Con la finalidad de armar un espacio de diálogo que lleve a más mujeres un mensaje de resiliencia y motivación, el Grupo RPP organizó el seminario virtual “Mujeres que Inspiran” con la conducción de Angie Palomino, conductora de Radio Corazón. A través del relato de sus experiencias de vida, seis mujeres coincidieron en que es posible hacerle frente a los estereotipos y las trabas que impone la sociedad para cumplir sus sueños.

Cada panelista contó los desafíos que tuvo que afrontar para llegar a donde están actualmente. Peruanas jóvenes y adultas tuvieron la oportunidad de crear un espacio enriquecedor que motive a más mujeres a salir adelante pese a las adversidades. Para ver el seminario completo haz clic aquí.

Elvia Barrios: una jueza que hizo historia

Elvia Barrios. | Foto: Archivo personal.

Cuando recibió su título de abogada, Elvia Barrios no imaginó que se convertiría en la primera mujer en llegar al cargo de presidenta del Poder Judicial. Su trayecto hasta encabezar la institución, de hecho, inició en otras oficinas.

Durante los años más crudos del Conflicto Armado Interno, fue asignada como fiscal en casos de narcotráfico y terrorismo, tareas que hacían que policías -e incluso sus propios colegas- la subestimaran. Una anécdota que le sucedió cuando fue destacada a Maynas la marcó para siempre.

En un operativo para intervenir una embarcación que traía contrabando de la frontera con Ecuador, ella debía acompañar a las fuerzas del orden. Ante ello, el fiscal regional cuestionó a la entonces fiscal superior Adelaida Bolívar si era necesario que Elvia vaya “porque era mujercita”.

De acuerdo con la magistrada, Bolívar le respondió con firmeza: “¿Y eso hace la diferencia en el trabajo? La doctora es fiscal y tiene que cumplir su rol”. Desde entonces, su carrera estuvo llena de otros obstáculos que supo sortear hasta llegar a encabezar el Poder Judicial. Al finalizar su presentación, reconoció que detrás de cada profesional, hay una historia de vida, por lo que no debemos dejar de luchar por nuestros sueños.

Melania Canales: liderando un pueblo

Melania Canales. | Foto: Archivo personal.

Mujer campesina y quechuahablante, la actual presidenta de la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP) vivió en carne propia la segregación lingüística, el racismo y el sexismo desde niña.

Nacida en Lucanas, Ayacucho, Melania fue hija única de un matrimonio que esperaba un varón. “Mi papá tenía la ilusión de que yo naciera hombre y nací mujer. Al principio no me aceptaba porque decía: ‘¿Para qué sirve la mujer? La mujer no es igual al hombre’”, contó.

Cuando era escolar, se enfrentó a sus maestros cuando le reducían sus calificaciones por no hacer un correcto uso del castellano. Orgullosa de su identidad cultural, regresó años más tarde a su comunidad para dirigir comedores populares hasta llegar a ser la primera alcaldesa de su pueblo.

Ese cargo la hizo sufrir distintos episodios de discriminación. Melania aseguró que las agresiones que recibió, no las vio en ninguno de los periodos municipales que la precedieron. Por ser indígena y mujer, muchos hombres no querían reconocerla como autoridad, aseguró.

“Yo he nacido en estas tierras que he heredado de mis ancestros quechuas. Por eso me identifico y digo que, antes de ser peruana, soy quechua porque las mujeres indígenas existimos mucho tiempo antes de la independencia del Perú”, concluyó.

Fernanda Soria: acompañar para sanar

Fernanda Soria. | Foto: Archivo personal.

Arequipeña de nacimiento, Fernanda se mudó a Lima tras concluir la carrera de Derecho para estudiar Psicología. Este cambio se dio, según compartió, tras conocer un caso de violencia sexual contra una menor de edad durante sus prácticas en el Ministerio Público.

Para uno de sus cursos, le pidieron realizar un diagnóstico en una institución educativa, una experiencia que le cambiaría la vida. “Fuimos a un colegio en Barrios Altos y, apenas llegamos, ya se respiraba un ambiente de peligro. Pudimos encontrar desprotección familiar, casos de abuso, de chicas que eran acosadas. Y eran los mismos profesoras y profesores que las revictimizaban y les echaban la culpa”, aseguró.

Durante su etapa universitaria, Fernanda fue víctima de hostigamiento, lo que hizo que pudiera empatizar de una forma más cercana con otras niñas y jóvenes afectadas por la violencia de género. Por ello, su sentido de justicia social la llevó a fundar la organización Yo Podría Ser Ella, para sensibilizar a escolares respecto a este tema.

