Gracias a:

Cinco tecnologías disruptivas que están cambiando el mundo

Estos desarrollos están cada vez más presentes en las vidas de la gente. Los profesionales del mundo actual tienen que conocerlos y entender sus alcances.

Para un profesional del mundo actual es imprescindible conocerlas y entender sus alcances. | Fuente: Shutterstock

Cada vez están más presentes entre nosotros y, muchas veces sin que nos demos cuenta, están transformando la forma en que nos relacionamos, consumimos y vivimos. Se trata de las denominadas ‘tecnologías disruptivas’, que se desarrollan aceleradamente, de la mano con los avances en la capacidad computacional y el desarrollo de software. Para un profesional del mundo actual –sin importar el sector en el que se desempeñe–, es imprescindible conocerlas y entender sus alcances.

Cada año, la prestigiosa publicación “MIT Technology Review” hace una lista de las 10 nuevas tecnologías que cambiarán el mundo. Algunas están en pleno desarrollo, otras aún en fase experimental.  Estas son cinco que ya están instaladas en el mundo y tienen cada vez más aplicaciones:

La nube. Es la tecnología detrás de aplicaciones tan populares como Google Apps for Work, Dropbox y muchas más. La posibilidad virtualmente ilimitada de almacenar información en servidores remotos, que permiten acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento, ya ha dejado los discos duros y otros medios de almacenamiento físico obsoletos. Pero más importante aún, ha dado pie a nuevas y más poderosas formas de trabajo en equipo, gracias a que la información se puede compartir y producir en tiempo real, sin barreras como la distancia.

Big data. La capacidad de procesamiento de las computadoras actuales es tan grande que actualmente son capaces de analizar bases de datos gigantescas que exceden las posibilidades del ser humano. A esto se le llama big data, y permite a las empresas sacar conclusiones sobre los patrones de consumo de las personas e, incluso, crear modelos predictivos a partir de información que anteriormente se consideraba inconexa o imposible de procesar. El big data ya está muy presente en sectores como la banca y los seguros. Pero también promete revolucionar otros, como la medicina.

Inteligencia artificial y machine learning. Los algoritmos actuales ya no solo apuntan a que las máquinas realicen la misma tarea una y otra vez, sino que están diseñados para que estas ‘aprendan’ de la experiencia pasada y mejoren sus procesos por sí solas. La inteligencia artificial puede ‘tomar nota’ –por ejemplo– de tus rutinas de transporte diaria y así, ofrecerte cada día la mejor ruta para ir de tu casa a tu trabajo. También es la tecnología detrás de los asistentes personales de los smartphones, como Siri (de Apple), Google Now o Alexa (de Amazon).

Estos desarrollos están cada vez más presentes en las vidas de la gente. | Fuente: Shutterstock

Edición de genomas. En el campo de la ingeniería genética los avances también son gigantescos. Basta con señalar que el costo de elaborar un mapa genético de un ser vivo cualquiera ahora está por debajo de US$1,000 y en 2001 costaba US$100 millones. El método conocido como CRISPR ofrece la posibilidad de alterar los genes de los organismos vivos con alto grado de certeza y un costo asequible. La posibilidad de crear seres vivos ‘a medida’ ya es real; los límites son morales y legales.

Blockchain. Es lo nuevo. Se puede definir como la tecnología que permite realizar transacciones entre distintas partes de la red sin necesidad de intermediación. Es la tecnología detrás del Bitcoin, la criptomoneda creada en el entorno de internet. Los expertos aseguran cuando esté totalmente establecida empezará una nueva revolución: del ‘internet de la información’ pasaremos a la era del ‘internet del valor’. “Este modo de operar, en el que toda la información se distribuye con total transparencia por todos los nodos del sistema, puede terminar aplicándose a todo tipo de transacciones entre todo tipo de intervinientes, públicos o privados”, destaca un artículo de la web especializada en temas científicos Materia. La transformación está empezando en la banca, pero pronto alcanzará a sectores como las telecomunicaciones, los servicios logísticos y la energía.

¿Qué opinas?