilidades para ir accediendo a nuevas zonas) a los puzles y las plataformas que nos van planteando.

Hay curiosos rompecabezas, y lo mejor de todo es que no hay guías ni tutoriales que expliquen todo. GRIS nos invita a encontrar la solución de manera intuitiva. Eso sí, no son puzles complicados y basta estar atento para hallar la clave.

El juego incluye cierto componente de exploración con algunos coleccionables escondidos en el escenario: más de una vez me ‘perdí’, si cabe la expresión, yendo por un camino que parecía el adecuado para terminar encontrando un secreto.

La historia de GRIS no se cuenta expresamente, y seguro cada jugador tendrá una interpretación de lo vivido. Particularmente, lo veo como un viaje introspectivo ante la pérdida de algo muy querido, pasando por varias etapas. No daré más detalles para no malograrle la experiencia a quienes aún no terminan el juego o aún no lo han probado.

Otro de los pilares de GRIS es su magnífica banda sonora. La música tiene gran relevancia en la historia, reforzando las acciones y, por momentos, sirviendo de medio de expresión. Es algo que me recordó mucho al genial Journey.

GRIS está disponible para Nintendo Switch y PC. | Fuente: Devolver Digital

Lo malo

Si bien mencioné que GRIS plantea curiosos rompecabezas, debo reconocer que no hay un reto mayúsculo detrás. Basta estar atento y saber aplicar las habilidades aprendidas para sobrellevar cualquiera de los puzles.

La duración de la campaña me pareció algo corta. En poco más de tres horas ya había culminado el juego, dejándome una sensación de que pudo extenderse algo más. Sé que en GRIS se prima la experiencia, pero creo que algunas secciones se pasaron muy rápido, sin ser adecuadamente explotadas.

En secciones puntuales, la cámara abre el encuadre en demasía, siendo complicado ubicar al personaje. Si bien este detalle se puede pasar por alto, no olvidemos que GRIS también está disponible en Nintendo Switch. ¿Se imaginan un cambio de perspectiva tan brusco en la pequeña pantalla de la consola?

El inicio de GRIS es minimalista y poco a poco va mostrando todo su potencial artístico. | Fuente: Devolver Digital

Lo feo

Desierto. No encontré nada para poner en esta sección, salvo la decisión de no lanzar GRIS en formato físico. Sé que la decisión de lanzar el videojuego solo en digital no depende del estudio, y que esto no afecta la calidad del producto, pero desde esta tribuna siempre he defendido el formato físico y su importancia en el mercado.

Ojalá que más adelante, en base a la buena recepción que ha tenido GRIS, los publishers se animen a lanzar el juego en formato físico y, por qué no, hasta una edición coleccionista. Nada cuesta soñar.

Conclusión: GRIS es un videojuego notable, una gran aventura que no dejará indiferente a quien lo pruebe. El apartado artístico es impresionante y la música se lleva el protagonismo por momentos. Su historia, sin contarse explícitamente, puede abrir profundos debates sobre su significado e interpretación. Sin duda, Nomada Studio ha concebido uno de los mejores videojuegos independientes del 2018.

¿Qué opinas?