Cuando éramos niñas, niños y jóvenes teníamos sueños, metas y grandes ideales por alcanzar, sentíamos que el mundo estaba en nuestras manos y estábamos convencidos de que teníamos el poder de cambiar todo para vivir en armonía. Estábamos en lo cierto, pues la niñez y la adolescencia son épocas fundamentales para alcanzar el desarrollo integral de la sociedad.

Para que todos esos sueños e ideales se hagan realidad, hace falta que los adultos trabajemos más en proteger, educar, empoderar y crear más y mejores oportunidades para los niños, niñas y jóvenes. Para empezar, es importante tomar atención a la brecha de género, ya que hoy el panorama no es muy alentador. Nuestro país está lleno de desigualdades que afectan, principalmente, a las niñas, jóvenes y mujeres en diversos ámbitos como la educación, la salud y el trabajo.

Las mujeres representan más de la mitad de la población peruana; sin embargo, carecen de representación en espacios de toma de decisiones y son las más afectas por las desigualdades de género

Esta brecha de género constituye una de las principales razones por las que muchas mujeres no pueden alcanzar el mismo desarrollo social y económico que los hombres. Incluso desde niñas, ellas muchas veces son obligadas a quedarse en casa como cuidadoras cuando crecen las necesidades económicas familiares.

Necesitamos trabajar para eliminar estas barreras y unir esfuerzos para lograrlo. Por eso, desde hace 51 años, CARE Perú viene trabajando con este objetivo, creando y ejecutando proyectos que impulsan la igualdad de oportunidades para las niñas, jóvenes y mujeres en el Perú. Así, hace posible un mejor futuro no solo para ellas, sino también para sus familias, comunidades y para todo el país.

FOTO 1 DE 2

Es posible alcanzar un mundo de esperanza, tolerancia y justicia social, donde todas las personas vivan con dignidad y seguridad. CARE es una organización internacional con presencia en más de 100 países que trabaja día a día por construir este nuevo mundo. Durante sus primeros 51 años en el Perú, ha implementado más de 1 000 proyectos enfocados en el desarrollo social, los cuales han permitido cambiar la vida de muchas peruanas y peruanos. A continuación, repasamos 4 grandes proyectos que están aportando a crear un país más inclusivo y a los que todos nos podemos sumar para colaborar en esta gran misión.

Niñas con Oportunidades

Ya ha pasado más de un año desde que inició la pandemia por la COVID-19 en el mundo, un escenario que nos obligó a adentrarnos en la educación virtual. El Gobierno desplegó el programa Aprendo en Casa y las clases continuaron de forma remota. Este nuevo escenario educativo presentó diferentes desafíos para las y los estudiantes en nuestro país.

De acuerdo con el último informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), más de 370 000 niñas, niños y jóvenes se vieron forzados a abandonar sus estudios el año pasado, siendo los más afectados aquellos que viven en zonas rurales. Sin educación, los niños y niñas son más propensos a la violencia, a la explotación y corren el riesgo de acceder a empleos informales al crecer.

Solo 7 de cada 10 jóvenes peruanos culminan la secundaria de forma oportuna. En el Perú rural, solo 5 de cada 10 lo logra - Ministerio de Educación

Por esta razón, desde el 2016, el proyecto Niñas con Oportunidades de CARE Perú trabaja de la mano con las familias de estudiantes en zonas rurales de Amazonas, Lambayeque, Cajamarca y Huancavelica con el objetivo de que las niñas, niños y jóvenes de secundaria culminen la secundaria en edad oportuna y con habilidades para la vida, accediendo a una educación de calidad y con enfoque emprendedor.

Gracias a este esfuerzo articulado con el Estado y docentes, el proyecto capacita a las niñas y jóvenes en tres módulos: educación en ciudadanía y habilidades socioemocionales, educación sexual integral y empoderamiento económico.

Así, se les brinda las herramientas necesarias para armar un plan de vida y desarrollar emprendimientos que impacten en su comunidad. En la actualidad, el proyecto también interviene en las zonas periurbanas de Lima y Callao y, por la pandemia, ofrece recursos y soporte socioemocional a distancia a las familias de las y los estudiantes.

FOTO 1 DE 2

Aprendemos + Crecemos y Emprendemos Siempre

La brecha digital en el país impide que tengamos una educación de calidad. De acuerdo con el INEI, hasta fines de 2020 solo el 8 % de hogares rurales contaba por lo menos con una computadora. Mientras, en el primer trimestre del 2021 solo el 13,2 % de los hogares rurales contaba con el servicio de Internet.

