The Centennial Case: A Shijima Story se estrenó el pasado 12 de mayo en consolas y PC. | Fuente: Square Enix
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Los videojuegos FMV (full-motion video) tuvieron su auge en los años noventa. Era un género novedoso que aprovechaba la llegada de nuevas tecnologías, para permitir a los jugadores ser partícipes de las películas, ya sea decidiendo las acciones de los protagonistas o eligiendo líneas de diálogo. Hablábamos de auténticas películas interactivas, en las que nosotros, los jugadores, no éramos meros observadores.

Sin embargo, fue un género con una popularidad efímera, ya que poco a poco fue pasando a un segundo plano hasta casi la extinción. Actualmente, los videojuegos FMV son auténticas rarezas en el catálogo, y más si detrás de la producción está una compañía tan grande de la industria como Square Enix. Este es el caso de The Centennial Case: A Shijima Story.

Desarrollado por el estudio nipón h.a.n.d., The Centennial Case: A Shijima Story (PlayStation 4, PlayStation 5, Nintendo Switch y PC) nos narra la historia de la familia Shijima, involucrada a lo largo de los años (una centuria, para ser exactos) de misteriosos asesinatos. ¿Las muertes tienen un factor común?, ¿el clan está maldito? Sin duda, la premisa del juego es intrigante.

La historia es protagonizada por Haruka Kagami, una novelista de misterio, quien -por cuestiones de guión- llega a la mansión de los Shijima, donde se han descubierto los restos de una persona, al parecer asesinada hace muchos años, ya que solo quedan sus huesos.

Este es el pretexto que nos lleva a investigar la historia de este clan que, como ya les mencioné, está marcada por la muerte de sus miembros desde un siglo atrás (de ahí el nombre del juego).

La historia nos lleva a través de flashbacks a repasar momentos puntuales de la historia de los Shijima, en los que seremos nosotros los que debemos investigar los crímenes ocurridos. Para esto, debemos estar atentos al desarrollo de las acciones, ya que una vez acabado un segmento tendremos una serie de preguntas que respondernos.

Aquí entra a tallar el componente jugable de The Centennial Case: A Shijima Story. Acabado el segmento de película, nosotros tendremos un listado de todas las pistas recabadas, así como las preguntas que plantea el caso. En este punto, deberemos unir, cual rompecabezas, las pistas con las preguntas. Cuando recabemos cierta cantidad de pruebas, se desbloqueará una hipótesis, con lo que podremos continuar con la historia.

Es una mecánica interesante, lo reconozco, pero se me hizo demasiado monótono y mecánico, mas aún teniendo en cuenta que estas mismas secciones se repiten en cada capítulo sin mayor cambio.

El desempeño de los actores es bueno, aunque no me cuadró que reciclen artistas en todos los capítulos. Hay una suerte de justificación en la historia para esta reutilización de actores, pero francamente me pareció un recurso con poco sustento.

The Centennial Case: A Shijima Story viene con voces en japonés y en inglés, con subtítulos en español. Mi recomendación es jugarlo en su idioma original, ya que el doblaje al inglés, sin ser completamente malo, no está bien optimizado, lo que se hace evidente con un desface entre voces y movimiento de labios clamoroso.

En conclusión, puedo decir que pasé un buen rato con The Centennial Case: A Shijima Story. La historia, pese a sus altibajos, logró capturar mi atención. No es un título que recomendaría abiertamente, pero sí resulta interesante que compañías como Square Enix apunten a este género en pleno 2022.