La PlayStation Classic se lanzó oficialmente el 3 de diciembre. | Fuente: PlayStation

Aún recuerdo lo que me costó desprenderme de mi Super Nintendo. No eran tiempos de bonanza en casa, y necesitábamos vender la consola para poder costear la entonces popular PlayStation. Pero no me arrepentí, fue una de las mejores decisiones que tomé.

Ya más de 20 años de ello. Una vida. Por ello, el anuncio de la PlayStation Classic -la reedición de la primera consola de Sony- llega con una carga emocional grande. No solo hablamos de una de las consolas más relevantes de la industria de los videojuegos, sino una máquina que marcó la vida de millones de gamers a nivel mundial.

¿Vale la pena invertir en la PlayStation Classic?, ¿está a la altura del legado de la consola original? Los dejo con mi análisis.

PlayStation Classic

¡Atención, gente! Acá les dejo el unboxing de la #PlayStationClassic, y de paso hicimos una comparativa con la NES Mini y la SNES Mini. Espero sus comentarios.

Publicado por Más Consolas en Domingo, 16 de diciembre de 2018

Lo bueno

La PlayStation Classic, por fuera, es una réplica exacta -en miniatura- de la primera consola de Sony. Es realmente notable cómo se ha cuidado hasta el más mínimo detalle en esta reproducción: los botones, las rendijas de ventilación, las ranuras para la Memory Card.

La retroconsola viene con dos controles, que también son réplicas exactas de los originales. Ojo que son reproducciones de las primeras versiones de los mandos, no del DualShock, aunque de esto hablaremos en la siguiente sección del análisis.

Un detalle poco comentado es que la PlayStation Classic incluye una réplica de las instrucciones de la PlayStation. Este detalle puede no significar mucho para las nuevas generaciones, pero para quienes crecieron con la consola es una cachetada de nostalgia.

Prender la consola también nos lleva a los noventa, con la pantalla blanca con el cristal dorado en movimiento, y el nombre de la extinta Sony Computer Entertainment (hoy Sony Interactive Entertainment).

Tras esa intro, accedemos al menú principal de la PlayStation Classic, en el que se ven los 20 juegos en un círculo que podemos girar. Es un menú bastante simple, lo reconozco, pero efectivo para poder acceder fácilmente a los distintos títulos.

Los botones de la consola han sido reasignados para otras funciones, salvo el de Power, que sigue utilizándose para prender y apagar el aparato. El botón Reset ahora sirve para salir de un juego y volver al menú principal, mientras que el Open ahora sirve para cambiar entre discos virtuales (en los juegos que lo requieran, como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid).

Una característica destacable de la PlayStation Classic es que tiene la opción de autoguardado automático, lo que permite dejar los juegos en una suerte de pausa y retomarlos cuando lo queramos.

Mucho se ha hablado sobre el idioma de los juegos de la PlayStation Classic, todos en inglés, sin subtítulos ni doblaje al español. Entiendo que en la actualidad es una suerte de exigencia que los juegos lleguen localizados, pero hablamos de una consola salida hace más de 20 años.

En aquella época eran contados con los dedos los juegos que llegaban con doblaje o subtítulos, y casi todos estaban destinados al mercado español, no el latinoamericano. De hecho, debido a la proliferación de la piratería, muchos de los juegos que probamos en aquella época venían en inglés y hasta en japonés, y no había queja alguna. En este caso sí creo que estamos pidiendo peras al olmo.

De la selección de juegos, 20 en total, hablaré en detalle en la siguiente sección del análisis, pero ahora quisiera destacar la inclusión de algunas joyas no tan reconocidas de la consola (Rayman o Grand Theft Auto). También me gustó que se rescaten clásicos como Syphon Filter o Ridge Racer Type 4.

La PlayStation Classic cuesta en Perú 599 soles. | Fuente: Más Consolas / Carlos Mora Gonzales

Lo malo

Siempre que se toca el tema de la nostalgia o de “todo tiempo pasado fue mejor”, recuerdo las sabias palabras de mi camarada Enrique Jr. Martínez, de Parallax, quien me dijo que la memoria es engañosa y hay muchos juegos del pasado que no se veían ni se jugaban tan bien como creíamos recordar.

Y esto pasa con la mayoría de los juegos de la PlayStation Classic. A nivel gráfico, estos títulos han envejecido realmente mal y no son visualmente atractivos. Esto también se aplica a las mecánicas jugables, que muestran las dificultades que tenían los desarrolladores de la época para implementarlas.

Sirva esto para cuestionar que la PlayStation Classic no incluye el DualShock, que Sony introdujo en 1997 (tres años después del estreno de la PlayStation). Estos controles analógicos marcaron un hito y simplificaron la jugabilidad sobremanera. De hecho, sin ellos, títulos como Resident Evil tienen un control harto complicado y confuso.

La selección de los 20 títulos de la PlayStation Classic es un tema polémico. Hablamos de una consola con más de mil juegos en su haber, por lo que era casi imposible contentar a todos. Sin embargo, hay sagas mal representadas (como Twisted Metal o Resident Evil, que no lleva a sus mejores representantes al roster) y juegos que en mi opinión no justifican su inclusión (Super Puzzle Fighter II Turbo y Jumping Flash).

Pero lo peor es que hay clamorosas ausencias, como Silent Hill, Gran Turismo, Dino Crisis, Tony Hawk's Pro Skater o el genial Winning Eleven 3 Final Ver., por mencionar algunos. Acá primó el tema de las licencias, que en muchos casos ya expiraron, y cuya renegociación haría inviable económicamente la retroconsola. Esto ha llevado a Sony a incluir las versiones europeas de algunos de los juegos de la plantilla.

Antes de su lanzamiento, se confirmó que Sony utilizó en la PlayStation Classic un emulador de código abierto para correr los juegos. No veo esto con algo condenable, pero habiendo probado la retroconsola puedo decir que hay varios juegos que no se emulan bien.

Tekken 3 se juega casi a cámara lenta, Ridge Racer Type 4 y Jumping Flash presentan un problema similar (según reportes de prensa, esto se debe a que son las versiones PAL, limitadas a 50hz en su época). Y hasta el magnífico Metal Gear Solid tiene bajones de frames puntuales que empañan la experiencia.

La PlayStation Classic no incluye en su caja un cable para corriente, lo que te obliga a utilizar uno genérico (como el de tu celular) para poder jugar o, lo que es peor, hacer una inversión extra para comprar dicho ítem. Es curioso que tanto la NES Mini como la SNES Mini sí incluyen un cargador de la marca que paradójicamente puedes utilizar con la PlayStation Classic.

Varios de los juegos de la PlayStation Classic son de procedencia europea. | Fuente: PlayStation

Lo feo

La mentada ausencia del cargador es una de las tantas cosas que dan esa sensación de que ha habido dejadez (por no decir desidia) por parte de Sony con un producto que debería ser, en teoría, una celebración de su legado. Me sorprende, por ejemplo, que los juegos emulados dejen las barras laterales negras, sin algún detalle que las oculte, como sí hizo Nintendo con sus retroconsolas.

Conclusión: Esperaba mucho más de la PlayStation Classic, tanto en cantidad de juegos, selección y desempeño, pero no me ha dejado satisfecho. Tras jugar varias horas, me quedo con la sensación de que la PlayStation Classic no le hace justicia al legado de la consola original, aquella que marcó no solo a la industria de los videojuegos sino a millones de gamers. No todo está mal ni hablamos de un despropósito, pero de todas maneras es una inversión que no recomiendo hacer.

¿Qué opinas?