Con el objetivo de contribuir a cerrar la brecha digital, en el 2020 el proyecto Aprendemos + Crecemos y Emprendemos Siempre, implementado por CARE Perú en alianza con el Ministerio de Educación, entregó 2 288 tabletas con contenidos interactivos, innovadores y educativos a estudiantes de primaria en cuatro regiones del Perú.

Este proyecto, que inició su primera etapa de forma presencial, desarrolla un currículo escolar complementario con el fin de que las niñas, niños y jóvenes terminen la educación secundaria a una edad oportuna. Asimismo, busca mejorar el servicio educativo rural, para contribuir al logro de los aprendizajes a través de la innovación educativa.

La transformación digital ha puesto en evidencia las desigualdades persistentes en el acceso a una educación de calidad en nuestro país, pero también ha impuesto un nuevo modelo de aprendizaje en el que las madres de familia cumplen un rol importante, pues son quienes más apoyan a sus hijas e hijos en sus clases a distancia.

Datos del BID indican que, durante la pandemia, 60 % de mujeres en América Latina y el Caribe indicaron ser las únicas responsables de la educación de sus hijos en el hogar. En estos tiempos de educación remota, es fundamental dar soporte y brindar las herramientas necesarias a las familias y alumnos para que puedan alcanzar un desarrollo integral.

FOTO 1 DE 2

Ella Alimenta al Mundo

Otro de los problemas que enfrentan las mujeres en el país es la falta de inclusión financiera y de empoderamiento económico. De acuerdo con la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), las mujeres, en comparación con los hombres, son menos propensas a tener una cuenta de ahorros y a tener créditos en el sistema financiero formal.

Para promover el desarrollo del país es necesario que las mujeres tengan acceso a productos financieros útiles y asequibles: cuenta de ahorros, créditos para ampliar sus negocios, capacitación financiera, etc. De ellas depende el bienestar de las familias, comunidades y la sociedad, pues son quienes suelen invertir mayor parte de su dinero en la educación y salud de sus hijas e hijos.

Las mujeres reinvierten el 90 % de sus ingresos en sus familias y comunidades, en contraste con el 30 % que invierten los hombres - OCDE

A través del proyecto Ella Alimenta al Mundo, CARE Perú y PepsiCo contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional, incluso desde antes de la emergencia sanitaria. A la vez, trabajan con mujeres agricultoras para que puedan incrementar sus ingresos, producir cosechas más resistentes y sostenibles, y amplíen su acceso a oportunidades comerciales y de mejor nutrición para sus familias y comunidades.

De este modo, las mujeres que participan pueden acceder a recursos para aumentar su producción, incluidos los derechos sobre la tierra, el financiamiento y los insumos agrícolas para acceder a nuevos mercados, desarrollar nuevas habilidades y técnicas de producción, contribuyendo al aprovechamiento de subproductos de la industria alimentaria.

FOTO 1 DE 2

Alimenta su Fuerza

El acceso a la alimentación es otro de los pendientes que tenemos a nivel país y, ante este problema, los comedores populares cumplen un rol crucial para garantizarla en las poblaciones más vulnerables.

En el Perú funcionan 13 723 comedores populares que atienden a 705 000 personas - Midis

Durante la pandemia, muchos comedores paralizaron sus actividades y gran cantidad de peruanos y peruanas quedaron sin alimentación diaria. Por esta razón, CARE Perú lanzó, en el 2020, la iniciativa Alimenta Su Fuerza, con el compromiso de mejorar las condiciones de vida y dar soporte de alimentación a familias en situación de vulnerabilidad frente a la emergencia generada por la COVID-19.

Gracias a esta iniciativa, es posible brindar un alimento nutritivo diario y balanceado a miles de personas en situación de vulnerabilidad. Un equipo conformado por especialistas en nutrición evalúa la composición de los platos de comida que se sirven diariamente en los comedores populares.

Sumado a esto, se brinda capacitación a las socias de cocina en temas de liderazgo, habilidades blandas, gestión de comedor, técnicas culnarias, etc, con el propósito de asegurar la sostenibilidad de los comedores populares. Todo esto hace posible que cientos de peruanos y peruanas puedan acceder a alimentación balanceada diaria.

FOTO 1 DE 2

Con estos cuatro proyectos, CARE Perú nos demuestra que es posible trabajar por un mejor futuro para las niñas, jóvenes y mujeres de nuestro país. Los sueños e ideales que teníamos en la niñez pueden hacerse realidad mientras existan mejores oportunidades y mientras luchemos juntas y juntos contra la desigualdad de género. Las niñas, jóvenes y mujeres son el presente y futuro del país.

Para ser parte de este y otros proyectos de CARE Perú, puedes realizar una donación en www.care.org.pe y conseguir que miles de niñas, jóvenes y mujeres puedan convertirse en dueñas de su futuro.