Finalmente, Fernanda compartió un mensaje para las niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad: “Sé por lo que estás atravesando. Yo tuve el mismo miedo y no es tu culpa. Puedes salir de este ambiente de violencia. Apóyate en tu familia, amigos y amigas. Me gustaría que pienses en tu vida siendo libre, viviendo tranquila: porque quien te ama no te golpea, no te insulta”.

Andrea Cavero: ciencia para las más jóvenes

Andrea Cavero. | Foto: Archivo personal.

Andrea es estudiante de Bioingeniería en la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC). Desde niña se interesó mucho por la ciencia, lo que hizo que recibiera comentarios de todo tipo de parte sus compañeros y profesores.

Cuando alcanzaba algún logro como, por ejemplo, obtener una alta calificación en una prueba, le llegaban mensajes anónimos a través de las redes sociales que la desmerecían. “¿Por qué se duda de nosotras?, ¿por qué tiene que haber algo oculto o malintencionado detrás de nuestro éxito?”, se cuestionó tras contar este episodio.

Pese a esto y a otros factores, Andrea apostó por seguir sus sueños y ahora, además de prepararse para convertirse en bioingeniera, está comprometida con el acercamiento de las niñas y adolescentes a las matemáticas, la ciencia y la tecnología.

A través de su canal de YouTube y el segmento tecnológico de Aprendo en Casa que conduce, busca enseñar herramientas digitales a más jóvenes, ya que considera que tanto hombres como mujeres tienen las mismas capacidades de seguir una carrera de ciencia y tecnología.

Jesús Felipe: cocina y resiliencia

Jesús Felipe. | Foto: Archivo personal.

“Soy una mujer sobreviviente de la violencia que encontró en la cocina, su pasión, un referente para poder avanzar en la vida”. Así inició su participación Jesús Felipe, emprendedora gastronómica y presidenta, fundadora y representante de la asociación Sazón y sabor peruano.

Desde pequeña, fue víctima de violencia de género en su hogar, lo que hizo que normalizara una relación agresiva con una expareja cuando era adulta. Sin embargo, a partir de un punto de quiebre, Jesús encontró su motivación en la cocina.

Así nació Sazón y sabor peruano, asociación que agrupa a 126 mujeres en situación de vulnerabilidad y que les brinda un espacio de apoyo y aprendizaje. Tal como explicó, no existe una cuota de ingreso para formar parte del grupo, el único requisito es contar su experiencia de vida.

“Cuando vayan a la Plazuela Las Limeñitas a probar uno de nuestros 34 platos que ofrecemos, saboreen el plato, pero también la historia. Porque cada socia tiene una historia hermosa que ha sabido superar día a día”, aseguró. Con su agrupación, busca empoderar a las mujeres, sobre todo a las nuevas generaciones, concientizándolas acerca de la violencia que suele disfrazarse de amor.

Jacqueline Mongrut: mujer, migrante y directora

Jacqueline Mongrut. | Foto: Archivo personal.

La última panelista del evento creció junto a su abuela en la región Amazonas, donde tenía que caminar hasta seis horas para conseguir agua. Jacqueline trabajó desde muy joven para sacar adelante a su familia, pero experimentar de cerca un atentado terrorista la hizo migrar a Canadá en 1993.

No obstante, a pesar de sus reiterados intentos, no podía conseguir el permiso para laborar en ese país. Finalmente, las autoridades canadienses decidieron otorgarle la venia cuando, en su quinta visita, Jacqueline les aseguró que iría todos los días que sean necesarios hasta que le permitieran trabajar.

Actualmente, cuenta con más de 25 años de experiencia en operaciones internacionales, ocupa el cargo de directora general de las Américas para la empresa de energía eléctrica Linxon y es vicepresidenta ejecutiva de Hydro Quebec International.

Jacqueline representa una minoría siendo inmigrante y mujer con un alto cargo directivo en una industria tradicionalmente masculina. “Todavía tengo reuniones en donde hombres mayores me siguen diciendo ‘niña’, cuando tengo 54 años. ¿En qué momento voy a dejar de ser niña? Son estereotipos que tenemos que cambiar”, apuntó.

El seminario virtual “Mujeres que Inspiran” fue llevado a cabo en el marco de la campaña Mujeres de Cambio que trabaja RPP con el apoyo de los siguientes aliados técnicos: CARE Perú, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Red de Estudios para el Desarrollo, UNICEF, Universidad del Pacífico, IDEA International, WomenCEO, la Fundación Avon por la Mujer y Libélula.