El árbol más grande de África está ubicado en el monte más alto del continente

El descubrimiento fue hecho por un grupo de investigadores de la Universidad de Bayreuth, Alemania.

El Entandrophragma excelsum tiene 81,5 metros de altura. | Fuente: N+1

(Agencia N+1 / Hans Huerto) El árbol más alto del continente africano está ubicado en la montaña más alta de este territorio, de acuerdo con un reciente estudio conducido por un equipo de la Universidad de Bayreuth en Alemania, del que da cuenta New Scientist.

Aunque no llega a las alturas de los árboles más grandes del mundo, este Entandrophragma excelsum, con sus 81,5 metros, no es una planta cualquiera. Tampoco lo aloja un pico cualquiera: se trata del Kilimanjaro, el volcán durmiente de Tanzania que alcanza una elevación de 5.895 m.

Precisamente su ubicación es lo que ha hecho destacar a este ejemplar sobre el resto de árboles africanos, que usualmente se desarrollan en zonas en las que la escasez de agua y suelos fértiles les impide alcanzar alturas más cercanas al cielo: de acuerdo con el estudio, los suelos volcánicos y sus nutrientes, así como altas temperaturas y lluvias intensas en la zona han potenciado el crecimiento de este ejemplar y otros que lo rodean.

Andreas Hemp, especialista en conservación y ecología forestal de la Universidad de Bayreuth, advirtió la presencia de estos cuando exploraba los alrededores del monte ya hace 20 años. Recientemente pudo, junto a su equipo, medir con exactitud la altura de estos árboles. Clasificaron 32 especímenes con instrumentos láser entre 2012 y 2016: los 10 árboles más altos tenían entre 59.2 y 81.5 metros de altura y 0.98 a 2.55 metros de diámetro.

Los cálculos de Hemp estiman que, por su tasa de crecimiento monitoreada a través de dendrometría de alta resolución, el más alto de todos debe tener una antigüedad de entre 500 y 600 años, pero el promedio puede alcanzar los 470 años sin problemas. Su antecesor como el árbol africano más alto, un eucalipto saligna, había alcanzado ya en el 2006, año en que murió, la misma altura. Este ejemplar echaba sus raíces en Limpopo, Sudáfrica, y, a diferencia del recientemente descubierto, no se trataba de una especie nativa del continente, sino más bien de una introducida desde Australia.

Dado que la tala ilegal ha reducido a unos cuantos kilómetros cuadrados el hábitat del Entandrophragma, “el Kilimanjaro (y África) está a punto de perder no solo un archivo biogeográfico único con una vegetación muy diversa, sino también sus árboles más altos. La inclusión de estos valles en el Parque Nacional Kilimanjaro, adyacente, sería una excelente y urgente posibilidad de protección”, concluye el documento.

Los árboles más altos del mundo no se encuentran normalmente en África: el sequoia sempervirens, la especie más alta, supera los 115 m y natural de los bosques estadounidenses, mientras que el eucalipto, cercano a los 100 m, es nativo de Tasmania, Australia.

¿Qué opinas?