La pareja descansa en la mansión de Isabel Preysler, en Madrid. | Fuente: EFE

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler decidieron alejarse de los reflectores momentáneamente y vivir su amor. La pareja ahora disfruta de la tranquilidad de la famosa mansión de la socialité Villa Meona, en Puerta de Hierro, Madrid.

En medio del sosiego, Isabel dispuso algunos cambios en su imponente casa de más de 5 mil metros cuadrados. Según el portal Vanitatis, ella ordenó la construcción de una piscina olímpica para que su amado practique su deporte favorito: la natación.

Allegados a la empresa que está ejecutando la obra aseguraron que la construcción “es impresionante”, pues además del particular regalo para el escritor peruano la socialité también pidió que se hagan reformas en su lujosa propiedad.

¿Preparan su boda? La pareja llegó a Perú en marzo de este año para ser parte de algunas actividades oficiales y celebrar el cumpleaños del Premio Nobel. Al parecer ellos también aprovecharon esta visita para formalizar su relación ante la familia de Vargas Llosa.

Su alejamiento de los medios de comunicación serían para realizar los preparativos de su boda en privado.

0 Comentarios
Valora la nota:El insólito regalo de Isabel Preysler a Mario Vargas Llosa
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?